Banner

jueves, 26 de noviembre de 2020

Los salones del cómic y el manga piden ayuda institucional


 Los salones del Cómic y del Manga de Barcelona son los mayores de España y los segundos de Europa (tras los de Angulema y la Japan Expo de París, respectivamente). Pero su grandeza (112.000 y 152.000 visitantes el año pasado) está siendo, por la pandemia de coronavirus, su desgracia: suspendido el primero en primavera y desplazado a un frugal evento virtual el segundo el pasado octubre, la pérdida de ingresos en 2020 ha sido del 95%, lo que deja en situación muy delicada tanto la celebración de los salones como a la propia entidad organizadora, Ficomic. Con sus siete trabajadores en Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y tramitando un crédito bancario, la entidad sin ánimo de lucro responsable de ambos eventos ha iniciado conversaciones informales con Generalitat y Ayuntamiento para buscar fórmulas de financiación y formatos para 2021, con la esperanza de retomar los salones con todo su esplendor en 2022.

“No podemos permitirnos no hacer nada el año que viene, pero sin ayuda institucional será imposible; nuestros salones son, por definición, de masas: congregan a mucha gente, los expositores son muy grandes y hay muchos invitados nacionales y extranjeros…Es muy improbable que en 2021 podamos hacer ni el del Manga, a 12 meses vista, y cualquier formato no nos sirve, como sí le ocurre a otros sectores del mundo editorial”, apunta Meritxell Puig, directora general de Ficomic. La entidad fue creada en 1989, está compuesta por los gremios de editores, distribuidores y libreros de Cataluña y se autofinancia con los ingresos que generan ambos salones.

La jibarización de los salones es compleja: Cómic Barcelona albergó el año pasado a 180 expositores en 52.000 metros cuadrados y requirió de casi un millón de euros de presupuesto; Manga Barcelona movilizó a 121 expositores (de mayor volumen) en 78.000 metros cuadrados, con una partida de casi 1,5 millones de euros. Ambos se celebraron en una Fira de Barcelona que, hoy, “está cerrada y no sabemos cómo estará en primavera”, recuerda Puig.

La responsable está analizando ya una lista de espacios, mayormente al aire libre, que pudieran acoger una versión “relativamente reducida” de la convocatoria de Cómic, que se retrasaría “a mayo o junio”. Pero todos los escenarios están abiertos: desde un Moll de la Fusta (a imagen de lo que hizo la Setmana del Llibre en Català en septiembre) a un doble espacio mixto (un pabellón y la plaza del Univers “descargada de restauración y destinada a expositores” de la propia Fira de Barcelona), pasando, claro, por una edición cien por cien digital. El problema, en todos los casos, sería el coste, que hoy la maltrecha tesorería de Ficomic no puede asumir. “Las empresas pagan por un estand del que esperan una rentabilidad, un retorno, que nosotros debemos devolver en gente; si esa gente, por restricciones sanitarias, no llega, ¿cuál es el precio de eso y quién asume los costes?”, plantea Puig.


Ayudas a la creación y edición

Amén de los problemas laborales que podría arrojar la situación (como ya amenaza a grandes ferias del sector, como la del libro de Fráncfort), la preocupación mayor está en poder realizar como sea el salón del Cómic por “el componente cultural y de promoción profesional que comporta”, recuerda Puig, una cita que “siempre es deficitaria” y que es compensada por el margen que genera el salón del Manga, que de algún modo lo subvenciona. Pero este año los ingresos por el evento del cómic japonés han sido “prácticamente cero: la edición digital dio para cuatro banners y un mínimo merchandising; apenas hemos recuperado un 5% de los ingresos tradicionales”, cifra la gestora. “Está complicado seguir adelante, pero lo intentaremos”, resume Puig, que, como muestra de ese espíritu, afirma que esa edición digital del Manga Barcelona “nos ha abierto a más gente, en especial de América Latina: hemos tenido 35.000 visitantes diarios”; también ha logrado posponer para 2022 otra notable exposición de temática japonesa como la que se pudo ver en el MNAC dedicada al gran mangaka Osamu Tezuka. “No somos un gran mercado para Japón, pero nos respetan mucho profesionalmente y nos tratan con exquisitez”.

