Banner

domingo, 1 de octubre de 2017

Un cómic escolar contra el cáncer


Armados de una gran imaginación y solidaridad, los alumnos de 6º curso del CEIP de Balaídos elaboraron y protagonizaron un cómic dedicado a la lucha contra el cáncer infantil, ya que la recaudación de sus ventas fue donada a una asociación inmersa en esta dolencia y los ejemplares sobrantes se repartieron a los hospitales oncológicos de la ciudad.

Como cuando David venció a Goliat, una pequeña piedra fue suficiente para vencer a todo un gigante. En la actualidad este gigante se llama cáncer infantil y los alumnos del CEIP Balaídos han creado su propia 'piedra' en formato libro. Armados son sus particulares 'superpoderes' y liderados por su profesor Rubén Molinero, diseñaron y protagonizaron un cómic cuyos beneficios fueron destinados a la Asociación Alba Pérez además de ser distribuidos por las plantas de oncología de los hospitales vigueses para animar y hacer más agradable la estancia de los pequeños ingresados.

La finalidad inicialmente educativa del proyecto se vio sobrepasada por su gran repercusión y su altruismo. Y es que en el colegio vivieron de cerca esta enfermedad al padecerla uno de sus alumnos. "Les dejé elegir un trabajo para el tercer trimestre y salió el tema de los superhéroes. Nos pareció muy buena idea porque podíamos enfocarlo no solo desde el punto de vista fantástico sino que para ser un superhéroe no hace falta tener poderes, se puede ser también ayudando y pensando en los demás", explica Molinero.

Tras conseguir apoyos y publicidad para lograr imprimir los ejemplares, optaron por organizar una fiesta escolar este pasado mes de julio donde vendieron estos cómics no solo entre padres y madres de alumnos, sino entre todo aquel interesado. Los más de 500 euros que recolectaron fueron donados a una asociación que lucha contra el cáncer infantil.

Los auténticos artífices de este solidario proyecto fueron los alumnos de 6º curso del CEIP Balaídos. Aunque todavía son pequeños, la idea les "emocionó" desde el primer momento y se pusieron manos a la tablet con el trabajo. "Quería trabajar con ellos la capacidad lectora y comprensión escrita. Les propuse la idea del cómic, ya que son niños que escriben dos o tres palabritas todavía. Así hicimos estos cinco cómic que fusionamos en uno", matiza su profesor, quien explica cómo idearon a los villanos de los cuentos. " Cada equipo inventó su propio villano, ¿qué cosas están mal? pues tirar basura al patio, comer mucha comida basura, así fueron saliendo los diferentes malos. La idea principal era concienciar sobre lo que está bien y lo que está mal, educar de una forma lúdica y diferente. Y luego entre toda la clase íbamos haciendo el guión, revela Rubén Molinero, quien junto con otra tutora en Redondela son los único nominados en las Rías Baixas al premio nacional de mejor docente.