Banner

jueves, 13 de abril de 2017

'La muerte de Guernica', en viñetas


Las viñetas de 'La muerte de Guernica' recrean con fidelidad el ensayo de Preston que detalla la cadena de hechos que culminó en ese fatídico día que cambió la historia: desde las tácticas de la Legión Cóndor y sus tratos con Franco hasta la obsesión del general Mola y la impagable labor de corresponsales legendarios como el periodista británico George Steer.

'La tragedia de Guernica', la crónica de Steer sobre la masacre, se publicó en 'The Times' y 'The New York Times' el 28 de abril de 1937. José Pablo García la traduce a viñetas para trasmitir «el enorme impacto» que aquella descripción del infierno de Guernica tuvo en la escena internacional. Muestra también la influencia del artículo de Steer en Pablo Ruiz Picasso y en la creación de su obra más icónica y universal, 'Guernica', un símbolo contra la barbarie y un hito antibelicista y de la historia del arte.

Como Preston en su ensayo, García recrea en sus viñetas el antes y el después del bombardeo, «de las amenazas que prendieron la mecha de la masacre a las llamas de una ciudad arrasada por el bombardeo, o el humo de las mentiras que intentaron silenciar la polémica internacional por la matanza». Su intención es «retratar la crudeza», pero sin recrearse «en el sufrimiento».

Admite que este trabajo ha sido «más exigente y complicado» que su anterior colaboración con Preston. Necesitó una documentación «más precisa». Se inspiró en todos los documentales que pudo y mantuvo «línea directa» con Preston, que puso al servicio del dibujante su archivo personal y con quien intercambió «un sinfín de correos electrónicos».

Pablo García estudió minuciosamente los detalles de de los bombarderos que perpetraron la masacre y la biografía y las circunstancias de personajes cruciales en la tragedia, como el general franquista Emilio Mola o el padre Alberto Onaindía, testigo y relator en primera persona del bombardeo del 26 de abril de 1937. Una masacre que quedó grabada en la conciencia europea como la primera sobre una ciudad «abierta» arrasada durante tres terribles horas de bombardeos y ametrallamientos en vuelos rasantes. Una atrocidad perpetrada en día de mercado que sería luego objeto de una campaña de manipulación no menos terrible.

El joven ilustrador y guionista malagueño atrajo la atención de los editores con 'Las aventuras de Joselito' (2015), una sorprendente aproximación a la vida del cantante. Acaba de publicar 'Vidas ocupadas', la plasmación gráfica de su viaje por los territorios palestinos ocupados, de la mano de Acción contra el Hambre. Entre ambos títulos le invitaron a ilustrar la obra de Preston sobre la Guerra Civil, que supuso un inusitado éxito. Desde junio de 2016, se han realizado seis ediciones, de las que se han vendido más de 12.000 ejemplares, según un el informe de Tebeosfera, un cifra muy respetable en el ámbito de la novela gráfica.

No oculta el dibujante que, como Paul Preston, albergó «muchas dudas» sobre la aceptación de un cómic sobre la contienda. No se disiparon hasta que no llegó a los últimos capítulos. «Pensaba que iba a hacer un ridículo espantoso», admitió el dibujante malagueño sin sospechar que su trabajo sería un éxito.

El propio Preston llegó a penar que traducir sus ensayos a viñetas «era un disparate». «Mis colegas se van a reír de mí... -admite que pensó-, pero visto el resultado me han felicitado y mi mujer cree que es fantástico para llegar a más lectores», aseguró el hispanista en la presentación de aquel volumen.