Banner

lunes, 9 de enero de 2017

James Bond y Nick Furia, dos superespías del cómic


El inicio de 2017 pueden ser trepidantes gracias a dos de los mayores agentes secretos de la historia del cómic, James Bond y Nick Furia, que regresan con dos títulos imprescindibles: la nueva serie de Bond con guiones de Warren Ellis y la etapa clásica de Nick Furia de Stan Lee, Jack Kirby y Jim Steranko (cuyos episodios están considerados una obra maestra del cómic).

Cuatro años antes de saltar al cine con Dr. No (1962), James Bond ya protagonizaba su propia tira de prensa (1958), con gran éxito. Y desde entonces el mejor agente secreto de la historia ha estado presente, de una u otra forma, en las tiras de prensa y en los comic-books; aunque casi ninguna de sus aventuras haya llegado a España.

Pero ahora Panini nos trae la nueva serie protagonizada por el personaje: Ian Fleming James Bond 007, publicada por Dynamite Entertainment en Estados Unidos y que se divide en arcos argumentales de seis números. El primer tomo se titula Vargr y es obra del estupendo guionista Warren Ellis(Transmetropolitan, The Authority) y el dibujante Jason Masters.

Una serie que nació en noviembre de 2015, coincidiendo con el estreno en todo el mundo de Spectre, la última película del personaje protagonizada por Daniel Craig, con la que comparte un ritmo endiablado e incluso una secuencia anterior a los créditos iniciales (una de las características de la saga cinematográfica). El personaje del cómic también se comporta como Daniel Craig, aunque físicamente nos recuerde más al actor Jon Hamm (Mad Men).

El cómic comienza con una misión de venganza en Helsinki y después trae de vuelta a Londres a Bond para asumir el trabajo de un agente 00 caido en combate en un caso local de drogas. Aunque como era de esperar, lo que parece una misión rutinaria, pronto se convertirá en una complicada misión de espionaje internacional con el destino del mundo en juego.

Un tebeo en el que Warren Ellis se las apaña para introducir todos los típicos y tópicos de la saga de Bond, desde la traición de una agente doble hasta los coches de lujo, sin olvidar los inventos de Q. Un guion emocionante y trepidante que parece una película gracias a los dinámicos dibujos de Jason Masters.

De momento el personaje ha protagonizado otras dos aventuras Eidolon (2016), también con guiones de Warren Ellis, y Hammerhead (2016) de Andy Diggle y Luca Casalanguida. Esperamos que podamos verlos muy pronto en España.

Nick Furia, agente de Shield: El mejor hombre
La mejor prueba de la influencia en el cómic de James Bond es el personaje de Nick Furia, el espía definitivo del Universo Marvel creado por Stan Lee y Jack Kirby en 1963. Aunque el actor que lo haría inmortal sería Jim Steranko que, con este personaje, firmó algunos de los mejores cómics de la historia de Marvel. La editorial Panini nos ofrece, en dos tomos, esta imprescindible obra maesta. Ya está a la venta el primero Nick Furia, agente de Shield: El mejor hombre, que incluye el trabajo de esos tres grandes autores y otros genios como John Buscema (en su primer trabajo para Marvel) o John Severin.

Pero antes de meternos de lleno en este tomo hagamos un poco de memoria porque la historia de Nick Furia es una de las más complicadas de Marvel. El personaje nació en mayo de 1963 a raíz de una apuesta de Stan Lee contra su editor, Martin Goodman. Martin aseguraba que con un personaje llamativo y un buen dibujante los tebeos se vendían solos, mientras que Lee defendía la importancia del guion.

Por eso Lee apostó a que podía hacer triunfar a una colección con un nombre espantoso: Sargento Furia y sus comandos aulladores, y encima ambientada en la Segunda Guerra Mundial, cuando el género bélico estaba más que pasado de moda. El cómic se publicó en mayo de 1963 y no hay que decir que fue un nuevo éxito para la editorial (acaba de ser reeditado por Panini y SD en un tomo de su impresdindible colección Marvel Limited Edition).

Otro de los aciertos de Lee es que el universo Marvel era un mundo en el que sus personajes solían compartir aventuras. Y desde el éxito de Furia, los lectores le preguntaron que si había sobrevivido a la Segunda Guerra Mundial y, en tal caso, que a qué se dedicaba un héroe como él. Por eso Lee rescató al personaje en una historia de los Cuatro Fantásticos y enseguida se decidió a darle su propia colección. Por lo que Furia se convirtió en uno de los primeros personajes de Marvel en tener dos títulos y, además ambientados en dos épocas históricas distintas.

En esa época James Bond triunfaba en el cine y en la televisión los espectadores vibraban con las aventuras de The man from UNCLE (El combre de CIPOL) las dos mayores influencias de Stan Lee a la hora de crear Nick Furia Agente de SHIELD. Para ello recurrió a su media naranja, el dibujante Jack Kirby, creador de casi todos los héros clásicos de Marvel. 

En apenas 12 páginas crearon al espía definitivo. Para empezar pusieron un parche a Furia y lo ascendieron de sargento a comandante. Y crearon todo un universo en el que ya aparecía SHIELD, la organización de espías que dirige Furia, y su gran enemigo: Hydra (una organización terrorista cuyo líder, al que no se veía la cara y que acariciaba a una pantera, recordaba a uno de los villanos más famosos de Bond, Ernst Stavro Blofeld, el lider de Spectra, que acariciaba sin para a su gato blanco en las películas).

En esas doce páginas también aparecían los androides copia de Furia que tanto juego han dado en el cómic y las películas, su famoso coche volador y el Helitransporte, una gigantesca fortaleza volante que, enseguida, se convirtió en uno de los símbolos de SHIELD y de todo el Universo Marvel.

Jim Steranko, un mito de los cómics
Los primeros números ya fueron memorables gracias a los guiones de Lee y a los dibujos de Jack Kirby y otros grandes dibujantes como John Severin o el inolvidable John Buscema (Conan, Estela Plateada) que regresó a Marvel con este trabajo. Pero todo cambió a raíz de la incorporación de un joven dibujante que había llamado la atención de Stan Lee: Jim Steranko.

Steranko protagonizó el ascenso más meteórico de la historia de los cómics. En apenas cinco números pasó de entintar los lápices de Jack Kirby a hacerse con el control total de la colección, convirtiéndola en un clásico instántaneo. 

Su revolucionario estilo visual, su fuerza narrativa y plástica y sus guiones adultos llevaron la serie a cotas de calidad jamás pensadas para un cómic de superhéroes. Su mayor influencia fue el cine, como atestiguaba su forma de jugar con las composiciones de las páginas, su manera de mezclar viñetas de diferentes tamaños y el dinamismo de sus dibujos. Un cómic revolucionario en todos los aspectos que hoy, más de 50 años depués, nos sigue pareciendo revolucionario. 

Su éxito permitió que Furia tuviera su propia colección en solitario Nick Furia, agente de SHIELD, que también escribió y dibujó Steranko y que se publicará, en febrero,  en el segundo de estos imprescindibles tómos dedicados al personaje.