Conscientes de la fragilidad del cómic autóctono, Generalitat y editores ultiman una línea de ayuda a la creación y producción a través del Instituto Catalán de Empresas Culturales. Las cifras lo convierten casi en urgente: en 2018, en Cataluña se publicaron solo 64 cómics en catalán, un 0,4% de la producción, frente a los 11.000 en castellano. “Es una oferta muy baja que, por un lado, dificulta poder pagar a los muchos y buenos creadores de Cataluña, que acaban trabajando en otras lenguas y para otros países; por otro, somos poco competitivos en un género clave para los adolescentes, justo en esa franja donde suelen dejar de leer en catalán”, asegura Montse Ayats, presidenta de Editors.cat, que agrupa a los sellos que editan en esa lengua. A la escasez de oferta se añadiría, según la misma fuente, la de la diversidad temática, mayormente centrada en “una línea histórico-patriótica, que puede estar bien, pero que es poco internacional; habría que ampliar el abanico a temas y estilos más contemporáneos”.


Sant Jordi ‘perimetrado’ y cita fija en julio

Las estrecheces económicas están forzando la necesidad de convocar como sea los eventos clave del mundo de libro. Así, también oficiosamente, han empezado ya las negociaciones del sector con Ayuntamiento y Generalitat para la diada de Sant Jordi de abril. Que la fiesta concentre unos 22 millones de euros de facturación hace que sea “una cita clave que en 2021 hay que hacer sí o sí”, admite Montse Ayats desde Editors.cat. El escenario de una zona perimetrada en un paseo de Gràcia cortado al tráfico planteado para el Sant Jordi de verano del pasado 23 de julio, pero que la pandemia acabó abortando, es el punto de partida, junto a las librerías abiertas. Precisamente, que en aquella jornada veraniega se llegara a facturar cerca de un 25% de un Sant Jordi clásico (más de cinco millones de euros) ha determinado al sector a “hacer en 2021 alguna cosa para esas fechas”, según Patrici Tixis, presidente de la Cambra del Llibre de Catalunya, consolidando así una nueva celebración fija. Ante una primera idea de reproducir a pequeña escala el 23 de abril que parte del sector no ve sostenible económicamente por logística y nuevos descuentos, cobraría ahora más fuerza una especie de Noche de las Librerías, a imagen de la que ya hacen los museos, y a la que podrían añadirse las bibliotecas, según baraja la Generalitat.

 Enlace articulo original:https://elpais.com/espana/catalunya/2020-11-21/los-salones-del-comic-y-el-manga-piden-ayuda-institucional.html

martes, 24 de noviembre de 2020

La saga vampírica más famosa del cómic español es de Albacete



Tras el éxito obtenido con el anterior proyecto ‘El Baile del Vampiro: Redes’, la saga vampírica más famosa del cómic español se propone continuar con un nuevo episodio: ‘Ruina Montium’ que contará el origen del Vampiro Blanco, uno de sus personajes más enigmáticos creados por el albaceteño Sergio Bleda.

Todo este universo vampírico viene de la mano de Bleda, autor de cómics e ilustrador profesional afincado en Valencia que vuelve con un nuevo capítulo de la saga que se está realizando ahora mismo gracias a las aportaciones de los lectores. El autor nos cuenta que ha logrado sacar el proyecto adelante a través de crowfunding  y asegura orgulloso que “el apoyo de la gente ha sido clave. Ahora mismo estoy metido en ello gracias a los lectores que me siguen”.

Esta es la cuarta aventura de la saga. Ya el capitulo anterior ‘Redes’, que se publicó a principios de 2020, se financió a través del sistema de micromecenazgo. “Fue la primera vez que me lancé al tema de la autoedición, y la financiación por crowfunding. Me ha gustado la experiencia y he decidido seguir por ahí”, asegura.

Sergio Bleda se dio a conocer al gran público con ‘El baile del vampiro’, publicada en la Línea Laberinto de Planeta DeAgostini en 1997, que le valdría una nominación al Premio al Autor Revelación del Salón del Cómic de Barcelona de 1998. Tuvo mucho éxito y consiguió ser el tercer título mejor vendido de toda la línea editorial. El historietista pone en relieve que “había bastante público y estaba muy bien distribuida. El problema es que editaron muchos títulos y fueron pocos los que funcionaron como ‘El baile del vampiro’, por lo que finalmente la editorial cerró”, indica.

