Banner

martes, 31 de diciembre de 2019

Cómic ecológico para agitar conciencias

MacDiego, Paco Roca, Sento Llobell, Nuria Tamarit y Juan Carlos San Román 'Calo'. Son los cinco artistas valencianos que han participado de forma altruista, cobrando menos que su caché habitual, en el proyecto Puro Perú, un álbum sobre la situación medioambiental del planeta concebido para concienciar sobre el cambio climático. A través de ocho historias ilustradas, el álbum pone el foco en este país andino, el más amenazado del mundo por dicho fenómeno tras Honduras y Bangladés.

Se trata de una iniciativa de la oenegé CESAL, con al apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), que muestra los trabajos de un puñado de ilustradores españoles coordinados por MacDiego y con la colaboración de Sento Llobell, autor de la portada. Coincidiendo, con la Cumbre del Clima en Madrid, el cómic ecológico se presentó a principios de diciembre en La Nau.

"El mejor encargo que te pueden hacer es demostrar que un cómic puede servir para algo más que para entretener o contar historias", dijo Paco Roca, cuya historia retrata el drama de la minería ilegal. "Un cómic que anime a la reflexión es el máximo objetivo que puede tener cualquier autor. Libros como este nos ayudan a quitarnos el velo sobre esa gente a la que llamamos «los otros». Todos somos habitantes del mismo planeta y sus problemas son nuestros también, como sucede claramente con el cambio climático".

La ilustradora Pam López propuso una reflexión general y cambios desde la iniciativa particular de todos. "Estas historias visualizan un problema que ya existe", afirmó. "Pensamos que el cambio climático es algo que vendrá, pero mucha gente ya lo está sufriendo, y es muy preocupante. Hay que generar una conciencia global entre todos". Su historia presenta a un personaje femenino que recuerda cómo su padre le imbuyó el respeto por la naturaleza, mientras constata sus problemas para transmitir esa misma actitud a su hija.

 El volumen incluye ocho capítulos a todo color que reflejan los problemas medioambientales de Perú. Tanto a partir de la experiencia de CESAL sobre el terreno como de la versión creativa de los ilustradores. Comienza con una introducción del periodista Roberto Brasero, presentador del tiempo en Antena3, y siguen ocho historias ilustradas firmados por autores de la talla de Paco Roca (Premio Nacional del Cómic), Ana Miralles y Emilio Ruiz, Pam López y Francisco Sánchez, Teresa Valero, Juan Carlos San Román 'Calo', Javier de Isusi junto a Alex Orbe, Nuria Tamarit y Rubén Jiménez 'El Rubencio'.

CESAL lleva más de 30 años trabajando en cooperación al desarrollo en zonas rurales y focos urbano-marginales de grandes ciudades de países en vías de desarrollo. De la mano de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), lleva a cabo un programa de fortalecimiento de la gobernanza ambiental y la participación ciudadana para la adaptación al cambio climático en la selva de Ucayali y la sierra Apurimac de Perú. Su actuación se enmarca en el apoyo al Objetivo de Desarrollo Sostenible 13, Acción por el Clima, de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible adoptada por las Naciones Unidas en septiembre de 2015.

El cómic se ha distribuido por bibliotecas y medios de comunicación. Se puede conseguir escribiendo a rac@cesal.org. por sólo seis euros en concepto de gastos de envío. También en soporte digital se puede obtener en la web educativa que CESAL impulsa registrándose gratuitamente en esta web.

lunes, 30 de diciembre de 2019

Sumergirse en el universo de Tintín ahora es posible en Pozuelo


Pozuelo de Alarcón se sumerge en el universo aventurero de Tintín, el famoso reportero belga del cómic, a través de la exposición ‘Miradas tintinófilas’, que podrá visitarse gratuitamente en el Espacio Cultural MIRA, desde hoy hasta el 31 de enero.

La muestra rinde homenaje al personaje creado por Hergé en 1929, cuyas aventuras han sido traducidas a multitud de idiomas y han creado una auténtica legión de fans, entre los que se encuentran personalidades como Fernando Savater, Steven Spielberg o Roger Federer.

‘Miradas tintinófilas’ reúne traducciones de los diversos álbumes, así como primeras ediciones en español, figuras de los distintos personajes y obras contemporáneas de artistas como Pepa Castillo, Fernando Bellver o Pelayo Ortega.

En la muestra se pueden descubrir algunos de los viajes más largos realizados por Tintín, a través de un mapamundi interactivo con textos de Eduardo Martínez de Pisón, Catedrático Emérito de Geografía de la UAM. También cuenta con figuras y objetos cedidos por Pedro Rey, uno de los coleccionistas más importantes del mundo, o por las asociaciones de tintinófilos “Mil rayos” y “1001”.

A través de ellos los visitantes podrán ver al capitán Haddock del actor Antonio Resines, la viñeta original de Hergé del escritor Fernando Savater o el cohete del cómico Joaquín Reyes, entre otras curiosidades. Y como no podía ser de otra manera, en la muestra están presentes todos los compañeros de Tintín, desde su inseparable Milú al irascible capitán Haddock, pasando por el despistado profesor Tornasol o los estrafalarios agentes Hernández Y Fernández.

sábado, 28 de diciembre de 2019

Mathias Énard, un premio Goncourt que se pasa al cómic


Ganó hace cuatro años el premio más importante de las letras francesas, el Goncourt, con Brújula (Random House), novela que exploraba las complejas relaciones entre Oriente y Occidente. Y ahora el francés Mathias Énard (Niort, 1972), que ha vivido muchos años en Barcelona, vuelve a esos dos mundos con una propuesta diferente. Con un cómic. Con Tomar refugio (Salamandra), una novela gráfica de la que ha sido el guionista y que ha dibujado Zeina Abirached (Beirut, 1971) con sus habituales portentosos y sinuosos dibujos en blanco y negro.

En Tomar refugio –que, explica Enard, es lo que se hace en el budismo, uno no se convierte, sino que se toma refugio en él, y que también, dice, es lo que hacen los refugiados– pone en diálogo dos historias de amor en dos regiones del mundo y dos momentos históricos muy distintos pero con paralelismos. Con idiomas, culturas y religiones diferentes. Y con la dificultad que supone eso. El Afganistán de los momentos previos a la Segunda Guerra Mundial, con arqueólogos y viajeros europeos. Y el Berlín actual, en el que se da el viaje contrario con la llegada de sirios huyendo de otra guerra. Entre ellos, Neyla, astrónoma, con la mirada en el cielo.

Énard explica que el proyecto de Tomar refugio nació en el 2015 cuando conoció a Abirached en un festival del Líbano. “Compartimos la relación con Beirut y Oriente. Ella vive en París, me gustaban mucho sus cómics y le dije que sería genial hacer algo juntos. Le expliqué que me interesaba mucho la historia de dos viajeras, Ella Maillart y Annemarie Schwarzenbach, que se conocen en Afganistán en el momento que va a estallar la Segunda Guerra Mundial”. Si bien la historia es real, explica, la han ambientado en un lugar en el que no es exactamente el que se encuentran, pero que abre muchos caminos al cómic: el gran valle del Bamiyán, donde los talibán volaron dos enormes estatuas de Buda que se convierten en telón de fondo del amor imposible de las viajeras. “Su historia me fascina porque ven que va a estallar la guerra y que el mundo nunca volvería a ser el mismo para ellas, pero a la vez están muy lejos de donde ocurren los hechos clave”, dice ­Énard, y recuerda que “tres cuartos de nuestros personajes no verán el fin de la guerra, sólo Maillart. El momento tiene algo muy emocionante”. Pero además le fascina el personaje de Schwarzenbach. Y no es el único: Norma editorial acaba de publicar un cómic titulado Annemarie y en el que María Castrejón y Susanna Martín recorren la vida de esta magnética reportera de viajes suiza que atravesó el tormentoso inicio del siglo XX.

“Es una escritora que se construye en contra de su familia, de su entorno de Zurich, burgués. Es antifascista, va con la gauche divine de la época, en Berlín con los hijos de Thomas Mann, se enamora de Erika Mann... Tiene un recorrido muy siglo XX, de los años que llevarán a la destrucción masiva. Y conoce muy bien Oriente Medio, fue arqueóloga en Siria, Irak, y se casa con un diplomático francés en un extraño matrimonio cuando él está destinado en Teherán. Tiene una mirada muy especial sobre el mundo”.

A esa historia Enard le sumó otra que transcurre en paralelo en el cómic: él vivía en Berlín cuando llegó la ola de refugiados sirios. “Mi mujer y yo somos arabistas y pasamos mucho tiempo en Siria, e intentamos ayudar como podíamos a la gente que llegaba. Lo que cuento en el libro que le pasa a Neyla en Berlín lo saco de la realidad”. Neyla es una astrónoma de Alepo que hará cola en las ayudas sociales y que, como Annemarie y Ella, vivirá una complicada historia de amor con un alemán, Karsten, quien “intenta encontrar sentido a su vida y muestra de algún modo el desamparo de Occidente: somos unos maestros del mundo pero lo hemos fallado todo”.

Pero más que una obra de personajes, apunta Énard, es una obra de paralelismos, de ecos. “Me interesa ese momento en el que dos personas se conocen y se reconocen pero por muchísimos motivos saben que ese encuentro no va a ir más allá porque todo está en contra: la historia, el destino del mundo, su situación”. No es extraño que los protagonistas miren al cielo, donde Enard, fascinado por la astronomía, ha convertido a Orión y Escorpio, el cazador y el escorpión que lo mató, en hilo conductor y una metáfora más: “Cada uno está en su lado del cielo, nunca aparecen juntos”.

Y bajo los astros, la guerra, la que destruía Europa entonces y Siria hoy. “Siria es un fracaso absoluto de Europa y EE.UU.. Hemos visto como Rusia con algo de chulería barata ha podido con nuestros ideales: libertad, no violencia, amparar a la gente indefensa. Ha demostrado que hablamos mucho pero que no hacemos nada. Carecemos no de fuerza sino de voluntad. Si yo fuera sirio, tendría un desprecio absoluto hacia los poderes políticos europeos y americanos”, concluye.

viernes, 27 de diciembre de 2019

ABC:«Leonard2Vinci»: El Louvre consagra el cómic como segundo catálogo de la gran exposición


Leonardo da Vinci reina en el Louvre con una magna exposición consagrada a reivindicar al genio de Anchiano en el quingentésimo aniversario de su muerte. Además del excelente y exhaustivo catálogo, los comisarios de esta muestra han hecho posible una novedad sin precedentes en el citado museo, un segundo libro en formato de cómic, en el que también se ha impreso el sello de catálogo oficial de la exposición.

