Banner

sábado, 7 de marzo de 2015

'Paseo de los canadienses': el Guernica andaluz


"El pobre muere porque no puede pagarse la vida, la verdadera enfermedad es la pobreza". Norman Bethune, un prestigioso cirujano canadiense, dejó esta frase para la historia, así como los relatos de sus vitales intervenciones médicas en plena Guerra Civil Española y en la Segunda Guerra Chino-Japonesa. Gracias a su labor humanitaria, en China, Bethune es considerado un héroe a nivel nacional, pero en España, durante décadas, ha sido una figura prácticamente desconocida.

Su anonimato se debe a que operó en el bando republicano, el perdedor, y a que fue uno de los principales testigos de la 'Desbandá', la masacre de la carretera Málaga-Almería en la que el ejército franquista asesinó a entre 5.000 y 15.000 malagueños que huían al este de Andalucía. Este exterminio, silenciado durante décadas por el régimen fascista, pudo ser demostrado finalmente gracias a las fotografías tomadas por Norman Bethune, quien se desplazó al lugar de los hechos desde Valencia para socorrer a las víctimas de la matanza.

Ahora, casi ochenta años más tarde, Carlos Guijarro, documentalista convertido a dibujante de cómic, presenta 'Paseo de los canadienses', una novela gráfica a medio camino entre el registro histórico y la recreación ficticia que acerca la historia de Bethune y de la 'Desbandá' al gran público.

De esta forma, mediante un trazo con toque expresionista y un color marcado por el tono sepia, Guijarro comienza narrando la historia de la 'Desbandá' de un modo similar a como le llegó a él. Al igual que el autor, el protagonista de 'Paseo de los canadienses' descubre la historia de la masacre de la carretera Málaga-Almería mediante una placa conmemorativa situada en dicha ruta. Posteriormente, como hiciera Guijarro en la vida real, indaga en los testimonios de los supervivientes, recreando con gran fidelidad lo sucedido.

Así, 'Paseo de los canadienses' da cuenta de forma histórica, aunque añadiendo la dramatización necesaria para adaptarse al mundo del cómic, el éxodo que protagonizaron más de 100.000 refugiados malagueños que, huyendo de la invasión franquista, se encontraron con un asedio por tierra, mar y aire del ejército fascista español e italiano, que quería impedir su llegada a Almería.

Como no podría ser de otro modo, el cómic de Guijarro toma mucho del libro de Norman Bethune, titulado 'El crimen de la carretera Málaga-Almería (febrero de 1937)', y que se inicia con la siguiente cita representativa: "lo que quiero contaros es lo que yo mismo vi en esta marcha forzada, la más grande, la más horrible evacuación de una ciudad que hayan visto nuestros tiempos".

Sin duda, el trabajo de Carlos Guijarro puede servir como una herramienta más para revivir los crímenes de la "carretera de la Muerte", un suceso que, a pesar de ser el más dramático en cuanto a pérdidas humanas de la Guerra Civil, ha caído en el olvido. De hecho, la 'Desbandá' supuso una tragedia muy superior al bombardeo de Guernica. Sin embargo, paradójicamente, el malagueño Pablo Picasso dedicó su obra más célebre a la localidad vasca, relegando al olvido, quizá por dolor o desconocimiento, a 'su' Guernica, el andaluz.