Banner

martes, 19 de diciembre de 2017

‘Blacksad’, el film noir hecho comic


Un gato negro mira desafiante a través de su gabardina. La portada del primer tomo de Blacksad se adivina entre sombras y claroscuros. Si el tebeo entra por los ojos, el dibujo de Guarnido, uno de sus creadores, traspasa las retinas.

La serie protagonizada por ese elegante gato antropomórfico, inspirado en Marlon Brando, engancha al momento. Con su primera edición, Blacksad: Un Lugar Entre Las Sombras nació el personaje detectivesco, que retrata la Norteamérica de los años cincuenta a través de un documentado trabajo de ambientación que enamoró a los aficionados al cómic y a los amantes del género Noir.

Empezaban los 90 cuando el dibujante granadino Juanjo Guarnido se trasladaba a Madrid, donde conocería al también dibujante y guionista madrileño Juan Díaz Canales. Díaz Canales le enseñaría un proyecto de cómic que tenía en mente con un gato detective como protagonista y Guarnido se ofrecería a dibujarlo dándole finalmente el enfoque serio que embarga la historia.

En el año 2000, la primera historieta de Blacksad vio la luz. Llegó al mundo sin saber que cinco álbumes más tarde la serie se traduciría a 20 idiomas, habría vendido más de dos millones de copias y se habría hecho acreedor de los más importantes galardones de la industria. Tres Premios Eisner, un Premio Harvey, un Premio de Angoulême, además del Premio Nacional del Cómic en 2014, son algunos de los que llenan la galería de este “héroe” de pelaje gatuno.

¿De qué va Blacksad?

John Blacksad comenzó fisgando, olfateando, acechando y golpeando en Nueva York. La Gran Manzana y su podredumbre de posguerra fueron escenario de un thriller con caligrafía de diario íntimo. El universo ideado por Guarnido y Díaz Canales está poblado de tramas “negras” tejidas con genial habilidad. Vestido con gabardina, fumador y bajo un halo de misterio, el detective gatuno es capaz perpetrar acciones cuestionables. Tiene un toque de nobleza, un código de honor, y un punto de perdedor.

En el primer tomo de sus andanzas, Blacksad: Un lugar entre las sombras, resaltan los tipos duros, soplones o matones a sueldo rodeados de billares o combates de boxeo. Ajeno a las amenazas, el investigador, siempre cerca de una mujer fatal o en compañía del reportero Weekly, no deja de dar zarpazos en más de 250 páginas. Las siguientes, en un barrio deprimido cualquiera a cuenta del racismo (Arctic-Nation), en Las Vegas con el trasfondo del macarthismo y el sprint nuclear (Alma Roja), en la Nueva Orleans condimentada con música, vudú, droga y cárcel (El Infierno, El Silencio), o en la mítica Ruta 66 a partir de un encontronazo entre beatniks, moteros y gente del circo (Amarillo).

Icono en EEUU

La ambientación y la genialidad de los padres de Blacksad, han hecho que el tándem Guarnido y Díaz Canales haya visto como su personaje se ha convertido en un icono clásico del cómic internacional. De hecho, es una de las diez viñetas más conocidas de este mercado. Además, fueron los primeros autores españoles que abrieron el mercado francobelga a un equipo completo de guionista y dibujante, una oportunidad que han aprovechado después muchos autores para publicar en esta industria.

Es en Estados Unidos, precisamente por la ubicación de las historias de Blacksad, donde este gato se convierte en todo un icono, un sello de identidad, gracias a ese halo de detective de novela negra a “la antigua”. Una característica ante las que el público americano es muy sensible. Aunque si hay algo ante lo que los lectores americanos se rinden son los superpoderes de sus ídolos: capacidades mágicas que el gato antropomórfico más sexy de la viñeta, a juzgar por las miradas que le dedican las felinas, no tiene, pero que solventa con ciertos atributos. Blacksad tiene garras, un oído muy fino y reflejos de gato, cualidades que atrapan la mente del lector.

Fuente:https://www.lemiaunoir.com/blacksad-comic-noir-arnedo/