El «gran templo del arte» nunca antes había refrendado de forma tan clara el valor de un cómic, reconociendo que la reflexiones plasmadas en viñetas por Stéphane Levallois expresan a la perfección la tesis central que vertebra la exposición que, citando literalmente a los comisarios, consiste en «comprender mejor su práctica artística y su técnica pictórica, y como puso a la pintura por encima de todo, convirtiéndola en la herramienta fundamental de su investigación del mundo, lo que llamó “la ciencia de la pintura”».

Dibujos que cobran vida en las viñetas
El camino recorrido por Levallois para imbuirse de un modo tan profundo en la obra de Da Vinci no ha sido sencillo. Durante dos años ha acudido al Louvre regularmente, trabajando mano a mano con Vicent Delieuvin, conservador de patrimonio en el museo, y uno de los comisarios de la muestra de Da Vinci. En sus encuentros, St0éphane Levallois contempla muy de cerca los fondos de este artista que alberga la colección francesa y dialoga con el reconocido especialista en pintura italiana del siglo XVI, sobre cada aspecto técnico de la obra del pintor. El resultado, un álbum de cómic de gran formato, en el que los dibujos y cuadros de Leonardo parecen cobrar vida a través de las viñetas, y a lo largo de sus casi 80 páginas.

Levallois se convierte en un aprendiz más de los que poblaban los talleres de los maestros del renacimiento. Estudia la técnica de Leonardo, y realiza sus páginas para el cómic de forma igualmente artesanal, renunciando a los modernos programas de tratamiento de imagen que le habrían permitido integrar citas literales de obras de Da Vinci, mediante un proceso de escaneado y retoque.
Elige una vía mucho más difícil y valiente, aquella que le lleva a emular a Da Vinci. Así por ejemplo, si el cuadro "La Virgen, el Niño Jesús y Santa Ana" fue pintado al óleo y sobre tabla, Levallois hace lo propio, consiguiendo una mímesis con el original en cada una de las obras que recrea, de una fidelidad y calidad apabullantes.

Pero el valor de «Leonard2Vinci» no radica en su virtuosismo técnico. Lo que realmente hace que esta bande dessinée sea excepcional es el alto grado de creatividad de la obra. Stéphane Levallois tiene una idea luminosa en los estadios iniciales del proyecto. Si la «genialidad» radica en esa cualidad que el creador imprime a su obra, haciéndola tan moderna hoy día como en el momento en que fue pintada; entonces, nada impide que el grafismo de Leonardo se proyecte hacia el futuro, y resulte óptimo para diseñar, partiendo de sus dibujos y cuadros, una historia que, incluso se adelante a nuestro propio tiempo, una historia de ciencia ficción.

Así, crea una auténtica «Space Opera» en la que la humanidad se encuentra sumida en una guerra intergaláctica, y para poder ganarla, decide clonar a Leonardo da Vinci. La creatividad del genio unida a la tecnología futurista, permite crear un nuevo arsenal con el que hacer frente a la flota extraterrestre; y más allá de lo divertidos que resulten al lector los guiños a la verdadera historia de Leonardo (como por ejemplo las cartas que el Da Vinci envía a Ludovico el Moro, postulándose como ingeniero militar); el valor de la propuesta radica en que Levallois demuestra lo acertado de su intuición, ofreciéndonos una lección magistral en cada una de las páginas que dibuja. Desde este punto de vista, su «Leonard2Vinci» es posiblemente uno de los homenajes más bellos jamás realizados en torno a la idea de «genio intemporal» que envuelve a la figura de Leonardo.

Historieta y catálogo
Acercarse a la figura de Da Vinci por encargo del museo del Louvre, no es un reto fácil; pero Levallois lo supera con nota; dado que, no solo mira 500 años atrás en busca de puentes con el presente, sino que consigue abrir nuevos caminos para el arte del futuro (como por ejemplo filmes, novelas de Sci-fi, videojuegos u otros cómics de estética renacentista en clave retro-futurista).

Por si esto fuera poco, «Leonard2Vinci» es además un objeto híbrido de gran interés conceptual, ya que cumple simultáneamente las funciones de historieta y catálogo expositivo, demostrando una vez más, que el museo del Louvre se encuentra en vanguardia a la hora de poner en valor el noveno arte,que ha todas luces, se ha convertido en una herramienta de creación y de reflexión imprescindible para el museo del siglo XXI.

El público podrá conocer de primera mano la obra y al autor del cómic, porque vendrá al espacio Telefónica el próximo 15 de enero.

jueves, 26 de diciembre de 2019

Nuevo libro de "Marsupilami"


Dieciocho autores (Baba, Bertolucci, Bocquet, Brémaud, Camboni, Collin, Cossu, Filippi, Goulet, Hamon, Lapuss, Munuera, Pog, Priou, Ramon, Reynès, Sti y Tako) son todas las facetas del Marsupilami a descubrir, a través de diez historias con estilos diferentes, pero siempre fieles al espíritu de la intrépida criatura.

Más información pinchando en el enlace: https://nuevonueve.com/producto/marsupilami-1/

martes, 24 de diciembre de 2019

Refugio y destrucción dialogan en un cómic


Mathias Énard (Niort, 1972), escritor francés que vive desde hace años con un pie en Barcelona, ganó el Premio Goncourt 2015 con ‘Brújula’, novela que tendía puentes entre Oriente y Occidente, idea que planea sobre toda su obra. La dibujante libanesa Zeina Abirached (Beirut, 1981), que lleva años afincada en Francia, hacía lo propio en ‘El piano oriental’, un cómic donde, además, establecía lazos entre el pasado y el presente. Ahora, ambos han unido sensibilidades y trasladado ese espíritu a las viñetas de ‘Tomar refugio’ (Salamandra Graphic), donde la autora vuelve a desplegar su rotundo estilo gráfico en blanco y negro, repleto de sonoridad y musicalidad visual, en dos historias de amores complicados en tiempos convulsos, de refugiados y guerras, de dolor, angustia, soledad y tolerancia, de destrucción y reconstrucción.

‘Tomar refugio’ “establece un diálogo entre dos historias alejadas en el tiempo que en principio no tienen nada que ver pero son un toque de alerta sobre la actualidad”, explica Énard, enlazando "los refugiados sirios con la autodestrucción del mundo durante la segunda guerra mundial". Una historia transcurre en el Berlín actual, al que una astrónoma e ingeniera siria, Neyla, llega desde Alepo huyendo de la guerra, cargando con sus pesadillas y sin noticias de su familia, y conoce a un arquitecto alemán.

Otra, en el Afganistán de 1939, donde en el yacimiento de los budas de Bamiyán, que los talibanes destruyeron en el 2001, se evoca un amor lésbico que implicó a dos escritoras y aventureras reales, Annemarie Schwarzenbach y Ella Maillart, y al matrimonio de arqueólogos Ria y Joseph Hackin. “Estos personajes han dejado atrás una Europa a punto de entrar en un momento de máxima violencia y desde Oriente saben del estallido de la segunda guerra mundial. Y la historia de Neyla es lo contrario, la guerra está en Siria y llega a un Berlín que hace 70 años estaba en ruinas por la guerra y hoy es símbolo de la reconstrucción y recuerdo de la tristeza y la destrucción, y por eso significa una esperanza para Alepo, que puede volver a ser un día una gran ciudad. Aunque el comportamiento del ser humano no deja demasiado espacio para el optimismo”, lamenta Énard, que ha sido crítico de cómic para ‘Le Monde’ y ha firmado el guion de ‘Todo será olvidado’ (no publicado en España) con el dibujante Pierre Marquès, sobre la memoria de la guerra de los Balcanes.

El escritor le propuso a Abirached en el 2015 la idea de ‘Tomar refugio’ fascinado por esa escena real de 1939 ante los budas de Bamiyán, en que son conscientes de la urgencia de combatir el nazismo. “Es un momento clave: después el mundo ya no será nunca el mismo. Y ellas no lo saben, pero sus vidas están a punto de acabar. Los arqueólogos morirán en 1941 cuando un submarino alemán hunda su barco y Annemarie, en 1942, en un accidente. Solo sobrevive Maillart”.

Para ambos autores, este cómic ofrece la imagen budista “del refugio que todos necesitamos tener ante el sufrimiento, la muerte, la vida”, señala Énard, que vivió dos años en la capital alemana, donde junto con su mujer, ayudó a familias de refugiados sirios. “Lo han dejado todo atrás, saben que su país está totalmente destrozado y que puede que nunca vuelvan”, añade. “Es importante no ver a los refugiados o los inmigrantes como una masa sino como personas con una vida, un oficio... -recalca-. Neyla representa a cualquier refugiado que llega a un país distinto del suyo, donde tiene dificultades de adaptación, por la lengua, la cultura... todo es complicado. Nos recuerda que un día podemos estar en su lugar”.  

lunes, 23 de diciembre de 2019

Feliz Navidad


Desde la Organización del Festival de Cómic Europeo de Úbeda os deseamos a todos una feliz Navidad.

Nosotros seguimos trbajando en la VIII edición del Festival de la que muy pronto tendreis noticias.

sábado, 21 de diciembre de 2019

El País:Las mejores viñetas de 2019: cuando el cómic abandonó el papel


Antes de comenzar la lista de jugosos títulos que nos han llegado durante los últimos 12 meses, me van a permitir reflexionar sobre el que es, a mi entender, el gran hito del año: 2019 será recordado en el mundo de la historieta como el año en el que los cómics abandonaron el papel. Las exposiciones Viñetas desbordadas, de Sergio García, Max y Ana Merino (Centro José Guerrero), y El dibujado, de Paco Roca (IVAM) han demostrado que el lenguaje del cómic es incontenible. La tradición y la convención ha recluido a la historieta en los límites de la hoja impresa, pero sus potencialidades y capacidades rebosan cualquier frontera impuesta. Las dos exposiciones que han coincidido este año abren nuevos caminos apasionantes de exploración para el noveno arte.

Pero despertemos porque, de momento, el papel todavía está ahí. Y dando excelentes momentos de lectura, como los aportados por tres grandes del cómic que han coincidido en llegar a nuestras librerías con obras que solo admiten el calificativo de magistrales. Jaime Hernández continúa atrapando la vida en viñetas en su saga Locas, que se permite en ¿Es así como me ves? (La Cúpula) el difícil ejercicio de mirar al pasado sin nostalgia. Un repaso a la trayectoria vital en el que coincide el canadiense Seth con la monumental Ventiladores Clyde (Salamandra Graphic) y que Chris Ware certifica con Rusty Brown (Reservoir Books), brillante despliegue de investigación formal que contrasta con la demoledora visión que el autor americano tiene sobre la naturaleza humana. Pero hay otras miradas: alejadas de cualquier juicio más allá del que dará el tiempo, como la de Tadao Tsuge en Mi vida en barco (Gallo Nero); brillantes deconstrucciones de un futuro desquiciado como el que plantea el siempre estimulante Olivier Schrauwen en Vidas paralelas (Fulgencio Pimentel), o reflexiones que son capaces de reescribir los ritos de paso desde la mirada desprejuiciada de la ciencia-ficción, como Tillie Walden en En un rayo de sol (La Cúpula).

