Banner

domingo, 4 de marzo de 2018

Tres llaves secretas del cómic Locke & Key


Los relatos que, además de contar una historia lo hacen ambientándose en universos propios, permiten expandir su vida útil, incluso cuando la trama inicial ha llegado a su fin. La Tierra Media, Poniente, Mundodisco... Y si la obra en cuestión pertenece al género de la fantasía y, además, su argumento se construye a través de saltos en el tiempo e incorpora enlaces al pasado, el filón creativo se vuelve infinito. Por ello la mansión Keyhouse de la ficticia localidad de Lovecraft -¡cuánto revela la elección de este nombre por parte de los autores!- aún contiene secretos por descubrir.La serie de cómics Locke & Key, editada por IDW, es una de esas obras que pese a quedar en su momento cerrada -y muy bien cerrada- posee un potencial expansivo inagotable gracias a la originalidad de la premisa sobre la que descansa, el amplio marco narrativo en el que se desarrolla y las múltiples posibilidades que abre el poder explorar épocas del pasado en busca de los orígenes de un misterio. Gracias a esto, todos los seguidores de esta saga que quedaron huérfanos tras su final pueden disfrutar de Locke & Key: cielo y tierra, un tomo especial que llega ahora a España de la mano de la editorial Panini.

Entre los años 2008 y 2014 el escritor Joe Hill (hijo de Stephen King) y el dibujante Gabriel Rodríguez -con la imprescindible contribución en los colores de Jay Fotos- sorprendieron con una serie gráfica de terror y fantasía que se convirtió en uno de los fenómenos del momento en el sector del cómic. Además de conseguir una gran aceptación en el mercado, la obra fue reconocida por la industria con importantes galardones, entre ellos un premio Eisner y dos British Fantasy. Tras varios intentos frustrados este cómic tendrá por fin una versión televisiva de la mano de Hulu que empezó a producirse el año pasado.Una familia traumatizada por un suceso siniestro y que busca un nuevo comienzo en una antigua mansión es el punto de partida de esta historia de terror. El argumento gira en torno a unas misteriosas llaves secretas y puertas escondidas que tienen la capacidad de otorgar asombrosos poderes sobrenaturales y que, al mismo tiempo, pueden liberar oscuras fuerzas malignas. Volar, aumentar de tamaño, cambiar de sexo, viajar en el tiempo o incluso separar la mente del cuerpo son sólo algunas de las consecuencias que afrontan los protagonistas de este cómic sólo con atreverse a girar una cerradura y cruzar un umbral.

Fantasmas, espíritus y sombras comparten protagonismo con la familia Key en este relato repleto de magia, terror y misterio, en el que las mayores cotas de horror llegaban, no obstante, procedentes de individuos de carne y hueso, y de lacras que pueblan el mundo real de los vivos como la violencia, el crimen, el racismo o las adicciones. La trama de la historia original transcurría en tres momentos temporales: el final del siglo XVIII, los años 80 y el presente; y la solución a los múltiples secretos y misterios de la serie se iban suministrando poco a poco. Los 36 números -con más de un millar de páginas en total- que compusieron la serie Locke & Key narraban una historia completa, que no requería de continuación. Y aunque sus creadores no han exprimido de momento el fenómeno a la estela de su éxito, sí que ampliaron el universo creado alrededor de la misteriosa mansión Keyhouse con un puñado de relatos cortos que hasta ahora permanecían inéditos en España.

Panini trajo a nuestro país los enigmas y terrores de Locke & Key. Primero lo hizo con la publicación de seis volúmenes que recopilaban los arcos argumentales de la historia: Bienvenidos a Lovecraft, Juegos mentales, Corona de sombras, Las llaves del reino, Mecanismos de relojería y Alfa y omega. Después, hace aproximadamente dos años y medio, la editorial volvió a reeditar la obra, en dos tomos de formato omnibus. Y ahora completa la colección con la publicación del libro Locke & Key: cielo y tierra, aproximadamente medio año después de que IDW lo sacara al mercado en EEUU.Este nuevo volumen, de 72 páginas y encuadernado en cartoné, recopila tres de los cuatro especiales que hasta ahora Hill y Rodríguez han creado sobre el universo de Locke & Key: Se trata de In the can (publicado inicialmente en 2009), Abre la luna (2011) y Grindhouse (2012). La otra historia que hasta el momento existe derivada de la saga es Small World, un relato que vio la luz en diciembre de 2016 y que no se ha incluido en este recopilatorio de Panini.

Cada una de las tres historias que componen este especial tiene su propio tono dentro de la diversidad en la que se mueve Locke & Key: desde el terror más mundano provocado por la depravación humana, hasta la desgarradora angustia existencial que afronta el hombre en algunos momentos de su vida, sin renunciar a la característica emotividad que acompaña desde el inicio a esta obra de fantasía en la que también hay concesiones al humor. El dibujo de trazos limpios y definidos de Rodríguez que dotó de personalidad única a los guiones de Hill en la serie original se mantiene en estas nuevas historias en la misma línea. El tomo recopilatorio comienza con Abre la luna, una historia en la que Hill y Rodríguez vuelven a demostrar su valentía al abordar sin miedo un tema tabú para otros muchos autores como es la muerte infantil y construir a partir de ahí una fábula bella y melancólica. En esta historia, de tan solo 16 páginas, el padre de un niño enfermo decide en 1912 hacer con él un viaje en globo para que vea la Luna y los secretos que esconde dentro. Además de los evidentes guiños a Julio Verne, el relato está dedicado a Ray Bradbury, dos escritores que con su obra inundaron el mundo de fantasías y abrieron puertas a otros muchos autores.

Grindhouse es el segundo relato del álbum. El término que le da título define un género cinematográfico estadounidense con altas dosis de terror, crimen, sexo y violencia. El relato aquí se sitúa en la época de la Gran Depresión, cuando una banda de mafiosos ataca la mansión Keyhouse y desata una espiral de violencia que desemboca en un espeluznante final. También esta historia de 16 páginas está dedicada por sus autores a otro escritor, en este caso Lawrence Block, uno de los maestros de la novela negra estadounidense. La última historia que recopila el tomo es In the can -erróneamente traducida como En el bote, ya que la palabra inglesa can aquí haría referencia al término coloquial con el que se denomina una letrina-. Se trata de un relato de tan sólo seis páginas que se incluyó originalmente en un cómic especial que la editorial IDW editó en EEUU con motivo de su décimo aniversario para el que se dibujaron historietas cortas de las series más importantes de su catálogo. En este caso, al pequeño Bode Locke le surge la necesidad de ir urgentemente al servicio y cuando para su alivio encuentra una caseta en medio del campo descubre terribles sorpresas.Estos tres relatos que componen Locke & Key: cielo y tierra son auténticos tesoros para los amantes de esta saga -los lectores que no conozcan el original tendrán más difícil entusiasmarse con estas historias-. Pero el álbum guarda aun una sorpresa más. En la parte final, se incluyen varias fotografía de los creadores de esta obra en diferentes parajes de Nahant, la población de Massachusetts que inspiró la ficticia localidad donde se sitúa el cómic: Lovecraft. El nombre elegido para bautizarla es otro homenaje y toda una declaración de intenciones de lo que los autores tenían en la cabeza cuando iniciaron esta aventura, que aún tiene infinidad de posibilidades por descubrir. Muchos lectores quedarían encantados de que aparecieran más llaves.