“No había ninguna editorial española con la que hubiera podido subsistir económicamente, como sí ocurre ahora que trabajo directamente para los lectores”, recuerda Bleda, destacando que “por aquel entonces no existía el sistema de financiación de crowfunding , que es algo relativamente nuevo y existe gracias también a las redes sociales”.  Este sistema ha logrado financiar de nuevo  ‘El baile del vampiro’, “serie por la que la gente me recuerda”, explica el historietista, lo que “ha conseguido que exista el suficiente número de seguidores como para que yo continúe con sus aventuras”, afirma orgulloso el autor.

El crowfunding finalizó hace más de un mes, recaudando incluso más dinero del que necesitaba para poner el proyecto en marcha, que ahora mismo se encuentra en plena realización. Además de dibujarlo, Sergio Bleda siempre se ha encargado de los guiones de la saga, pero en esta ocasión ha contado con la ayuda de Francisco Ruizgue, un autor de Valencia con el que ha trabajado en muchos proyectos. “Decidí cederle a él los mandos de la nave para yo centrarme solamente en los lápices. Le comenté que quería contar el origen de uno de los personajes en una determinada época y él con todos esos elementos ha armado un guión con el que estoy muy contento y lo estoy dibujando con mucha ilusión”, sostiene.
España, protagonista

Los capítulos anteriores de la saga están ambientados en Barcelona, Albacete y Valencia. Este nuevo está recreado en Las Médulas (El Bierzo- León) y una parte en el Nueva York de los años 70. “Otro de los alicientes de trabajar en mis propios proyectos es que están ambientados en España. Me gusta que los personajes vivan sus aventuras en nuestros entornos y contando cosas que forman parte de nuestra historia. Es algo añadido que ofrecerle a los lectores españoles que espero que valoren”, relata.

El cómic, titulado ‘Ruina Montium’, verá la luz en mayo del 2021. Los primeros en disfrutar de él serán los mecenas, que además de recibir el cómic recibirán sus correspondientes recompensas. El cómic firmado y dedicado con un dibujo del autor, comprar alguno de los originales o incluso aparecer en alguna viñeta como un personaje.

El Centro Cultural ‘La Nau’ ha puesto en marcha las jornadas de cómic de Valencia y entre sus actividades ha organizado una exposición de originales de ‘El baile del Vampiro’. Una muestra que el artista admite que le encantaría hacer en Albacete. El año que viene Sergio Bleda cumple la treintena como dibujante de cómic. Sería un gran momento para ver a este dibujante internacional celebrando en Albacete sus treinta años de profesión.

viernes, 20 de noviembre de 2020

Luky Luke se enfrenta al racismo en "Un cowboy en el algodón"


 

Lucky Luke, el hombre que dispara más rápido que su sombra, se enfrenta a un duro enemigo en su nueva aventura: el racismo. Y según la opinión de algunos especialistas en historia estadounidense, el cowboy tiene más o menos éxito.

"Un cowboy dans le coton", que ha salido a la venta este viernes, es el tercer episodio de Lucky Luke firmado por el guionista Jul y el dibujante Achdé. "Los personajes de color estaban casi ausentes del universo de Lucky Luke", señala Jul en un comunicado de prensa.

La trama se sitúa unos años después de la abolición de la esclavitud (en 1865), Lucky Luke hereda una plantación de algodón en Luisiana, estado donde el vaquero descubre una sociedad muy diferente a su habitual Far West, con una élite blanca racista que aterroriza a sus campesinos negros.

En la historia aparece una joven negra rebelde llamada Angela, como la activista Angela Davis, y también el Ku Klux Klan. ¿Son aspectos veraces y posibles?  Las opiniones de los académicos franceses, especialistas de la época, están divididas.


Trabajo histórico

Elodie Grossi, profesora de la Universidad Jean-Jaurès de Toulouse, deplora "una imagen romantizada de las plantaciones de Luisiana, similar a las grandes mansiones opulentas, sin mostrar la violencia rutinaria y las condiciones de vida de esclavos o ancianos esclavos ".


El ilustrador Achdé reconoce que moderó la representación de la miseria y de las condiciones de vida en las plantaciones, como se reflejaba en las fotos de época que consultaba. “Incluso me censuré porque ciertos clichés, sobre todo de niños, eran insoportables”.

Nicolas Martin-Breteau, de la Universidad de Lille, está de acuerdo: "Es comprensible. Muy pronto vemos que los trabajadores negros de las plantaciones viven en la pobreza y el miedo. El trabajo histórico me parece muy bien hecho". 