Pero la realidad siempre estará ahí para reflexionar sobre ella: Michael Kupperman repasa la vida de su padre en Niño prodigio (Blackie Books) para definir (y humanizar) el manido concepto de “juguete roto” de los niños en manos de los mass media. Un mundo real que puede ser espantoso y desasosegante, como muestra Nick Drnaso en Sabrina (Salamandra Graphic), o de una crueldad tan cercana e ignorada como la guerra de Yemen que investigan Pedro Riera y Sagar Fornies en Intisar en el exilio (Astiberri). Realidades que obligan a la evasión a otros mundos, quizás a cuentos que solo retienen su apariencia ingenua hasta que se revelan como pesadillas, obligando al arte del cómic a exprimirse en busca de nuevos caminos expresivos: lo hacen Nina Bunjevac con Bezimena (Reservoir Books) y Emily Carroll en La noche que llegué al castillo (Sapristi), con historias que ahondan en el maltrato y la agresión desde inocencias rotas. Aunque ese escape puede llevarnos a terrenos completamente ignotos como En otro lugar, un poco más tarde (Astiberri), donde David Sánchez crea un mundo de reglas propias entre lo lisérgico y el delirio en el que la lectura es un ejercicio de saboreo de sensaciones desconocidas.

Ha sido año de obras que dan nueva vida a personajes clásicos allí donde los dejaron sus autores originales, como el sorprendente El buscón en las Indias, de Guarnido y Ayroles (Norma Editorial), que trasladan con éxito la picaresca de Quevedo a las normas actuales del género, sorpresa incluida (divertidísima y acertada, añado); el inesperado Blake y Mortimer de François Schuiten, Van Dormael, Gunzig y Durieux, que en El último faraón se atreven a situar a los personajes de Jacobs en el universo de las Ciudades Oscuras; o la esperadísima vuelta de Émile Bravo a Spirou, que con La esperanza pese a todo (Dibbuks) sigue reflexionando con lucidez sobre los horrores de la guerra (sin olvidar lanzar alguna genial puyita a Hergé y Tintín).

También en 2019 Jen Wang demostró que los cuentos pueden seguir siendo cuentos sin caer en los lugares comunes del tópico con El príncipe y la modista (Sapristi), mientras que Roberto Massó cuestionaba los límites de la historieta como arte narrativo para entrar en los terrenos de una abstracción rítmica en Cadencia (Fosfatina). Hemos leído la afortunada reescritura de Dante en términos de cultura popular que propone Pep Brocal en Inframundo (Astiberri) y el inspirado y motivador cuaderno de viajes de David B., Diario de Italia (Impedimenta), aunque pocos viajes como el contemplativo e interior de Tú, una bici y la carretera, de Eleanor Davis (Astiberri). Un año de cómics donde la diversidad ha mandado, desde obras como Intensa (Astiberri), en la que Sole Otero se adentra en esa marcianada (literal) llamada amor, hasta las que descubren la complejidad de las adopciones en Asia, como Palimpsesto, de Wool-Rim Sjöblom (Barbara Fiore Editora). Y todo sin olvidar autores clásicos como Pazienza (Corre, Zanardi, Fulgencio Pimentel), Chaland (El joven Alberto, Dibbuks), Josep Mª Beà (Peter Hipnos, Trilita Ediciones) o el siempre admirado Flash Gordon, de Dan Barry (Dolmen). No ha sido un mal año, no.

viernes, 20 de diciembre de 2019

Siete superhéroes aragoneses del cómic conquistan Hollywood


Podrían ser los siete magníficos del cómic aragonés en Hollywood, en esa formidable industria que produce más de 100 cómics de superhéroes al mes solo en Nueva York, en un país que consume 80 millones de ejemplares años tras año. Fernando Blanco, David Daza, David López, Marta Martínez, Javier Pina, Jesús Sáiz y Sara Soler han logrado dar el salto y operan en esa industria tan voraz como fascinante, donde hay cabida para proyectos más personales. Suelen publicar en DC Cómics y Marvel

Ellos son los protagonistas de la exposición ‘Boom! El cómic aragonés en el mercado americano’, que se exhibe en la primera planta del Centro de Historias de Zaragoza hasta el próximo 23 de febrero. El artista y atleta Sergio Muro es el comisario de una muestra que desea «poner en valor el cómic como una disciplina artística más que vive un momento dulce a nivel mundial». Subrayó a la vez que habían tenido sensibilidad con la presencia de mujeres en este proyecto con la incorporación de Sara Soler, premiada en Madrid y Zaragoza, o la colorista Marta Martínez, que también reivindicó su oficio.

Sara Fernández, vicealcaldesa y consejera de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, dijo que este proyecto puede verse como un eco de la XVIII edición del Salón del Cómic que el último fin de semana recibió en el Auditorio a miles de personas. También se recordó la aportación capital de tiendas como Mil Cómics.

La muestra rinde homenaje al dibujante y pionero aragonés Carlos Sánchez Ezquerra (1947-2018), del que hay un original en la muestra, cedido por Juan Royo. Tras demostrar su talento y su versatilidad en revistas españolas, a principios de los 70, Ezquerra dio el salto que le acabaría llevando a Estados Unidos para dibujar al Juez Dredd y otros seres.

Aunque hubo algún amago de disidencia en las opiniones, David Lopez explicó que él ha llegado a hacer superhéroes gracias al trabajado de fondo del fanzine ‘451’ y de otros proyectos previos y, sobre todo, merced a la gestión de un representante. Recordó que allí todo es gigantesco y que hay acogida para los extranjeros. David Daza también intervino y apoyó su punto de vista. Fernando Blanco, cuando se abordó si el cómic está considerado como una forma de arte, dijo: «Está al mismo nivel de ser ignorado que el resto de las artes». La muestra registra el proceso creativo mediante la técnica y los materiales: el dibujo, el guión, el entintado, el color y las portadas.

jueves, 19 de diciembre de 2019

Subastan capa del primer Superman


El accesorio usado por el actor Christophe Reeve cerró en 193.750 dólares, encabezando el remate de unos 400 objetos de colección para cinéfilos que hizo Julien's Auctions en Los Ángeles, Estados Unidos.

Varios trajes de "Viaje a las estrellas" fueron vendidos, incluido el uniforme que vistió Patrick Stewart en su rol de capitán Jean-Luc Picard, por 28.800 dólares.

El vestuario de romulano, interpretado por Leonard Nimoy en "Viaje a las Estrellas: Abismo Espacial Nueve", se fue por 20.000 dólares.

Por otro lado, el traje que vistió Dan Akroyd en "Los cazafantasmas 2" también fue subastado por 32.000 dólares, indicó Julien's Auctions, que se especializa en objetos de colección de Hollywood.

Aunque fue anunciada originalmente como uno de los principales objetos a ser vendidos, la pipa de Bilbo Baggins, interpretado por Ian Holm en la trilogía "El señor de los anillos", no fue subastada por la casa.

miércoles, 18 de diciembre de 2019

El noveno arte


"La narrativa dibujada -escribe Felipe Ossa en su libro Cómic. La aventura infinita- tuvo sus orígenes remotos en Europa. Eso es indudable (...). Los académicos y eruditos remontan su nacimiento a la columna de Trajano, el relato de la batalla de Hastings bordado en el tapiz de Bayeux también conocido como el tapiz de la reina Matilda; o la batalla de Austerlitz contada en la columna Vendôme de París; los retablos medievales; los periódicos del siglo XVIII en Inglaterra; los grabados y dibujos satíricos del genial artista inglés William Hogarth; y a los dibujos de Wilhelm Busch y de Rodolphe Töpffer. El uno alemán el otro suizo, verdaderos iniciadores del modelo de relato dibujado en secuencias. Pero fue en Estados Unidos donde, gracias a los periódicos, a fines del siglo XIX, se popularizaron y difundieron los cómics. Inicialmente en ese país y luego en todo el mundo. Las historietas se utilizaron como una forma de captar lectores para los diarios".Con este estilo claro y didáctico, Ossa inicia su viaje por el rico cosmos del noveno arte, invitándonos a acompañarlo. Según reza la solapa correspondiente, el autor "es el decano de los libreros colombianos. Lleva 57 años vinculado a la Librería Nacional, una de las más importantes del país. Nació en Bogotá, pero se crió en Buga (Valle del Cauca), donde aprendió a leer de la mano de los cómics e historietas a los cinco años". Formó parte del consejo de redacción de Click, revista colombiana de estudio e información de la historieta (siete números entre 1979 y 1984), ha escrito los siguientes títulos: El mundo de la historieta, La historieta y su historia y Los héroes de papel, y, como buen apasionado, "en la actualidad cuenta con más de 3.000 revistas, novelas gráficas y libros sobre el tema".

La presente monografía, publicada por Planeta, se divide en 16 capítulos, que se detienen a comentar cuestiones como el trabajo de los pioneros del medio, géneros como la aventura, el tebeo bélico, el costumbrismo, el horror, los superhéroes, la creación del formato comic book o la novela gráfica, mercados como el europeo y el latinoamericano, con especial atención a Argentina, México y Colombia (a esta última se le dedica un capítulo entero, de los más interesantes del conjunto), el underground y el manga, entre otras cosas.

El libro está profusamente ilustrado, tiene una maqueta atractiva y cuenta con una interesante bibliografía de referencia. En cuanto al tono, en palabras del propio Ossa: "Mi propósito al escribir este libro sobre la historia de los cómics es más divulgativo que exhaustivo. Dejo a otros la gloria de la erudición y el soberbio anhelo de agotar el tema. (...) Mi deseo es que este libro, que viene a ser una versión mejorada y aumentada de dos anteriores que escribí sobre el tema hace más de veinte años, motive a la gente a leer cómics y novela gráfica y que no vean esta actividad como algo banal y de poco valor. En muchas de las obras de los historietistas encontramos verdaderas obras de arte, mezcla perfecta de narración literaria y visual".

martes, 17 de diciembre de 2019

El País:Riad Sattouf: “Hago cómics para gente que odia los cómics”


Su padre le repitió durante toda su infancia que nunca tendría éxito como dibujante, porque “en Francia uno no puede ser árabe y artista”. Pero Riad Sattouf (París, 41 años) no desistió hasta convertirse en una de las estrellas del cómic de su país. “Siempre es más fácil llamarse Mike Stevenson que tener un apellido como el mío, pero nunca me he sentido impedido ni víctima. Odio sentirme esas cosas. Cuando te cruzas con un idiota, basta con desviar la mirada y buscar otro interlocutor”, resume el autor de El árabe del futuro en la sede de su editorial francesa.

