Banner

domingo, 18 de octubre de 2015

Alicia en el País de Frankenstein: cómo sobrevivir al cambio


"No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que mejor responde al cambio". Con esta frase, el científico británico Charles Darwin dejó una de las reflexiones más lúcidas de su teoría de la evolución. Dos siglos más tarde, el director de cine norteamericano Spike Jonze ('Cómo ser John Malkovich') empleó esta teoría darwiniana para hablar del mundo de la adaptación artística en su casi inadvertida 'Adaptation' (2002). En dicha cinta, Jonze nos habla de cómo en el salto de un género artístico a otro sobreviven, precisamente, los que mejor saben adaptarse al cambio.

Siguiendo la idea de Jonze, podríamos afirmar que el artista vienés Nicolas Mahler, uno de los autores europeos de cómic más premiados de la historia, vendría a ser una de esas especies que sobreviven año tras año a las heladas y olas de calor de su propio mundo. Un buen ejemplo de ello es su obra recién publicada: 'Alicia en Sussex'.

Este 2015 se cumplen 150 años de la publicación de 'Alicia en el País de las Maravillas' (Lewis Carroll), una de las obras más veneradas, referidas y adaptadas de la historia de la literatura. Como consecuencia de dicho aniversario, las publicaciones de homenajes, re-adaptaciones y versiones del libro de Carroll se están contando ya por centenas, pero pocas de ellas han aportado algo verdaderamente nuevo a una novela archiconocida.
En este maremágnum de obras que han fallecido casi antes de nacer, el austríaco Nicolas Mahler ha publicado 'Alicia en Sussex', un cómic que está triunfando por adaptar el espíritu del libro de Carroll dándole un giro de 180 grados, al mezclarlo con 'Frankenstein en Sussex', otra adaptación, en este caso del clásico de Mary Shelley, firmado por H. C. Artmann.

Alicia en el País de Frankenstein

'Alicia en Sussex' conforma una obra completamente diferente a prácticamente todo lo plasmado en el mundo del cómic, estableciendo un género inclasificable, original y muy extraño, pero siempre tremendamente atractivo.

De esta forma, con un dibujo minimalista y un gran descaro narrativo, Mahler realiza un ejercicio peculiar de adaptación literaria al cómic, como ya hiciera con 'Maestros antiguos', de Thomas Bernhard, y 'El hombre sin atributos', de Robert Musil.
Tal y como confesaba el autor al blog Viñetas y Bocadillos, de RTVE, su elección de 'Alicia en el País de las Maravillas' se basa, precisamente, en la fama de la novela: "Elegí la obra de Carroll porque, si trabajas con un estilo sencillo como a mí me gusta, es bueno utilizar arquetipos, y todo el mundo conoce a los personajes de Alicia".

Del mismo modo, el autor confiesa que esa "libertad" de dar por sentada la historia, le permitió evolucionar hacia otra línea argumental: "En la historia original de Frankenstein in Sussex, de H.C. Artmann, Alicia aparece también como un personaje (pero en una línea bastante diferente), así que vi la oportunidad de combinar ambas historias. Comencé más próximo a Carroll y cambié poco a poco hacia la historia de Artmann. Me pareció una excelente idea".

En definitiva, el trabajo de Mahler en 'Alicia en Sussex' vuelve a confirmar que la clave para sobrevivir y destacar en un ambiente ya explotado es saber adaptarse al cambio y buscar siempre una vuelta de tuerca más. Y es que nunca habrán visto ni verán otra Alicia tan original y divertida como la de Mahler, y eso es mucho decir en un país tan concurrido como el de las Maravillas.