Banner

miércoles, 24 de octubre de 2018

‘Belzebubs’: el black metal llega al cómic


De ser uno de los géneros musicales más extremos que existen, el black metal ha pasado a ser un elemento más del que la cultura popular se está apropiando. De esta manera, desde su explosión en los años 90, este tipo de música no apto para todos los oídos ha ido conquistando a más y más público, hasta el punto de que podamos encontrar en anuncios publicitarios, películas o videoclips comerciales algunos de sus rasgos más característicos: el corpse paint o maquillaje corporal de cadáver, el color negro en la indumentaria o las soflamas contra la religión en sus letras.

En el cómic, el black metal ha tenido una presencia testimonial: alguna adaptación de los hechos sucedidos en Noruega con el llamado “inner circle”, con asesinatos y quema de iglesias incluidas, o el genial cómic Black metal de Rick Spears y Chuck B.B., que permanece inédito en castellano. Ahora Dibbuks se ha animado a editar Belzebubs, del finlandés J.P. Ahonen, un cómic que empezó como webcómic en la revista Metal Injection y que se ha popularizado hasta dar el salto a otros medios como la animación e incluso la música.


Belzebubs es una tira cómica que se organiza narrativamente como un falso documental que sigue la vida de un pareja con dos hijos en un mundo en que el black metal es la cultura que comparte todo el mundo. A medio camino entre la realidad y la ficción, Ahonen aprovecha los tópicos más divertidos de esta subcultura (el maquillaje, la ropa claveteada y ajustada, la adoración al diablo, los nombres indiscernibles en las portadas de los discos) para crear una tira cómica divertida e inteligente. ¿Cómo debe de ser tener un bebé black metal? ¿Y si tu hija blacker adolescente se enamora de un fan del rock progresivo? ¿Quién trae regalos de Navidad a los blackers (Satan Claws, por supuesto)? Estas y otras preguntas de la vida cotidiana de una familia extrema tienen respuesta en esta tira cómica.


¿Es Belzebubs un cómic dirigido a un público muy concreto, a los heavys y, en especial, a los blackers? En cierta forma sí, porque algunas referencias (más explícitas, como que se hace a Emperor, o más veladas, como las que hay a grupos como Immortal o Behemoth) sólo las entenderán los iniciados al género. Pero dejando aparte estas referencias, lo cierto es que este cómic puede ser disfrutado por cualquier lector, teniendo en cuenta que, al igual que Calvin & Hobbes, otra tira cómica de la cual Belzebubs bebe mucho, cada lector proyectará un nivel de lectura diferente. Pero ya sólo por el enorme talento del autor, que sabe conjugar perfectamente un estilo amable y desenfadado, caracterizado por los trazos suaves y redondeados, con una temática agresiva y brutal, la lectura ya vale la pena.