El cuarto tomo de esta exitosa saga acaba de llegar a las librerías españolas, editado por Salamandra Graphic. El álbum arranca en 1988, cuando Sattouf tiene 10 años y vive en la plácida Bretaña con su madre y sus dos hermanos. Su padre ha aceptado un trabajo de profesor en Arabia Saudí, donde se supone que se está haciendo de oro, aunque la familia no vea prácticamente ni un franco. Mientras el protagonista va acercándose a una incómoda adolescencia, las diferencias entre sus padres se van volviendo irreconciliables. Es el volumen más largo de la saga y, según confiesa el autor, también el que ha tenido una gestación más difícil. “Es el libro donde me expongo más, al revelar el secreto familiar”, afirma. Para evitar spoilers, el dibujante prefiere referirse a esa vivencia, que desvela en su última viñeta, como “el golpe de Estado” de su padre. Contar ese secreto, que durante años relató a su círculo íntimo sin que nadie terminase de creérselo, le ha liberado de una carga. “Regalar mi historia a los demás es una manera de deshacerme de ella”, admite Sattouf.

Su padre, sirio de nacimiento y doctor en Historia por la Sorbonne, es el verdadero protagonista de este nuevo volumen, incluso estando ausente de un buen número de sus páginas. “El libro describe el recorrido intelectual de un hombre moderno que termina cayendo en el fanatismo y el tradicionalismo”, afirma Sattouf sobre un personaje xenófobo e iracundo. Aunque no quiere que el lector vea a su padre como un símbolo de la deriva de todo el mundo árabe. “Prefiero no generalizar, porque no sé lo suficiente sobre el tema. Pero es cierto que mi padre creía en una ideología, el panarabismo, que tuvo una ambición modernizadora antes de quedar confiscada por dictadores como Hussein o Gaddafi”. Hoy Sattouf considera que su progenitor fue “un intelectual de extrema derecha”, que admiraba a líderes como Franco o Pinochet “por haber modernizado sus países”.

Toda la saga, traducida en veinte países y de la que se ha vendido 1,5 millones de ejemplares, está marcada por la esquizofrenia identitaria de su protagonista, que creció entre un padre islamista y un abuelo naturista. “Mi padre me prohibía hablar con las mujeres, porque eran el diablo. Sobre todo, las francesas…”, bromea Sattouf. “Mientras tanto, mi abuelo era un obseso sexual que vivía con un miedo terrible a que yo fuera gay”. El autor creció en esa incómoda brecha: “Los franceses no me aceptaban por sirio. Y los sirios, por francés”. Resolvió ese problema inventándose una patria imaginaria, “la de la gente que escribe libros”. “Desde que era pequeño, el placer de hacer cómics me consoló de todo el resto”, recuerda hoy.

En las redes sociales, Sattouf no deja de recibir mensajes de lectores que crecieron entre dos culturas y que se identifican con lo que leen. Pero también de muchos otros que se reconocen en aspectos distintos, como esos recreos que pasaba escondido en la biblioteca para evitar los insultos de los demás niños o la desgarradora viñeta en la que su alter ego contiene sus lágrimas al separarse de su madre para marcharse de campamentos. A diferencia de otras sagas autobiográficas, El árabe del futuro no idealiza a su protagonista: sus páginas esbozan a un niño muy poco popular, con un apellido ridículo –en francés suena como touffe, que en argot designa a los genitales femeninos– y una voz algo afeminada que no encaja con lo que se espera de un hombre. “Eso también forma parte de mi proyecto: reflexionar sobre las reglas de la masculinidad, sobre lo que uno tiene que hacer para ser aceptado por los demás hombres”, dice Sattouf.

El árabe del futuro tomó forma en 2011, cuando Sattouf acogió a una parte de su familia siria durante la guerra en el país donde nació su padre. “Fue un proceso de una gran absurdidad a nivel administrativo y quise contar ese episodio al resto del mundo”, relata. “Pero entendí que, para interesar al lector, tenía que ir al comienzo de la historia. Era el fin de un ciclo, de una historia que terminaba y que, por fin, podía contar en su globalidad”. Su madre no le vio la gracia al asunto. “Decía que nuestra historia no iba a interesarle a nadie y que aquellos fueron, después de todo, unos años felices…”, se carcajea. Sattouf prefiere no precisar cuál es el paradero de su padre ni su actual relación con él. “Habrá que esperar un poco más para saberlo”, avanza el autor, alargando el suspense hasta el próximo tomo, que será el penúltimo de una saga pensada para un público neófito. “Yo hago cómics para gente que odia los cómics. Mi musa absoluta es mi abuela bretona, que no soportaba las historietas y no había leído ninguna en su vida. Siempre me pregunto qué tipo de cómic sería capaz de interesarle a ella”.

lunes, 16 de diciembre de 2019

RTVE:Kelly Green, mucho más que un James Bond femenino


Desde los años 60 del Siglo XX proliferaron las heroínas de cómic que solían ser inteligentes, sexys, agentes secretos... y que eran capaces de vencer a cualquier hombre en una pelea; como Modesty Blaise. Pero en 1980 nació una Heroína un tanto diferente: Kelly Green, una joven viuda que actuaba como mediadora en asuntos turbios. Un clásico del cómic que ahora recupera Ponent Mon, en una edición integral que incluye los cinco tomos originales y un montón de extras.

Kelly Green es la esposa de un policía que es asesinado, de forma sospechosa, en medio de un arresto. Y algunos de sus compañeros agentes parecen estar implicados en su muerte. En vez de quedarse llorando, Kelly decide investigar por su cuenta, lo que le llevará a convertirse en mediadora (para negociar sobornos, pagar rescates y cosas así), con lo que acaba metiéndose de lleno en los bajos fondos.

Destacar a los autores del cómic, el guionista Leonard Starr, famoso por ser el sucesor de Harold Gray en la archifamosa tira Little Orphan Annie (1979-2000) y que también trabajó en la serie de marionetas británica Thundercats (1985-1987); y Stan Drake, uno de los mejores dibujantes de la prensa norteamericana, gracias a su tira Julieta Jones, en la que trabajó durante 36 años (1953-1989).

“No quería otra poli”

Después de trabajar durante años en los cómics de prensa, ambos querían hacer un álbum al estilo europeo y con menos restricciones en cuanto a violencia, erotismo, etc…

Y también con una heroína diferente. “No quería otra poli, otra agente secreta, otra chica Kung-fu machacando a los hombres, porque ya hay muchísimas”, declaraba Starr en una entrevista de la época.

En cuanto a la novedosa profesión de la protagonista la sacó de una serie de televisión en la que un exdetective acababa haciendo de intermediario para devolver un dinero robado. Así nació esa innovadora idea de que Kelly fuese una mediadora entre el mundo honesto y el criminal. Algo que fue posible gracias a que el personaje también era la viuda de un policía.

Con estos elementos nació una heroína muy diferente a las de la época, que confiaba más en su inteligencia que en sus habilidades de lucha (aunque sabía defenderse cuando era necesario). Por eso las aventuras eran más detectivescas; con robos, secuestros, conspiraciones, disparos en la oscuridad, amenazas… Y Kelly siempre terminaba descubriendo el misterio.

Una chica fuerte

El personaje aparenta ser una persona fría y fuerte pero está marcado por la tragedia. De niña mataron a sus padres y solo se recuperará por su amor a los animales y a su esposo. Cuando este es asesinado, en las primeras viñetas de la historia, ella quedará “aislada emocionalmente”, según aseguraban sus creadores. Lo que no le impedía practicar el sexo esporádico, pero siempre eligiendo ella a sus parejas.

El cómic tuvo un gran recibimiento en Europa mientras que en estados Unidos todavía no estaban habituados a las novelas gráficas, por lo que el recibimiento fue mucho más tibio. De hecho, el quinto volumen de la colección nunca llegó a publicarse allí y sólo existía la versión francesa.

Otra curiosidad es que los ábumes se publicaron en color, porque es mucho más comercial, pero para el estilo de Starr y la temática del cómic le pega muchísimo más el blanco y negro de esta edición. Y nos permite apreciar muchísimo mejor sus bellas pinceladas.

Uno de los mejores dibujantes de mujeres

Destacar la elegancia con la que Starr dibujaba los personajes femeninos. Siempre combinando la sensualidad con la fortaleza y, cuando había falta, también con la fragilidad. Destacar algunos toques sexys (más que eróticos), típicos de la época.

Y su pericia para los ambientes. Jugando magistralmente con las sombras para resaltar el suspense.

También se nota que ambos autores vienen de las tiras de prensa porque casi todas las páginas se pueden cortar en tres tiras, que podrían publicarse perfectamente en ese formato. Y el mimo que Starr pone en todos los detalles: escenarios, ropa, automóviles… con los que crea una perfecta reconstrucción de la época.

Algunas curiosidades

Como curiosidad destacamos el último episodio, Crímenes entre viñetas, todo un homenaje a grandes dibujantes del cómic, ya que Kelly tendrá que investigar el robo de una colección de páginas originales de The Yellow Kid, Tintín, Astérix, Blondie, Little Nemo… Eso le llevará a la Comic Con de San Diego donde veremos a dibujantes como Will Eisner, Jack Kirby, Milton Caniff o Burne Hogart. Y donde se menciona que un Action Comics 1 (la primera aparición de Superman) cuesta 36.000 dólares (actualmente su precio ronda los dos millones de dólares).

Destacar también la preciosa portada en la que la sangre del marido policía de Kelly se convierte en una lágrima en su rostro.

Y el prólogo del ayudante de Starr, el dibujante Steven Ray Austin, en el que nos comenta como era su método de trabajo y el mimo que dedicaba a cada página.

Un cómic repleto de misterio, acción, emoción, aventuras… y un toque sexy, muy de la época.