Para su colega Michaël Roy, de la Universidad de París-Nanterre, un cómic de 48 páginas no puede mostrar todos los matices que sigue un historiador. "Los autores, por tanto, se ciñen a unas pocas representaciones conocidas, empezando por la plantación de algodón, mientras que en Luisiana predomina la caña de azúcar".

Caricatura de los indios

Para Roy algunos aspectos del cómic son correctos, como la definición dada del KKK, “como una sociedad secreta creada para  el mantenimiento de la supremacía blanca mediante el terror” , pero otras no lo son tanto, como pensar que los miembros del KKK era “una pequeña élite de agricultores blancos” pues estos casi desaparecieron después de la abolición de la esclavitud ya que "se quemaron algunas plantaciones y otras fueron subastadas por propietarios arruinados ".

Martin-Breteau dice que esta "contento" de que aparezca este episodio. "Es importante: en un momento en el que hablamos de alguno de nuestros monumentos, y nos cuestionamos si los retiramos o los ponemos en contexto, Lucky Luke es un monumento, que puede ayudar a la comprensión de la historia ".                                                                                                                                 

“Lo que ahora sería genial es que  la serie cambiara su mirada sobre los indios, que aparecen un poco caricaturesco. Estamos en un período de guerra, deportación y exterminio puro y simple. Lucky Luke, personalmente es personaje atractivo , pero pertenece a un grupo social, los vaqueros, que participó en esta guerra ”, remarca.

Es una falta que también percibe Elodie Grossi, impugnando "el retrato que se hace de los estadounidenses del Norte o del Oeste, presentados como todos uniformemente antirracistas". Sin embargo, "sería un error considerar que solo los Estados del Sur actuaron de forma racista", recuerda.

jueves, 19 de noviembre de 2020

El Festival de cómic Angulema apuesta por una edición semivirtual en 2021


 El Festival de cómic Angulema ha apostado por celebrar su próxima edición en dos tiempos, con una entrega virtual de premios en enero y un encuentro presencial en la localidad francesa a finales de junio para sortear el impacto de la pandemia.

El próximo 29 de enero, el Festival desvelará el palmarés oficial de cómics, compuesto por 12 premios "Fauves" de obras publicadas en francés entre el 1 de diciembre de 2019 y el 30 de noviembre de 2020, indicaron este miércoles a Efe fuentes de la organización.

Después, del 24 al 27 de junio, los organizadores esperan poder celebrar encuentros presenciales con autores, editores, libreros y apasionados de este arte, si las condiciones sanitarias lo permiten.

Un evento "cercano a su formato tradicional" aunque con algunas restricciones sanitarias, que en esta 48 edición se ha asociado además con el Centro Nacional del Libro para incitar a incluir el cómic entre las lecturas de verano promocionado así la creación contemporánea de estos libros.

La lista de finalistas incluye hasta 75 títulos, divididos en varias categorías: juvenil, para un público de entre 8 y 12 años, y un segundo premio en este ámbito para lectores de 12 a 16 años; selección polar para títulos policíacos, el premio especial de los institutos y selección patrimonio.

El principal trofeo de este festival es el "Fauve d'Or", que otorga el premio al mejor álbum del año sin diferenciar género, estilo u origen geográfico, y que en 2020 fue para el francés Florent Grouazel por "Révolution", centrado en la Revolución Francesa.

En 2019 el reconocimiento se lo llevó la estadounidense Emil Ferris por "Lo que más me gusta son los monstruos".

La ciudad de Angulema (suroeste), de unos 100.000 habitantes, se transforma durante los cinco días al año con este evento, al que dedica unos 22.000 metros cuadrados para talleres, conferencias, espectáculos y exposiciones accesibles a los visitantes.


lunes, 16 de noviembre de 2020

El último cómic del ilustrador Mateo Guerrero llega a España


 “Un dibujante de cómic no solo dibuja. Hace de director de cine, de fotografía, de iluminación, de actores... Toda la narrativa gráfica es mía”, explica Mateo Guerrero, historietista de origen gaditano pero afincado en el municipio conquense de Arcas que se ha encargado de las ilustraciones del cómic El legado del ron, con guión de Tristan Roulot, que fue publicado en Francia el pasado año y que ha visto ahora la luz en España de la mano de Yermo Ediciones.

