Banner

jueves, 26 de julio de 2018

Sexo gay entre mutantes: el cómic por fin sale del armario


El cómic ha dado durante años una visión única del superhéroe: hetero, blanco y masculino. Con un cuerpo hercúleo y a poder ser varias mujeres peleándose por él. Así son Superman, Batman y compañía. Pero algo ha cambiado en el mundo del cómic en los últimos tiempos. La crisis de la masculinidad ha entrado también en las viñetas y se empieza a ver a otro tipo de héroes, que no responden al patrón marcado por el patriarcado.

Ya en la década de los 80, en Watchmen, se decía que Ozymandias parecía gay, pero ha sido en la última década cuando Marvel y DC han empezado a abrirse al colectivo LGTB. Hasta ahora tampoco lo habían hecho mucho. Los que más guiños habían hecho eran los X-Men, que en su equipo ya habían tenido gays y lesbianas. Han sido ellos los que ahora han revolucionado el mundo de las historietas gráficas al mostrar por primera vez sexo gay en un cómic mainstream. Esto no son novelas gráficas adultas llenas de violencia y relaciones sexuales por doquier, sino una serie dedicada a los más jóvenes que siempre se cuida mucho para no herir a los lectores más conservadores.

Ha sido en el último número de la serie X-Men Gold, el 31, donde se ha dado este paso tan importante. En esta edición se ha podido ver a Iceman, cuyo nombre real es Bobby Drake, en una escena postcoital junto a Pyro, Simon Lasker, antiguo villano de la patrulla mutante que ahora les ayuda. Ambos están desnudos de torso para arriba y comentan su noche de pasión de forma abierta. Una página entera de enredo en torno a una situación sexual gay que además ha significado una nueva revelación para los fans, que no sabían de la homosexualidad de Pyro hasta que le han visto en esta edición saliendo del baño y le dice que “puede volver con compañía”. Iceman le baja los humos diciendo que ha sido cosa de una sola vez, a lo que su amigo le dice que “fueron tres veces en realidad”.

Esta es la segunda identidad de Pyro, que como explican en el medio insticmagazine.com nació con el nombre de John Allerdyce y su creador, el artista de cómics John Byrne, ya intentó que fuera gay, algo que no consiguieron hacer realidad. Este personaje murió en los cómics y reapareció como Simon Lasker (mutante con el mismo apodo y los mismos poderes), que hasta ahora no se había pronunciado sobre su identidad sexual, y por ello ha sorprendido tanto en los aficionados de X-Men.

La duda de los seguidores de la saga es si con esta nueva relación Pyros será uno de los protagonistas de la nueva serie sobre Iceman en solitario que llegará en septiembre y que ya ha confirmado a otros mutantes como Kitty Pride o Bishop en sus viñetas.

Esta página es la muestra de la evolución de los cómics, ya que aunque todavía no haya un héroe con aventura solitaria abiertamente LGTB, sí que se han dado pasos introduciendo mucha más diversidad en sus historias. En este sentido X-Men va muchos pasos por delante de sus competidores, ya que ya en 2012 mostró la primera boda homosexual entre dos personales, la de Northstar con su compañero Kyle, mientras que este mismo año Iceman se daba su primer beso con un chico y se mostraba en las viñetas.

Los que no han dado ese paso han sido los filmes que adaptan las aventuras de estos superhéroes. Ni los X-Men en todas sus aventuras, ni ningún vengador, ni nadie de la Liga de la Justicia ha salido del armario, todos siguen el patrón heteronormativo que el cómic ya ha roto y que le hace ser mucho más libre, moderno y creativo.