Enlace articulo original: http://www.rtve.es/noticias/20191212/kelly-green-mucho-mas-bond-femenino/1992978.shtmlhttp://www.rtve.es/noticias/20191212/kelly-green-mucho-mas-bond-femenino/1992978.shtml

sábado, 14 de diciembre de 2019

El País:La explosión del cómic infantil


Entre la infancia y la adolescencia hay una tierra de nadie que no es ni lo uno ni lo otro. A ratos se es niño y a ratos joven. Incluso las dos cosas al mismo tiempo. Lo cierto es que la mente ya no está dominada por el pensamiento mágico aunque todavía no se ha caído en el lúgubre existencialismo del acné. Afinando: entre 9 y 12 años. En argot editorial les dicen middle grade. En las consultas de pediatría, preadolescentes. En las encuestas del INE y de los editores se subsumen en un grupo demográfico más amplio, que va de 10 a 14, donde se constata que se trata del momento biográfico de mayor pulsión literaria: el 70,8% se define como lector frecuente de libros. No hay más que observar la puesta en escena en librerías con torres edificadas sobre los diarios de Greg o de Nikki, las aventuras de Geronimo Stilton o el infatigable Harry Potter, que ahí seguía en 2018, 20 años después de su salida en España, entre los más vendidos.

Hay, sin embargo, algo nuevo en ese voraz grupo lector al que pertenecen 2,4 millones de españoles: la explosión de la novela gráfica. Casi un tercio de sus lecturas son cómics. Vale, los niños siempre han leído tebeos. En este país, durante varias décadas, las revistas de quiosco representaron la principal vía de entretenimiento con tiradas masivas (El Capitán Trueno llegó a vender 350.000 copias de un solo número). Una edad dorada de otro siglo. Lo llamativo es que, en estos últimos años en que las pantallas colonizan el ocio, los chicos han descubierto la ambición que puede esconder un cómic, igual que los adultos cuando cayeron en sus manos obras como Persépolis, El arte de volar o Ventiladores Clyde, herederas del camino abierto en 1978 por Will Eisner en Contrato con Dios, considerada la primera novela gráfica moderna. “La franja de 9 a 12 siempre ha estado muy presente para las editoriales, pero se hacía para ellos novela ilustrada al estilo del Diario de Greg y no se hacía cómic. O, si se hacía, eran intentos que no llegaban a cuajar”, señala Gerard Espelt, editor de Astronave, el sello fundado en octubre de 2017 por Norma. Especializada en libro ilustrado y cómic infantil, Astronave ha sacado a la calle este año 60 títulos, de los cuales un tercio son historietas.

La aparición de sellos o colecciones especializados evidencia que el mercado ha encontrado terreno para asentarse. Maeva abrió el camino en 2011 con la creación de Maeva Young, pensada entonces para álbum ilustrado y crossover y volcada en el cómic desde 2015. Y en el primer trimestre de 2020 está previsto que Astiberri, dedicada sobre todo al cómic de autor, lance una línea específica para niños y jóvenes que tendrá al frente a Marion Duc, una editora pionera en apostar por la historieta infantil en su anterior casa, Dibbuks. “Empecé en ello cuando no había ni mercado ni demanda. En 2011 publiqué Marietta porque me gustaba. Tuvo una respuesta excelente. Recuerdo que en las ferias los niños abrían los ojos como estrellas y se interesaban, pero los padres eran un freno porque preferían comprarles novelas”, recuerda. Duc opina que se ha dado un salto notable: “Hay lectores, hay secciones especializadas en librerías y noticias en prensa. Hay interés”.

Los niños leen y los padres compran. Una vez que los padres hicieron su propia transición y reconocieron a la novela gráfica como un producto literario con personalidad propia, abrieron las puertas para sus hijos. “Los padres sostenían que a un niño de 11 años no hay que darle un cómic porque hay que exigirle más texto. Esa actitud comienza a cambiar en 2016”, apunta Sonia Antón, editora de Maeva Young. Ella establece el punto de inflexión en ¡Sonríe!, la obra autobiográfica que hablaba de dentistas, brackets y familias escrita y dibujada por Raina Telgemeier, una autora que frecuenta la lista de best sellers de The New York Times. En España se tradujo en 2016 y triunfó, como antes lo había hecho en EE UU. “Da en el clavo en muchas cosas. Tiene humor y refleja una cotidianeidad estándar, que permite que cualquier niño se sienta identificado”, comenta Antón. El cómic descubrió a los preadolescentes o tal vez los preadolescentes descubrieron que el cómic tenía un lenguaje propio para hablar de sus intereses, ya fuesen los monstruos de siempre o angustias que están llegando a sus vidas, como las que recoge Svetlana Chmakova en Raritos (Montena). “A esas edades se da un cambio de personalidad, se pasa del ciclo de primaria a secundaria. Es el momento de búsqueda de tu lugar en el mundo. Son libros que pueden tener 200 o 300 páginas pero no apabullan aunque tengan mucho contenido social o sentimental”, plantea Antón.

Lo cierto es que las librerías se han ido llenando de novelas gráficas donde se bucea en temas delicados (acoso escolar, discapacidades, muerte o enfermedad) que, antes o después, también llegan a las vidas de los niños. En Francia triunfó La guerra de Catherine (Astronave), una novela juvenil de Julie Billet que adaptó al cómic Claire Fauve y que cuenta las experiencias de una adolescente judía durante la II Guerra Mundial, pero también Los diarios de Cereza (Alfaguara), una serie de aventuras protagonizada por una niña que sueña con ser escritora. Tras una exitosa vida en Francia (tanto de ventas como de premios en el festival de Angulema), su presencia en el mercado español está corriendo una suerte similar.

Que una sea Catherine y otra Cereza tampoco es mero azar. Las niñas dominan en este boom editorial. “Hay una tendencia en general de auge del feminismo y el empoderamiento de las chicas. Esto se ha visto en todos los ámbitos”, destaca el editor de Astronave. Y añade otro fenómeno interesante: “Todo vale para todos. Si hay una princesa protagonista, vale para los niños. Esto es muy reciente, hasta hace cinco años no podíamos pensar en una cubierta rosa que atrajese también a los niños”.

Y no solo ocurre porque sean autoras las que están triunfando como Cece Bell (otro Eisner por Supersorda), Victoria Jamieson, Lorena Álvarez o las citadas Raina Telgemeier y Svetlana Chmakova. También algunos dibujantes eligen la perspectiva femenina, como Riad Sattouf, uno de los referentes del cómic europeo seducido por las historietas escolares que escuchó narrar a la hija de unos amigos y que trasladó a Los cuadernos de Esther (Sapristi) al tiempo que recreaba su propia infancia en El árabe del futuro (Salamandra Graphic). “No tengo la sensación de dirigirme a públicos distintos. Algunos niños leen El árabe del futuro y lo entienden mejor que muchos adultos, y muchos mayores de 60 son fans absolutos de Esther. Leer cómic requiere una madurez que no depende de la edad”, señala en una entrevista con Álex Vicente.

Sattouf no es el único de los grandes que ha sucumbido a la atracción de los pequeños. Lo hizo Joann Sfar, en su Pequeño Vampir (Fulgencio Pimentel), José Domingo en Pablo & Jane en la dimensión de los monstruos o Ana Miralles en Wáluk (Astiberri), la serie que dibuja con guion de Emilio Ruiz. “Yo no me planteo si hago un cómic para niños o para adultos. Detrás de Wáluk hay mucho trabajo de documentación y un montón de cosas buenas. En un festival francés, un padre vino a darnos las gracias por no haberle dado un final a lo Disney: nadie muere”, cuenta Miralles. Wáluk es una de las contribuciones españolas a la corriente del cómic infantil. Se ha publicado también en EE UU, Brasil y China. Lo que ocurrió con las aventuras del osezno español en Francia acaso será una oportuna síntesis del idilio entre viñetas, niños y negocio. En 2011 la editorial francesa Dargaud rechazó el álbum porque carecía de colección infantil. La misma editorial que ahora publicará toda la serie en dos tomos.

viernes, 13 de diciembre de 2019

Robert Kirkman, creador de The Walking Dead, presenta su nuevo cómic


Robert Kirkman se ha unido a los artistas Chris Samnee y Matt Wilson para crear su nuevo cómic Fire Power, que esperemos que tenga tanto éxito como The Walking Dead.

Fire Power seguirá a Owen Johnson, que viaja a China para aprender más sobre sus padres biológicos y eso lo lleva a un misterioso Templo Shaolin. En ese lugar, los estudiantes aprenden todo lo que hay que saber sobre el arte perdido de las bolas de fuego, conocido como Fire Power. Owen descubrirá el poder que se necesita para salvar al mundo, ya que podría convertirse en la primera persona en más de mil años en ejercer el Poder de Fuego

Después de que The Walking Dead terminara este año, hubo mucha publicidad y entusiasmo para ver qué haría Robert Kirkman a continuación. Chris Samnee acaba de terminar una gran serie del Capitán América junto a Mark Waid, mientras que Matt Wilson podría ser el mejor colorista en el negocio. Su currículum incluye The Wicked + The Divine, Paper Girls y Marvel’s War of the Realms.

Robert Kirkman habló sobre lo que espera de su nueva serie de cómics:

“Conseguir crear un mundo completamente nuevo con su propia mitología y reglas es siempre lo más destacado de mi vida. Llegar a hacer eso con Chris Samnee es definitivamente una gran marca de agua en esta vieja y polvorienta carrera mía … Con un elenco masivo de personajes que pueblan esta épica en expansión que abarca todo el mundo, Chris ha demostrado ser más que experto en manejar todo lo que le he lanzado. En el tiempo que hemos estado trabajando en esta serie en secreto. Kung Fu, Bolas de fuego, Chris Samnee, acción loca, Chris Samnee, Chris Samnee. ¿Qué más podría decir para entusiasmarte con este libro?”

First Power está programado para publicarse desde Image / Skybound en mayo de 2020. ¿Serás suficientemente bueno para tapar el agujero que ha dejado The Walking Dead? Con el tiempo lo descubriremos.

jueves, 12 de diciembre de 2019

Mortadelo y Filemón regresan a los quioscos por Navidad


Bruguera editará un cómic especial de Mortadelo y Filemón, de Francisco Ibáñez, con una aventura larga íntegramente dedicado a las fiestas de Navidad, algo que el sello hace por primera vez en la historia del dúo de la historieta.

Según ha informado en un comunicado este miércoles, es una manera de celebrar estas fechas con las aventuras y desventuras de ambos personajes, además, no faltará la presencia de otros como Ofelia, el Súper y el profesor Bacterio.

En la organización policial, la T.I.A, se vive el ambiente de Navidad y los agentes más torpes del planeta vivirán las fechas más señaladas de estos días, como Nochebuena, Fin de Año, el Día de Reyes, los santos inocentes e incluso la lotería de El Gordo con situaciones “especiales y divertidísimas”.

miércoles, 11 de diciembre de 2019

RTVE:El cómic se une a la lucha contra el cambio climático


La ong CESAL, con más de 30 años trabajando en cooperación al desarrollo en zonas rurales y focos urbano-marginales de grandes ciudades de países en vías de desarrollo, ha invitado a algunos de los mejores dibujantes y guionistas españoles a ilustrar el cómic Puro Perú, que pretende concienciar sobre la situación medioambiental del planeta, aumentar el conocimiento sobre este tema y concienciar sobre el cambio climático.