Este cómic de corte histórico se sitúa a finales del siglo XVII en Martinica y tiene como protagonistas a Jean Rouen, un joven hijo de un vidriero arruinado, y el padre Labat, un químico y botánico. Ambos se embarcan hacia la isla francesa, donde descubrirán el verdadero legado tras las plantaciones de caña de azúcar y del ron.

Nueve meses necesitó este ilustrador para crear todos los dibujos que aparecen en las 54 páginas que conforman este cómic. “La composición, elegir los planos, decidir cómo se mueven los personajes... Todo eso recae en el dibujante”, detalla.

ARDUA DOCUMENTACIÓN

Una vez que leyó el guión, Guerrero comenzó con una laboriosa tarea de documentación. Le llegaron a pasar hasta dos mil fotografías del territorio para que se hiciera una idea de cómo es el lugar. “Había que reflejar bien la isla. No tiene nada que ver la vegetación con la de aquí. Es otro mundo”, puntualiza. De hecho, posteriormente le invitaron a Martinica para participar en una feria de cómic y pudo conocer de primera mano que sus dibujos se ajustaban a la realidad.

Tras la documentación, comenzó con los dibujos, que Guerrero hace a mano con lápiz y tinta. Una vez terminadas las ilustraciones, son escaneadas y se pasan después al colorista para que complete el proceso.

El ilustrador recomienda este cómic para todas aquellas personas, a partir de la adolescencia, a las que les guste la historia. “Disfrutarán de la obra”, asegura. “Se habla de esclavitud, de religión, de negocios, de la invención del ron...”, precisa.

“Pensaba que no se iba a publicar en España porque habla de historia francesa y estoy muy contento”, celebra Guerrero, que presentó recientemente esta obra en la librería de la capital La Comicteca, en un acto íntimo debido a la situación derivada de la pandemia y en el que, con mucho mimo, firmó, con dibujo incluido, ejemplares.

Guerrero ya ha finalizado las ilustraciones de la segunda parte de El legado del ron, que está en proceso de coloreado. “Es un libro bastante difícil. Habla de una revuelta que se produjo en 1717 y hay mucha gente en movimiento. Me ha llevado más trabajo hacer los dibujos porque tiene también más páginas. Son 60. En total, he estado dos años con los dos cómics”, especifica Guerrero, que desde 2005 trabaja para el mercado francobelga.

Guerrero reconoce que la pandemia ha provocado que el mercado editorial se esté paralizando. “Los tres meses que estuvieron cerradas las librerías afectaron mucho”, apunta. “Hay compañeros del sector que se están quedando en la calle”, lamenta.

Uno de los próximos retos de este dibujante es un cómic juvenil de fantasía, en el que también trabajará de la mano de Tristán Roulot como guionista. “Tengo muchas ganas de cambiar de género”, admite Guerrero, que, por el momento y a pesar de la situación, tiene dibujo para rato.

martes, 3 de noviembre de 2020

'Solo', el cómic de fantasía heroíca de Óscar Martín que triunfa en Europa


 Óscar Martín es uno de los grandes autores de cómic españoles y desde hace unos años también es editor; a través de Ominiky Ediciones hemos descubierto fantásticos álbumes como los más recientes de El Supergrupo de Efepé, las desternillantes aventuras de La Oveja Samurai de Santiago Girón y Fran Carmona, o los pormenores del mundillo de la ilustración a través de las peripecias de la voluptuosa Trizia de Pedro Pérez. Además de un sinfín de libros de arte dedicados a diversos autores como Fernando Vicente, Enrique Vegas, Andrea Cofrancesco, Pau, Mike Bonales, Laura Wächter o el inolvidable Alfonso Azpiri entre otros célebres ilustradores.

Pero ahora nos vamos a detener en la colección de cómics creada por el propio Óscar Martín: Solo. Una saga fantástica ambientada en un futuro distópico postapocalíptico. En la trilogía Solo. Los supervivientes del caos y en Mundo Caníbal descubrimos un territorio árido y hostil donde se caza y se mata para comer o por diversión, y los animales han adquirido inteligencia y conviven con los humanos en circunstancias difíciles…

Se publica Solo. Pisar sin levantar polvo, el segundo volumen de una nueva trilogía que comenzó en 2018 con Solo. Legatus. En esta nueva historia, conocemos el otro otro extremo del planeta, Corindón, donde el verde crece y las relaciones entre animales son diferentes, al igual que su dieta y sus normas sociales.

