Banner

viernes, 30 de agosto de 2019

Milo Manara: los comienzos del rey del cómic erótico


En la época del Me Too, lo políticamente correcto y el miedo a moverse para no quedar fuera de la foto, tenemos a Milo Manara, el rey del cómic erótico, que celebra este año cinco décadas haciendo lo que mejor saber hacer: escribir y dibujar cómics con grandes dosis de sensualidad. Manara, cuyo nombre real es Maurillo Manara (Luson, Bolzano, 1945) es mucho más que un viejo verde, como le calificarían algunos. En el erotismo (que no pornografía) ha encontrado una vía para explicar todo tipo de historias, bellamente dibujadas y con diferentes subtextos. Y es que tal y como él mismo afirma: «Yo no digo que el erotismo sea importante, pero sí que ocupa el sesenta por ciento de nuestras vidas».

Sus inicios en el mundo del cómic se deben en cierta medida al escultor español, afincado por aquella época en Italia, Miguel Ortiz Berrocal. Mientras el italiano trabajaba en el estudio de Berrocal, Manara descubrió en su biblioteca un cómic que le «cambió» su vida para siembre: «Barbarella». Barbarella era la protagonista de una historia de ciencia-ficción francesa creada por Jean-Claude Forest, cuya protagonista se convirtió en una de las más destacadas heroínas del género fantaerótico. Estos cómics tuvieron su época de mayor popularidad en los años 60 y 70. Por su parte, el cómic de Forest tuvo una adaptación cinematográfica en 1968, a cargo de Roger Vadim y protagonizada por Jane Fonda, y un musical en 2004. Para Manara fue descubrir un nuevo universo lleno de posibilidades, lo que le llevó a enfocar su carrera en esa dirección.

Codearse con los mejores
Al principio de su carrera tuvo que ilustrar muchos guiones ajenos, pero fue en la revista «Playmen» –una especie de «Playboy» italiana– donde tuvo la oportunidad de dar rienda suelta a su creatividad. Entró sustituyendo al también dibujante italiano Guido Crepax. En esta publicación nació serializada su obra más conocida: «El clic». El resto es historia.

Manara es una de las grandes estrellas del cómic mundial. Títulos como «Caravaggio», el mencionado «El Clic» y «Verano Indio» le han convertido en una referencia en el mundo de la historieta. En su trayectoria ha sabido codearse con los mejores guionistas de su época. Desde Hugo Pratt, con quién realizó «El gaucho», hasta Alejandro Jodorowsky en «Los Borgia». Pero también ha tenido la oportunidad de colaborar con el guionista norteamericano Chris Claremont en un cómic de «La Patrulla-X». Aunque, sin duda, el creador que más le ha influenciado y con quien compartió una fructífera amistad fue el cineasta italiano Federico Fellini. Ambos compartían su afición por el cómic (Fellini había trabajado como dibujante en su juventud), su pasión por las mujeres y un cierto modo de ver la vida. Para el director de «La dolce vita» realizó los carteles de «Entrevista» y «La voz de la luna» y se encargó de trasladar al cómic dos guiones que Fellini no llegó a llevar al cine, «Viaje a Tulum» y «El viaje de G. Mastorna». Además, para el también cineasta Pedro Almodóvar ilustró su novela «Fuego en las entrañas».

Con más de 70 años, Manara sigue dedicado a su pasión, que es la ilustración en todos su géneros y formatos. Entre sus trabajos más recientes se encuentra el diseño de una estatua de Brigitte Bardot, inaugurada en Saint Tropez en 2017 y este mismo año, la segunda y última entrega de «Caravaggio», la biografía sobre uno de los grandes pintores del Barroco.