El cómic cuenta con ocho historias elaboradas por cada uno de los guionistas y dibujantes que ha dirigido MacDiego y pretende mostrar a la sociedad su visión sobre la situación ambiental en el mundo e incremental el nivel de conocimiento del cambio climático.

Puro Perú será presentado este martes por la tarde (a las 19:00) en el Paraninf de La Nau de la Universitat de València, que cuenta con la primera cátedra del cómic en España.

El acto contará con la presencia de varios de los dibujantes que han participado en el cómic como Paco Roca, Pam López o MacDiego, así como con la de la concejala de Cooperación al Desarrollo y Acción Cultural del Ayuntamiento de València, Maite Ibáñez, la secretaria general de Cooperación de la Generalitat Valenciana, Belén Cardona o el director del Aula del Cómic de la Universitat de València, Álvaro Pons.

De la mano de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), CESAL trabaja desde 2014 en un gran programa de fortalecimiento de la gobernanza ambiental y la participación ciudadana para la adaptación al cambio climático en la selva, Ucayali, y sierra, Apurimac, de Perú.

Este trabajo está orientado en apoyar el objetivo de Desarrollo Sostenible 13, denominado "Acción por el Clima", que ha contado con el esfuerzo de muchas personas, comunidades, asociaciones y gobiernos locales en el tercer país más vulnerable al cambio climático.

A partir de una introducción realizada por el periodista Roberto Brasero, presentador de la información meteorológica en Antena 3, autores como Paco Roca (Premio Nacional del Cómic), Ana Miralles y Emilio Ruiz, Pam López y Francisco Sánchez, Teresa Valero, Juan Carlos San Román "Calo", Javier de Isusi junto a Alex Orbe, Nuria Tamarit y Rubén Jiménez "el Rubencio", con portada de Sento Llobell, han dado vida a los protagonistas de las ocho historias.


Enlace: http://www.rtve.es/noticias/20191203/comic-se-une-lucha-contra-cambio-climatico/1993073.shtml

martes, 10 de diciembre de 2019

Generaciones Astérix


Antes de que el mundo se tornase global e irremisiblemente conectado, y de que Disney aglutinase la mayor cantidad de franquicias que significan algo en el imaginario popular, todo esto no era campo. “Las aventuras de Asterix y Obelix”, creadas por René Goscinny y Albert Uderzo a finales de los años cincuenta, se convirtieron en el ingrediente definitivo para conformar, junto a Lucky Luke y, sobre todo, Tintín, una argamasa de personajes Made In Europe que sostuviesen una cierta identidad popular común.

“Generaciones Astérix” es un testigo fidedigno de cómo la pareja más famosa de galos de ficción ha calado en toda una serie de autores de cómic, primordialmente europeos pero gozosamente diversos, tanto generacionalmente como en sus intereses y maneras. El volumen editado por Salvat recoge testimonio de nombres como Charlie Adlard, Bastien Vivès, Blutch o Milo Manara, y ha acertado al añadir a autores españoles como Gallego y Rey o Belén Ortega, ya que, en la edición original, el único representante nacional era Juanjo Guarnido.

Más allá del factor completismo o su cualidad de libro-objeto regalable, el volumen es un interesante documento que muestra cómo autores yanquis, clásicos francobelgas, vanguardistas, indies y mainstream cuentan la llegada de Astérix a sus vidas y, de paso, llevan al personaje a su terreno, en ocasiones mediante una ilustración, y a veces con una breve historieta. Es esa condición aglutinadora, que alterna aportaciones notables con otras un tanto más rutinarias, la que acaba de dar a esta obra un interés más allá de lo anecdótico.

sábado, 7 de diciembre de 2019

Creadores cómic 'El Buscón' esperan su obra acerque a jóvenes a Siglo de Oro


El dibujante granadino Juanjo Guarnido, Premio Nacional de Cómic junto a Juan Díaz Canales por “Blacksad”, y el francés Alain Ayroles, cocreadores de ‘El Buscón en las Indias’, secuela imaginado del clásico de Quevedo, han defendido hoy que el buen cómic puede hacer incluso que las nuevas generaciones se acerquen a los clásicos del Siglo de Oro español.

En una entrevista con Efe en Sevilla, donde han firmado ejemplares de su obra en la tienda de cómics ‘Nostromo’, donde desde primera hora la tarde esperaban decenas de personas, Ayroles ha dicho que la idea de esta secuela de ‘La vida del Buscón’ surgió cuando pensó en hacer una del Quijote, “después de ver un cuadro en Ecuador, y pensé en situarlo en los Andes, en el Nuevo Mundo”.

Sin embargo, “me encontré con un no categórico de Juanjo”, porque, como explica el granadino, “pensé que habría sido hacerle un traje a Cervantes, que da muerte a Don Quijote al final de la segunda parte para que no surjan apócrifos”, pero pensó en la obra de Quevedo, que “en la ultima frase del Buscón dice que ‘Pablico’ va a buscar suerte en las Indias”.

Así nació esta obra que vio la luz en septiembre en Francia bajo el sello de Delcourt y en otoño en la editorial española Norma, una "secuela imaginada" en la que ambos autores se han tomado "muchas licencias", pero siempre con un límite, "respetar la obra original y ser fieles a su espíritu".

Y es que al final de la obra de Quevedo, que se inicia en la ciudad de Segovia, es el propio Pablos quien dice que se va a buscar fortuna a las Indias, y a raíz de eso se ha construido “una creación original, en la que hay guiños, pero por supuesto es una historia que no tiene la pretensión se enmendarle la plana a Quevedo”, explica Guarnido.

En ese punto, Alain Ayroles se felicita de que “el buen cómic sigue atrayendo gente, aunque sea haciendo referencia a la cultura clásica, porque es una manera de pasear entre la cultura clásica y la más popular. Es algo que forma parte de la cultura, y ahora en este país se le considera más importante todavía desde que se creó el Premio Nacional de Cómic”.

“Para nosotros, la mayor alegría sería que pase aquí lo que pasa en Francia, que mucha gente ha pedido a sus libreros ‘El Buscón’ de Quevedo, que pasara lo mismo y que muchos jóvenes se animaran a abrir una puerta a nuestros clásicos”, subraya Guarnido, que enfatiza que "hay una generación que necesita leer, acercarse a nuestra cultura, a nuestra lengua, así que esperamos que se animen a leer ‘El Buscón’, y sería la más grande de nuestras satisfacciones”.

‘El Buscón en las Indias’ es, por lo tanto, una "secuela imaginada" de ‘La vida del buscón’ con 145 páginas de viñetas hechas con acuarela, que ha salido al mercado tras tres años de trabajo.

El Premio Nacional de Cómic por el álbum ‘Amarillo’, de la serie ‘Blacksad’ prepara la próxima entrega de las historias de este detective americano de naturaleza gatuna, que será un doble volumen cuyo primer tomo aparecerá en 2020 y el segundo al año siguiente.

‘BlacKsad’ es, actualmente, el cómic español que más premios atesora tanto en España como en distintos países.

RTVE:Los "Creepypastas" protagonizan el nuevo cómic de Anabel Colazo


Con su primera novela gráfica Encuentros cercanos (La Cúpula 2017), una aproximación al fenómeno OVNI, Anabel Colazo (Ibiza, 1993) consiguió dos nominaciones en el Salón del Cómic de Barcelona de 2018.(Mejor obra de Autor Español y Mejor Autor Revelación). Ahora vuelve a sorprendernos con otra aproximación a otro fenómeno peculiar: los "creepypastas" (historias cortas de terror compartidas por internet), en su nuevo cómic: No mires atrás (La Cúpula).

Anabel nos comenta de donde sale la idea para este tebeo: "Cuando hice un cómic reflexionando sobre el fenómeno de la ufología (Encuentros cercanos) se me quedó un poco la espina de haberme acercado a un tema que no era para nada contemporáneo a mi generación, a pesar de lo mucho que me gusta. Los creepypastas son un fenómeno con el que si he crecido paralelamente, me es imposible concebir un internet sin ellos. Después de Encuentros cercanos quería hacer un cómic que apelara más a la realidad que vivimos ahora, y los creepypastas son el tema que más se adecuaba a ello".

Anabel define así este curioso fenómeno: "El creepypasta no es realmente como una leyenda urbana pero al transmitirse de manera similar se han asociado como la continuidad de estas. El creepypasta tiene un carácter mucho más mutante, puesto que se transmite de una manera que es imposible seguir, hasta el punto en que se pierden los origenes muy facilmente, o este lleva a hechos que cambian todo el significado, como es el caso de Slenderman (que explica más abajo). Me gustan mucho porque son una expresión de lo mágico que puede ser internet como generador de figuras que saltan muy fácilmente a nuestra realidad. El matiz siniestro está en que casi nunca traen algo bueno".

Un ser siniestro sigue a la protagonista

Anabel nos resume el argumento: "Es la historia de una chica joven que comienza a ver un ser muy siniestro, y de cómo se enfrenta a este hecho. El contexto es un poco convulso para ella, y cuenta con la ayuda de varios amigos que le aportan distintas visiones sobre el fenómeno. La historia arranca con la aparición de un cadáver en la playa, un misterio que intentarán resolver a lo largo de la trama".

Conociendo su interés por estos temas preguntamos a anabel si el cómic tiene algo de autobiográfico: "Bueno, siempre hay algo de autobiográfico si entendemos esto como escribir sobre aquello que mejor conoces, pero quería dejar claro que la protagonista tiene muy poco o nada de quien soy yo. Quizás esa sensación de desazón en la que se encuentran los personajes principales ante la elección que tienen que tomar sobre lo que hacer en sus vidas es lo que más apela a la realidad que yo (y todos) hemos vivido. Es una edad complicada".

En este cómic, Anabel vuelve a jugar con esa mezcla de realidad y fantasía que le dió excelentes resultados en Encuentros cercanos. "Sinceramente, creo que en esta ocasión esta dialéctica funciona mucho mejor porque gira en torno a un fenómeno (los creepypastas) que parte directamente de la idea de que son historias ficticias que tú mismo, como lector, eliges si son reales o no. Por ejemplo, Slenderman (seguramente el creepypasta más famoso) ha sido un montaje fotográfico, una serie de youtube, un videojuego...pero en el momento en que dos adolescentes apuñalaron a una tercera para ofrecersela como sacrificio a este ser cabría plantearnos hasta que punto esto legitima su existencia".