Óscar Martín nos ha comentado el significado de este nuevo título: "Después de varios libros haciendo masticar polvo a los personajes, en un territorio completamente seco y estéril, la tierra empieza a recubrirse de humedad y hierba que a modo de alfombra que abre paso a los colonizadores. Creo que es un título que avanza muy bien la nueva situación".

Un universo en crecimiento

El universo narrativo de Solo va creciendo en muchos aspectos, como nos expllica Óscar: "Dentro de la ficción, de un modo lógico. En un extremo del planeta, el que hemos conocido hasta ahora, comer cada día es el único objetivo. Teniendo en cuenta que el único recurso es la carne y que está habitado exclusivamente por depredadores armados y peligrosos la violencia es inevitable. La crueldad, el ensañamiento vienen añadidos a una sociedad rota y sin esperanza".

"El nuevo universo que planteo viene de un largo viaje que dura generaciones y viene cargado de costumbres diferentes -añade-. Vienen de un lugar donde solo habitan herbívoros con lo cual la comida está garantizada y programada y eso permite un desarrollo cultural y social diferente. Vivir no significa matar o morir. Ahora esos dos universos se han encontrado y surgen varios conflictos: conservar el poder ante una nueva amenaza, el territorio, un cambio de mentalidad y de digestión y, sobretodo, un cambio de paradigma que va cargado de esperanza".

Los conflictos entre carnívoros y herbívoros

Siguen ahí los temas de supervivencia, ética, geopolítica... Pero también se tratan otros temas, como la tolerancia, cuando chocan los diferentes modos de vida de carnívoros y herbívoros. "El título de la primera trilogía de la serie, Los Supervivientes del Caos, lo dice todo -nos comenta Óscar-. Si partimos del caos y queremos mejorar las cosas hay que empezar a pensar diferente. Convencerse uno mismo de que es posible hacer las cosas mejor y luego esperar que otros entiendan o estén de acuerdo con el mensaje. Sin objetivo, empatía o razonamiento no es posible avanzar hacia algo mejor, no digo perfecto, pero para llegar a tener una riqueza interior y vivir en paz consigo mismo y con los demás empieza por querer que así sea. Mis personajes pelean por eso, a veces de una manera pacífica y en otras en defensa propia".

A priori, el ser humano aparece como el gran villano de la historia, aunque hay zonas de este mundo de ficción en las que han aprendido a convivir con el resto de especies que lo habitan: "Hasta la llegada del villano supremo, IZAN (NAZI al revés) los humanos podían ser tan víctimas como los demás, todos eran malos o empujados a serlo por pura supervivencia -asegura Óscar-. El poder acumulado de este personaje supremacista y despreciable parece que puede convertir Mundo Caníbal en un campo de exterminio de todas las demás especies pero siempre que se tensa mucho una cuerda aparece alguien estirando del otro extremo".

"Con eso no estoy diciendo que el otro extremo esté sujetado por una buena opción… Ya se verá. En cualquier caso, algunos humanos gozaban de ciertos privilegios que querían asegurarse para vivir mejor ad aeternum y eso lleva irremediablemente a la corrupción, incluso con los de tu misma especie. Ahí empezó el problema" -concluye Óscar-.

Ya tiene previsto el final

Hemos querido saber hacia dónde se dirige esta nueva trilogía, sin necesidad de que Óscar nos destripe la historia, para la que ya tiene previsto el desenlace: "Sí, claro, desde hace mucho. Además tiene que cruzarse con la otra trilogía (spin off) dibujada por Alvaro Iglesias, Caminos Escritos y otros spin off. Cuando mueves 6, 8 ó 10 libros a la vez, como es en la actualidad, hay que tenerlo todo muy pensado".

