Banner

viernes, 3 de febrero de 2017

'Safari Honeymoon', surreal isometría en cómic


Hace ya más de un año, DeHavilland Ediciones nos sorprendía con la publicación del trabajo de Jesse Jacobs, un inclasificable autor del cómic más independiente, con 'Por sus obras los conoceréis'. En aquella obra, mezcla de relato cosmogónico y aventura surrealista, el autor ya nos avanzaba las claves de su estilo. Ahora, la editorial repite con 'Safari Honeymoon', otra historia en la que Jacobs pone todas sus peculiaridades en el asador: asombrosa inventiva, cierto tono feísta y adscripción al tebeo más moderno y fuera del circuito comercial.

La historia que cuenta 'Safari Honeymoon' es bien sencilla: una adinerada pareja de recién casados contrata a un guía para que les lleve de expedición a un remoto planeta vegetal lleno de amenazas. A pesar de lo peligroso, parece que este tipo de excursiones es habitual. Una vez allí, se encontrarán con todo tipo de criaturas que desafiarán nuestras categorías cognitivas.

El argumento de la obra es, en este caso, lo de menos. Es tan sólo la excusa para el despliegue imaginativo y visual de Jacobs. Acabado en sólo tres colores (blanco, negro y verde), cada página es una demostración de un autor obsesionado con la geometría, las vistas isométricas, los tratados de historia natural o la criptobotánica. Porque la naturaleza representada por el autor no es en absoluta terrestre, nos recuerda a aquellas a aquellas formas desconocidas del manuscrito Voynich. Sorprende la habilidad de Jacobs para imaginar formas de vida alternativas, un sorprendente hallazgo al que se enfrentan a la vez lector y los protagonistas de la obra.

Planteado de esta manera, el cómic pone ante nuestros ojos una estética deliberadamente fea e incómoda, quizá para hablarnos del miedo a todo lo que nos es ajeno. O más bien, al peligro de relativizarlo todo desde el punto de vista propio. En la obra, los turistas ni siquiera son conscientes del peligro que corren, quizá porque han idealizado ese mundo ajeno a ellos como una fantasía exótica. Aquí, el guía de la pareja es el sosías del autor: el único acostumbrado a su entorno, capaz de ver más allá de los demás.

Así pues, la obra podría ser leída como una crítica al neocolonialismo, o algo más general: el de los prejuicios capitalocéntricos. De todas maneas, creo que todas estas lecturas son añadidos al carácter primario, puramente visual y experimental de la obra. Sólo así se explican todas las páginas en las que la narrativa deja paso a la mera exploración visual.

'Safari Honeymoon', en suma, reivindica otra manera radicalmente diferente de entender el cómic, y señala el camino a toda una generación de nuevos talentos que, como Jesse Jacobs, busca en ellos nuevas formas de expresión. Bien por DeHavilland en su colección La Mansión en Llamas por seguir estos derroteros y mostrarnos la variedad y calidad del cómic contemporáneo.