Banner

sábado, 29 de abril de 2017

La Vanguardia:Un cómic para entender el tenis


En los años 60, el descubrimiento del deporte del tenis por buena parte de la sociedad española tuvo un escenario único: la pista central del Real Club de Tenis Barcelona - 1899. El Trofeo Conde de Godó ya se había asentado como uno de los grandes acontecimientos deportivos de nuestro país. Tras el dominio total de los jugadores extranjeros en sus primeras ediciones, los tenistas españoles ya daban muestras de su categoría y posibilidades futuras. Andrés Gimeno había levantado el trofeo en 1960, Manolo Santana en el 62 y había sido finalista en el 61, y Juan Gisbert se coronó campeón en 1965.

A ese auge del tenis español en los 60 se sumó el éxito de la Copa Davis. Un equipo de leyenda formado por Manolo Santana, Juan Gisbert, Juan Manuel Couder y José Luis Arilla bajo la capitanía de Jaime Bartrolí, irrumpió ante el delirio general en esa pista central del RCT Barcelona que Juan José Castillo bautizó como pista talismán. Había hambre de tenis.

Y esa hambre de tenis trajo nuevos aficionados al RCTB. Muchos de ellos jamás habían visto un partido de tenis. Fue entonces el club pensó que sería adecuado lanzar una campaña informativa para culturizar a esa nueva afición en el deporte de la raqueta. El RCTB ya tenía un sistema de información específicamente dirigido a los medios de comunicación, a los que abastecía de noticias y para los que tanto Jaime Bartrolí, como Miguel Lerín y Buenaventura Plaja, secretario del club, estaban siempre disponibles.

Pero había que llegar al gran público, y hacerles entender la curiosa aritmética del 15, 30, 40, o el juego en silencio, o los sets y una terminología del juego de palabras inglesas inexistentes en otros deportes. Y se tuvo la genial idea de hacerlo a través de unas viñetas de cómic. El club hizo imprimir 7.000 hojas con las viñetas explicando las reglas del tenis, a la vez que las adjuntó en los programas de las competiciones que se disputaban en la entidad y que en 1965 fueron una edición del Trofeo Conde de Godó y seis eliminatorias de Copa Davis camino de la Challenge Round ante Australia.

El cómic también se unió al tenis en un TBO Extraordinario Dedicado al Tenis. La idea nació en 1965 durante el III Curso de Especialización en Prensa Infantil organizado por la Escuela Oficial de Periodismo conjuntamente con la Comisión de Información y Publicaciones Infantiles y Juveniles del Ministerio de Información y Turismo. TBO, ante el gran número de profesionales interesados en el tenis, convocó un concurso para ilustrar con relatos originales de tenis uno de sus números. El RCT Barcelona colaboró con sus consejos técnicos e informaciones históricas a los artistas que lo desearan.

El gran Muntañola, vinculado históricamente al tenis, fue al autor de la portada. En las páginas interiores, Meliton Pérez, el náufrago de Coll, la familia Ulises y viñetas habituales de TBO compartieron páginas con ‘Dione, Historia de una Raqueta’, de Carmen Font de Millanes que ganó el premio de relatos ilustrados. Como diría Juan José Castilló, gracias al cómic el tenis ‘entró, entró’ en los nuevos aficionados.