Banner

domingo, 4 de febrero de 2018

Aya de Yopougon': el África más fresca, en versión integral



Aya de Yopougon es un cómic ya clásico, en Francia y en el África francófona. Incluso se hizo una película de animación inspirada en el cómic francomarfileño. En castellano, Norma Editorial ya publicó los 6 volúmenes de historietas de esta serie, con guion de Marguerite Abouet e ilustraciones de Clément Oubrerie. Ahora lo reedita en versión integral: ya ha salido el volumen 1, que agrupa los tres primeros álbumes de Aya. Este es un cómic fresco y divertido, que refleja la vida de la gente de un barrio popular de Abiyán, en Costa de Marfil.

El África del día a día

La historia de Aya, en sus tres primeros volúmenes, toca aspectos claves de la vida de las jóvenes africanas: el amor, el sexo, la infidelidad, la falta de dinero, la voluntad de destacar, los estudios, la amistad... En este cómic, escrito en clave femenina, no hay políticos poderosos, ni individuos extraordinarios, ni grandes luchadores por la libertad. Aya es una historia sin héroes. Los personajes no hacen nada que no hagan millones de otras personas en buena parte del planeta: trabajan, se aman, se odian, se engañan, van de fiesta. Este cómic consigue reflejar la vida cotidiana en el barrio de Yopougon, haciendo llegar el lector a las casas de sus personajes, a sus patios, a sus excursiones, a sus lugares de trabajo, a sus espacios de ocio. Abouet y Oubrerie consiguen conmover al lector con humor (y también con ternura) y con unas ilustraciones cargadas de luz y de color.

Protagonismo colectivo

A pesar del título, Aya no es realmente la protagonista de la historia. Esta chica sensata no sería nada sin sus amigas del alma, Bintou, Adjoua y Felicité. Estos cuatro personajes centrales son el centro de una telaraña que agrupa a sus familiares, sus compañeros de trabajo, sus rivales, los trabajadores del barrio. Es un auténtico retrato coral en que el protagonista real es la gente de a pie. En realidad, la serie de cómics pretende retratar todo un barrio, Yopougon (llamado también Yop City por sus vecinos) a finales de los años setenta. Es, obviamente, el barrio en que vivió Marguerite Abouet cuando era niña, justo en esa época. Y a través de los diferentes personajes de Yop, Aya acaba haciendo un retrato de la sociedad africana que se aleja mucho de los tópicos de guerra, hambre, enfermedades y miseria.

Alegría de vivir
Los personajes de este cómic viven en un barrio periférico. Y tienen muchas dificultades económicas: algunas de las chicas tienen que hacer de vendedoras en el mercado y algunas parejas de enamorados, al no poder pagarse una habitación, se citan de noche sobre las mesas del mercado, al aire libre, en el que llaman "hotel de las estrellas". Pero las dificultades no evitan que la gente se divierta. Las jóvenes protagonistas del cómic no son potentadas y no les faltan los problemas, familiares, sentimentales y económicos. Pero tienen muchas ganas de divertirse: cuando pueden van a la discoteca, salen de paseo, van a la peluquería, se hacen vestidos nuevos, o van a ligar. Son jóvenes cargadas de vitalidad y dispuestas a comerse el mundo, pese a todos sus problemas.

Denuncia sin lagrimita

Abouet no esquiva los temas difíciles: la poligamia, la infidelidad, la homofobia, la discriminación de la mujer, la sumisión de los jóvenes a los mayores, la pobreza extrema... Pero Aya no es un tedioso informe de Amnistía Internacional, sino un cómic fresco, divertido y con un punto de sátira sin mala fe. Para quien no conozca Aya, esta es una oportunidad ideal para aproximarse a un cómic para todos los públicos mítico. A los que hayan viajado a África, Aya les recordará sus mejores experiencias en el continente; y a quien no haya estado allí, este cómic le abrirá una ventana maravillosa a otra realidad. Y quien ya conozca Aya de Yopougon, con esta edición integral podrá reencontrarse con sus historias y volver a disfrutar de ellas.