Los creepypastas más populares

En el libro aparecen varios de estos creepypastas entre los que Anabel destaca a: "Slenderman es la que más me ha influenciado con diferencia, junto con todas sus derivaciones (especialmente la serie de youtube Marble Hornets). Los creepypastas relacionados con videojuegos (Ben Drowned o Polybius) también tienen su hueco.

Hay miles de personas que siguen todas esas leyendas y las alimentan ¿Son solo un juego o hay algo más? "Bueno, deja de ser un juego en el momento en que hay apuñalamientos -asegura Anabel-. De todos modos, creo que es un error pensar en que los creepypastas son historias que se mueven por círculos específicos: si bien slenderman nace en un foro de Something Awful, tienen fuentes variadas y distintas como reddit o 4chan; y se mueven a velocidad tal que es imposible de controlar".

"Por ejemplo -añade-, el último creepypasta que más repercusión tuvo fue Momo, que era en esencia una fotografía de la escultura de un artista japonés descontextualizada como imagen de un perfil de WhatsApp que supuestamente te hablaba y te decia cosas siniestras (evidentemente había alguien gastando una broma y ya). Esto se extendió tanto en verano de 2018 que casi nadie conoce este origen, simplemente todo el mundo se pasaba la imagen de Momo como algo aterrador y ya está. Se popularizó hacer videos en youtube sobre esto, y de repente la imagen de Momo inundó los videos infantiles que tan absortos tienen a los bebés. Momo es el trauma de toda una generación y nadie es responsable".

"No me gusta el cine de terror"

Curiosamente, cuando le preguntamos por sus influencias, Anabel confiesa que: "No me gusta demasiado el cine de terror, aunque la verdad es que reflexionando sobre It me parece que el payaso tiene un poco de creepypasta. Quizás si Stephen King lo hubiese escrito ahora contaría una historia más en sintonía con este fenómeno... En cuanto a comics, supongo que Aula a la Deriva de Kazuo Umezo es lo más terrorífico que he leído".

En este cómic se aprecia un cambio de estilo de Anabel, además de que el uso del color lo hace muy diferente de Encuentros cercanos. "Hablar de estilos es el trauma de todos mis amigos ilustradores y dibujantes de cómic. Me gusta reafirmarme en que si no fuese cambiando mi manera de dibujar no estaría mejorando, aunque si es cierto que la introducción del color es lo que más ha aportado a este hecho. El color es porque aprendí a colorear digital, y lo que más ha cambiado del dibujo es porque Encuentros Cercanos está dibujado con plumilla y tinta y este cómic con bolígrafo (pilot gtec4)".

En cuanto a sus proyectos, Anabel Colazo nos adelanta que: "Este mes comienzo una residencia de 6 meses en Angoulême para hacer mi próximo proyecto, que no sigue la misma fórmula que los otros dos, puesto que la historia se desarrolla en un mundo de fantasía... pero también hay aliens".


Enlace articulo original: http://www.rtve.es/noticias/20191204/creepypastas-protagonizan-nuevo-comic-anabel-colazo/1993107.shtml

viernes, 6 de diciembre de 2019

Frank Miller, el genio “maldito”


El artista estadounidense Frank Miller se encuentra de visita en Guadalajara para presentar “Maldita”, novela ilustrada que coescribió con Thomas Wheeler. Publicada dentro del sello de Océano, en su colección Gran Travesía. Su protagonista es “Nimue”, un personaje clásico de la mitología del ciclo narrativo del “rey Arturo”. Thomas Wheeler comentó al llegar a la Perla Tapatía que la elección del personaje también tuvo la intención de tener un personaje femenino fuerte, donde se puedan reflejar las mujeres (como su hija pequeña).

En entrevista exclusiva con este medio, Frank Miller platicó sobre la investigación para esta novela: “Creo que nosotros dos hemos estado leyendo sobre esta mitología toda nuestra vida.  Llega temprano, hay muchas versiones del mito artúrico. Mi primer acercamiento fue con la película de Walt Disney, ‘Sword in the Stone’ (‘La espada en la piedra’); luego, vi otras y me enamoré más de Camelot, y después la obra maestra, la película de ‘Excálibur’. Hasta Monty Python hizo un trabajo excelente con este material. ¡Hay tanto! La parte buena es que hay mucha inspiración, lo negativo es que estamos compitiendo con gigantes”.

Al respecto, Thomas Wheeler agregó:  “Para un libro así mi investigación normal sería sobre la vida cotidiana, cómo vivía la gente en esa época. Como dice Frank, crecimos marinando nuestro imaginario artúrico. ‘Excálibur’ también es de mis películas favoritas, de todos los tiempos. Desde muy jóvenes estamos en contacto con estos personajes. Nos da la sensación de conocerlos, de tener una relación íntima con ellos. Este mundo, esta mitología es muy flexible, han cambiado los personajes, nuevas influencias. Se refresca continuamente con los temas de los que se hablan. En cierto sentido también fue una combinación de cómo Frank Miller exploraría esta mitología”.

Para Miller, el reconocimiento de su trabajo lo hace empezar cada nuevo proyecto “con gusto. Eso quiere decir que puedo jugar en las ‘canchas grandes’. Habrá gente a la que le gusta, habrá gente a la que no. Si el material es bueno, está bien. ¡Nos pagan por hacer esto!, de hecho. No podemos quejarnos, solo Tom, se queja todo el tiempo. Siempre llora”.

Tom admira el trabajo de Frank, por ello la colaboración (que ya incluye la adaptación a Netflix) fue un logro: “Hay una responsabilidad al trabajar con alguien como Frank, tiene un volumen de trabajo que ha resistido el paso del tiempo. Si quería que esta colaboración se incluyera en esa bibliografía pues había que dar lo mejor de uno mismo para asegurarse que valiera la pena”, comentó Tom. De la alianza, Frank agregó: “Si hay una buena colaboración siempre hay ganas de continuar. Nosotros lo haremos”.

Enemigo de las etiquetas

Director de cine, guionista, ilustrador y escritor, Frank contó sobre su elección para crear en diferentes medios: “Por ejemplo, para mi serie de ‘Superman’, cuando trabajé con John Romita, fue por el jefe de DC Comics quien sabía que quería hacer ‘Superman’. Di el brinco y conseguimos al mejor artista. En otros casos como ‘Sin City’ hago el paquete completo. Depende mucho de cómo evoluciona”.

Del tono del libro, adecuado para cualquier tipo de lector, Tom dijo: “Creo que naturalmente llegamos al tono en el que contamos la historia. Creo que no nos pusimos restricciones, solo pasó así. Hasta terminar revisamos para qué tipo de público es. Yo creo que es para cualquier persona”.

Sobre las etiquetas con las que se comercializan algunas veces las novelas y cómics, Frank fue claro al declarar: “La única objeción que tengo es cuando dice ‘Solo adultos’. Cuando ponen la clasificación, como si fueran películas, eso es algo estúpido. Así los chicos saben cuál comprar, el que dice ‘Solo adultos’. Además, pone al artista en una camisa de fuerza. No creo que se tengan que utilizar etiquetas: hay que decir qué es, está en la portada, y así se verá. Eventualmente todas esas etiquetas no importan y el material termina en las manos equivocadas”.

jueves, 5 de diciembre de 2019

Alta Tensión edita el primer cómic indio publicado en castellano


La homosexualidad se despenalizó en la India hace tán solo 14 meses. Hasta entonces, el "coito carnal contra el orden de la naturaleza" podía implicar hasta 10 años de penas de cárcel. El movimiento LGTBQ ha conseguido, tras muchos años de movilizaciones y la resistencia del clericalismo, muy arraigado en los países surasiáticos. Aunque aún no se ha igualado la edad de consentimiento y el matrimonio no hetero-normativo está lejos de ser reconocido. En medio de esto, los medios de comunicación, Bollywood y otras disciplinas artísticas son el principal altavoz del colectivo. Y de este movimiento surge Mi amor, una historia de 10 páginas autoconclusivas incluída en el último número de la revista Alta Tensión y que relata, de una manera particular, un romance lésbico extramatrimonial.

El cómic es la suma del guion de Tina Thomas y los dibujos de Jasjyot Singh, de este último, se diría que propone un grafismo muy enraizado a su cultura. De hecho, Singh, diplomado en Animación Cinematográfica por el NID, dedica su carrera como ilustrador a la Sabyasachi Couture, es decir a la industria textil, de larga tradición y con coloridos diseños. El color que suele protagonizar el cómic indio solo se intuye en esta historieta en blanco y negro.

Tina Thomas por su parte, explica que, "como escritora, no uso storyboards. Escribo la historia y el guion con la división por viñetas. El artista sigue el guion visualmente, con los detalles de lo que ocurre en cada viñeta. Una vez el guion está cerrado, el artista envía los diseños de personajes y los bocetos siguiendo la división de páginas por viñetas. Entonces, hay un intercambio de ideas, se efectúan los cambios pertinentes y el artista procede a realizar el dibujo final".

Thomas, cuyos cómics han llegado a publicaciones como Forbes Life o The Small Pictures, la página de cómic que aparece semanalmente en el diario financiero indio Mint, aclara que el cómic en India no cuenta con muchos lectores en su país y normalmente se asocia a la infancia, a excepción de "un nicho de fans, que por lo general son estudiantes de arte o dibujantes". Este Mi amor es, según afirman desde Alta Tensión, "el primer cómic procedente de la India publicado en castellano".
Un territorio por explorar

Pablo Herranz, responsable de Alta Tensión, cuenta que la idea de incluir esta historia en el segundo número de la revista surgió a partir de su visita a la Feria de Frankfurt, donde acudió para presentar a Desfiladero Ediciones. El carácter mundial del evento hizo que pudiera hacer contactos de gente que hace cómics en varios países, entre ellos la India. Según ha adelantado a este diario, el tercer número de la revista también incluirá otro tebeo indio. "Allí se hacen libros ilustrados y novelas gráficas muy coloridas y con un estilo muy marcado. No tienen una escena muy consolidada, suelen publicar en prensa y revistas, pero en estos últimos años, parece que está despegando y que se está emancipando del cine de animación y otros formatos hermanos", comenta Herranz. De hecho, ha sido en estos últimos años donde se ha empezado a recoger, en antologías, los cómics producidos en la India. "Para tener las historias aquí la mayor barrera es el idioma (allí las publican sobre todo en inglés)", explica Herranz.