"La editorial DELCOURT (Francia) va a hacer un gran esfuerzo y próximamente firmaremos 8 libros más de la saga -añade-. Creo que no me equivoco si digo que pocas series pueden presumir de eso. Actualmente se está trabajando en un Spin off que dibuja Leo Castellani, en el coloreado del Spin off Alphas que dibujó Juan Álvarez (ya publicado en España), y se está terminado el tomo dos de la trilogía Caminos Escritos con dibujo de Alvaro Iglesias. Por mi parte, además de hacer los guiones y puesta en escena de todos los libros, estoy ya estoy metido con el guión del nuevo libro que cerrará la trilogía actual del argumento principal"

¿Y qué nuevas sorpresas esperan a los lectores en próximos relatos? ¿Exploraremos la fauna de los casquetes polares? ¿Se han desarrollado civilizaciones en los fondos marinos...? Seguro que hay criaturas fascinantes de las que aún no tenemos noticias. "Como decía el maestro Tex Avery, “Dame un principio y un final y lo de en medio ya lo rellenaré con lo que se me ocurra”. Sé perfectamente hasta donde puedo y quiero llegar, sé dónde terminará, pero no sé si eso será el final. Lo que pueda colocar en el medio ya irá saliendo solo".

"La serie Solo es atípica -añade Óscar-. Atípica en el diseño respecto al argumento, atípica en el planteamiento, la narrativa, en las onomatopeyas, todo el concepto es atípico y lo más curioso, pese a esa amalgama de elementos disonantes, funciona y es un éxito. No entiendo eso de que las cosas tengan que tener un final, en mi opinión, como en la vida, el final no existe, todo es un punto y aparte. Que nadie espere un final o punto y aparte convencional. Todavía quedan muchas sorpresas".

Dibujando 'Solo'

En cuanto al dibujo, la paleta de colores también es más variada que en las historias del Mundo Caníbal. Óscar Martín nos detalla cómo determina la estética de estos nuevos territorios y sus habitantes: "Después de 40 años dibujando no es demasiado difícil. Una vez tienes claro el concepto de lo que quieres, lo demás es solo echar horas. Respecto al color, una vez quedó claro el hábitat de los herbívoros, me emocionó la idea de que el territorio también tuviera su lucha particular: Árido Vs húmedo. Naranja-amarillo VS Verde. Pensé que podría ser un concepto gráfico interesante. Respecto a los personajes tampoco ha sido complicado".

"Después de dibujar entre 12 y 13 mil páginas de cómic de Tom & Jerry y de Disney, diseñar un conejo o un perro no es demasiado complicado. -añade Óscar- Sí he querido con los herbívoros marcar una diferencia en su manera de vestir. Al contrario de las ropas raídas y sucias de los carnívoros, los herbívoros visten más elegantes y ropa nueva, me ha ayudado mucho el diseño de vestuario que hice en los álbumes de La Hermandad allá por el 2006. Eso se verá más claro en una nueva trilogía que estamos perpetrando para que la dibuje Chuma Hill".

En las últimas páginas nos muestra conceptos y bocetos del desarrollo de uno de los personajes principales, Gea. Y nos recuerda cómo trabaja en el desarrollo de sus personajes y la relación con el mundo de la animación: "Se escribe de vez en cuando que he sido animador, no es cierto, he dibujado muchos cómics de personajes creados para la animación y esa es la única conexión que he tenido con ese maravilloso mundo y dificilísima profesión. He aprendido a dibujar a base de parar imágenes en video VHS de clásicos de WB o MGM y fotografiar fotogramas que podían ser útiles, Hablo de principios de los 90. Horas pasando frame a frame hasta encontrar el dibujo con más línea de fuerza y expresión corporal. Luego copiar y copiar, trabajar y trabajar hasta encontrar un estilo propio".

"Actualmente -nos explica Óscar-, parto de un molde standard de esos que aprendí en su día y voy añadiendo y quitando elementos, por decirlo de alguna forma, voy moldeando el dibujo hasta encontrar lo que busco. Normalmente sale rápido pero de lo contrario hay que ser paciente y hacer muchas horas. Tampoco soy muy partidario de trabajar y trabajar horas hasta dejar el concepto completamente cerrado pues, de forma irremediable, durante los meses de trabajo que lleva hacer un álbum, el personaje va cambiando poco a poco hasta que se hace cómodo de dibujar. La forma final del personaje se la da la experiencia que corre a través del guión.

Por último, queríamos saber si Óscar imagina todo este universo de "Solo" adaptado al formato audiovisual: "Sería el cierre perfecto para la vida de la serie. Los contratos de confidencialidad no dejan hablar de casi nada a riesgo de que te metan en la “carcel”, pero imagino que decir que estamos en ello no es decir mucho".

 Fuente: https://www.rtve.es/noticias/20201102/solo-comic-fantasia-heroica-oscar-martin-triunfa-europa/2051707.shtml