Banner

jueves, 14 de marzo de 2019

Picasso vuelve al cómic para evitar que roben el Guernica


Picasso vuelve a las viñetas. En esta ocasión, lo hace bajo el amparo de la editorial Panini con una historia ambientada en la Guerra civil española. «La pieza» es el título del cómic que se ha presentado hoy en Freakcon. Rafael Inglada, de la Fundación Pablo Ruiz Picasso, y Rafael Vargas, dibujante de la obra eran los invitados a la mesa redonda.

«Es una invención, dentro de un contexto histórico, que juega con tramas de espionaje. Pero es muy interesante, sobre todo porque Picasso también estuvo ligado a los cómics, como recogió la exposición 'Viñetas en el frente'», explica Inglada. Vargas apunta que hace dos años conoció al 'Picasso republicano', y a partir de ahí surgió la idea de que si el Guernica era una herramienta propagandística, el bando contrario querría hacerse con ella. Habló con el guionista, Fernando Llor, y Panini aceptó de inmediato la propuesta.

«No sé lo que hubiera hecho Picasso en la situación que se plasma en el cómic, pero él era muy político y dejo constancia de estar a favor de causas republicanas, ya no solo en la guerra civil, sino también durante los siguientes años», anota Inglada.

Para el dibujante, no es ni un cómic bélico, ni un cómic de acción, sino que es un cómic accesible para todos los públicos. Es fidedigno a la época, pero han intentado que sea ligero, por lo que la narración prima sobre el rigor. En cuanto al color, a diferencia del Guernica, Vargas añade que «un colorista es capaz de destrozar un cómic o de sacarlo de la mediocridad, y en este caso, Jose Expósito ha hecho un gran trabajo».

El Guernica, según subraya Inglada, es un cuadro que ha ganado popularidad con los años. De hecho, tardó en regresar al país porque Picasso «no quería que su cuadro estuviera en la España de Franco». Aun así, pese a que sea un elemento esencial del cómic, no sale en tantas viñetas, debido a que si querían ilustrarlo de forma exacta tenían que pagar derechos de autor por cada imagen, quedando exentos solo si se «redibujaba», ya que pasaba a considerarse una interpretación.

¿Por qué Queipo de Llano? El dibujante responde que fue una decisión del guionista, porque era el general que se tiene en el imaginario como capaz de llevar a cabo una acción «terrorista», como hubiera sido la de robar y destruir el Guernica.