Pero el trabajo de Tina Thomas no marca una excepción en la revista, en este mismo número se ha buscado mucho la viñeta internacional, incluyendo historietas de Italia, Argentina, Francia o Croacia. Tampoco es el único que aborda el amor más allá de la heterosexualidad, como por ejemplo hace, en las últimas páginas Luna Pan con su historia Aquí, hoy.

miércoles, 4 de diciembre de 2019

ABC:El Buscón de Quevedo renace a todo color en la América colonial de la mano de Guarnido y Ayroles


En un principio, relata entre risas el guionista Alain Ayroles (Lot, 1968) mientras el dibujante Juanjo Guarnido (Granada, 1967) niega repetidamente con la cabeza, la chispa original, la idea que debía ponerlo todo en marcha y patas arriba, pasaba por recuperar a Don Quijote y enviarlo al Nuevo Mundo, con nuestro hidalgo favorito perdiéndose por la selva amazónica o batiéndose en duelo con un ejército de llamas andinas. «La respuesta de Juanjo fue un gran no. Un no tajante», revela Ayroles, responsable de títulos como «De capa y colmillos». «Precisamente, con la idea de que desaprensivos de nuestra calaña no hicieran lo que ya habían hecho otros, como aquel tal Avellaneda, Cervantes lo dejó todo cerrado con la muerte de Don Quijote», destaca Guarnido, uno de los dibujantes españoles más cotizados por su trabajo en la serie «Blacksad».

Así que, una vez desechadas la aventuras selváticas de Sancho Panza pero con la brújula señalando insistentemente el Siglo de Oro y la riqueza narrativa de la picaresca, Guarnido cayó en la cuenta de que a ese portentoso ejemplo de vagamundos y espejo de tacaños que fue don Pablos de Segovia, El Buscón para amigos y saludados, Francisco de Quevedo le prometió un desenlace que nunca llegó a culminar.

Una segunda parte supuestamente ambientada en los vastos territorios de la Nueva España y resumida de un plumazo en la última frase de la primera («Y fueme peor, como v.m. verá en la segunda parte, pues nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar, y no de vida y costumbres», avanza en 1626 el truhán sobre su exilio forzoso) y a la que Guarnido y Ayroles se agarran para completar la historia cuatro siglos después y, presentar las aventuras y embustes de «El Buscón en las Indias» (Norma) en un cómic de trazo asombroso y acusada fidelidad con el original.

Un ambicioso proyecto con el que guionista y dibujante se sumergen en la peripecia americana de Pablos, Pablicos, y celebran la novela picaresca como firme asidero de la cultura popular. « Es una literatura amena y accesible. La picaresca es el relato de un villano arrepentido, y aunque no sea exactamente el caso de Pablicos, también tiene su aspecto moralizante», señala Guardino. Ayroles, por su parte, reconoce que antes de embarcarse en este proyecto no había leído la obra original de Quevedo, pero sí que conocía el género. «Había leído “El Lazarillo de Tormes”, así que cuando tuve que asociar picaresca y América, lo primero que me vino a la cabeza fue “El bueno, el feo y el malo”», explica.

La del cineasta Sergio Leone, de hecho, es sólo una de las influencias de un cómic que, de Cuzco a Potosí y de Segovia a la corte de Felipe IV, explora los desmanes de tan camaleónico rufián por la América colonial y su infatigable búsqueda de El Dorado. «Su superpoder es hacerse pasar por otra gente. Es un usurpador profesional de personalidad», asegura Guarnido sobre un personaje que, destacan dibujante y guionista, han intentado mantener lo más cerca posible de los dominios de Quevedo. «Hay una voluntad de continuidad y fidelidad. Para quien conoce la obra, hay muchos guiños», explica Ayroles. Además, añade Guarnido, el cómi c está repleto de «flashbacks» en los que se recuperan escenas del original. «El padre barbero, el rosario de muelas.... Todo está ahí», remata.

martes, 3 de diciembre de 2019

Paco Roca y Sento Llobell plasman en un cómic su visión del cambio climático


El Centre Cultural La Nau de la Universitat de València (UV) acoge este martes, a las 19 horas, el cómic 'Puro Perú', un álbum gráfico sobre la situación medioambiental que pretende "concienciar sobre el cambio climático" a través del arte de "grandes nombres de la ilustración española".

Resultado de una iniciativa de la ONG CESAL y con dirección artística de MacDiego, 'Puro Perú' muestra los trabajos de algunos de los mejores dibujantes y guionistas de nuestro país y cuenta, además, con la firma de Sento Llobell en la portada. La entrada a la Sala Gonzalo Montiel, en la que se celebrará el evento, es libre hasta completar aforo.

En el acto intervendrán el director del Aula del Còmic de la UV, Álvaro Pons; la jefa del Área de Seguimiento de ONGD de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Cristina Lippi Ibáñez de Aldecosa; el director de Estrategia e Innovación de CESAL, David Bravo; el director de Arte de 'Puro Perú', MacDiego; los dibujantes Pam López y Paco Roca y la concejala delegada de Acción Cultural de València, Maite Ibáñez.

En 'Puro Perú' once dibujantes y guionistas presentan diversas historias sobre el cambio climático y sus consecuencias para el planeta, con Perú, el tercer país más vulnerable a la situación de emergencia climática que vivimos, como protagonista, ha destacado la UV en un comunicado.

El resultado son ocho capítulos independientes que acercan al país latinoamericano de una "forma muy personal, en un viaje cargado de tradiciones y saberes ancestrales". Los firman autores como Paco Roca (Premio Nacional del Cómic), Ana Miralles y Emilio Ruiz, Pam López y Francisco Sánchez, Teresa Valero, Juan Carlos San Román 'Calo', Javier de Isusi junto a Alex Orbe, Nuria Tamarit y Rubén Jiménez 'el Rubencio', con portada de Sento Llobell. ONG CESAL

Este proyecto lo impulsa la ONG CESAL, que lleva más de 30 años trabajando en cooperación al desarrollo en zonas rurales y focos urbano-marginales de grandes ciudades localizadas en países en vías de desarrollo.

De la mano de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), CESAL trabaja desde 2014 en un programa de fortalecimiento de la gobernanza ambiental y la participación ciudadana para la adaptación al cambio climático en la selva de Ucayali y la sierra Apurimac, situadas en Perú.

Todo ello se enmarca en el apoyo al Objetivo de Desarrollo Sostenible 13, "Acción por el Clima", de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible adoptada por las Naciones Unidas en septiembre de 2015.

lunes, 2 de diciembre de 2019

Tintín vuelve a viajar a la Luna


Tintín, el popular personaje del dibujante belga Hergé, ha regresado a la Luna. Y lo hace de la mano del Caixafórum zaragozano, que acoge en su seno la exposición 'Tintín y la Luna. Cincuenta años de la primera misión tripulada'. La muestra recorre la intrahistoria de la gesta del Apolo XI, que en julio de 1969 aterrizó en la luna, en una operación de alto contenido simbólico que, además, fue una de las cumbres de la ciencia humana. "Aunque gran parte de la tecnología que se usó en la expedición hoy nos parece anticuada y obsoleta -recuerda el asesor científico de la muestra, Rafael Clemente-, lo cierto es que los astronautas no se jugaron la vida. Se la jugó en su día Colón, que solo dependía de sí mismo, pero no lo hicieron luego los astronautas, porque tenían detrás de ellos a un equipo de miles de personas que habían estado trabajando para que ni el más mínimo detalle pasara inadvertido. El propio Neil Armstrong, antes de salir, había asegurado que tenían un 50% de posibilidades de cumplir su misión (aterrizar en la luna) y un 90% de regresar vivos. Y lo segura que fue su misión se demostró en la siguiente, pocos meses después, en el Apolo XII. La cápsula de los astronautas se quedó muerta por un fallo eléctrico y la tripulación, con el apoyo de la NASA, logró volver a la Tierra".

La aventura espacial está llena de anécdotas y curiosidades, y muchas de ellas están representadas en la muestra, que incluye desde las latas de refresco de cola, especialmente diseñadas para viajar al espacio, a la reproducción a escala real de la cápsula en la que los astronautas regresaron al planeta. Todo ello, aderezado con un gran soporte audiovisual y textos muy elegidos a lo largo de la sala.

Hay en la muestra una clara intención didáctica. Aunque los 'tintinólogos' encontrarán material de su interés y los aficionados a la astronáutica disfrutarán de lo lindo con todo el material que se presenta ante sus ojos, serán los escolares, gracias a las actividades didácticas que acompañan la exposición, los que podrán sacarle todo su jugo. "Hace ya mucho tiempo que tenemos claro que la ciencia es también, y sobre todo, cultura -señala Javier Hidalgo, jefe de exposiciones científicas de La Caixa-. Eso explica no solo infraestructuras como el Cosmocaixa, con más de un millón de visitas el año pasado, sino también exposiciones como esta".

"Tiene una doble finalidad -apunta Rafael Clementeñ-. Por un lado, quiere jugar con la nostalgia de quienes vivieron aquello en primera persona, de quienes estuvieron toda la noche frente al televisor y escucharon los comentarios de Jesús Hermida pidiéndoles que no perdieran de vista el pie del astronauta. Pero, por otro lado, queríamos intentar transmitir las dificultades de la conquista de la luna, cómo hubo que aguzar el ingenio para resolver problemas con una tecnología hoy obsoleta".

Y tanto, en un momento del recorrido el visitante se encuentra con una reproducción del ordenador de a bordo, un ordenador que, pese a ser el primero en construirse usando circuitos integrados, tenía únicamente teclado numérico y sus prestaciones eran infinitamente menores de las que da hoy el teléfono móvil más primitivo.

'Tintín y la Luna' está estructurada en dos partes. La primera, que da la bienvenida al visitante y ocupa la mayor parte del espacio, es un recorrido científico por la carrera espacial, desde Galileo (se muestra una reproducción fidedigna del telescopio con el que observó el satélite en 1609) hasta el proyecto Apolo. Además de las piezas ya citadas,  sobresalen en el recorrido la reproducción a escala real de la sección de mandos del módulo lunar, la réplica del prototipo de traje espacial que diseñó el español Emilio Herrera, herramientas empleadas en las tareas de la nave, dentífrico que usan los astronautas o un cedé con la música que emplearon los astronautas para hacer gimnasia en una reciente misión espacial.

Los aficionados a Tintín tienen su pequeño paraíso al final del recorrido. La muestra nace de la vinculación del 50 aniversario de la llegada del ser humano a la Luna, en 1969, con el hecho de que Hergé, el creador de Tintín, ya llevara a su personaje al satélite 17 años antes.

Con una ambientación inspirada en los trabajos del dibujante belga, una serie de vitrinas con la fisonomía del planeta Saturno muestran al público desde dibujos originales de Hergé a figuras de resina, pasando por álbumes y publicaciones.

La exposición, que ya ha podido verse en Barcelona y Sevilla, permanecerá en Zaragoza hasta el 1 de marzo. En su presentación, este martes, ha participado también Ricardo Alfós, director del Caixafórum zaragozano.