Banner

miércoles, 18 de septiembre de 2019

RTVE:Un cómic recrea la Guerra Civil española en el aire


Hay cientos de libros, cómics y películas sobre la Guerra Civil española, pero La sombra del Cóndor (Trilita Ediciones) nos habla de un tema que se ha tratado muy poco: la importancia de la aviación, no solo en los combates sino también como forma de transportar las tropas. Un cómic del argentino Gerardo Balsa, que será una trilogía sobre dos aviadores, uno del bando republicano y otro del nacional, y del que acaba de publicarse el primer volumen: La sombra del cóndor, 1936. Bajo un cielo español.

“Hay -asegura Gerardo- muchísimos temas en la serie: el romance, las vidas destrozadas, el honor… pero me centro sobre todo en el tema de la aviación, que fue fundamental y del que creo que se ha hablado muy poco. Por eso investigué mucho, hablé con pilotos…”

El título del cómic alude a la fuerza de intervención aérea que el III Reich envió para apoyar a Franco y que pronto se haría tristemente célebre por su capacidad de destrucción. “El título juega con la sombra que proyectó aquella tristemente célebre Legión Cóndor en España -asegura Gerardo-.

“Tampoco podemos olvidar a la aviación italiana aunque no sea tan famosa como la alemana –añade-. Porque los italianos mandaron más aparatos y pilotos a combatir en España que los alemanes”.

“Los bombardeos a objetivos civiles se estrenaron en España”
Gerardo nos recuerda que: “Fue la primera guerra en la que el papel de la aviación fue decisivo. Y, tristemente, también donde se estrenaron los bombardeos a objetivos civiles, que no tenían ninguna importancia militar. Con ellos solo buscaban aterrorizar a la población. Un tema espinoso y doloroso, pero del que hay que hablar”.

“En España los ejércitos probaron muchas cosas que luego se aplicarían a la Segunda Guerra Mundial –añade el autor- Por ejemplo, como puede verse en este primer tomo con el traslado de las tropas de Franco de África a la península, el empleo de la aviación también fue decisivo para trasladar a los ejércitos de un sitio a otro”.

“Si Franco no hubiera podido traerse las tropas posiblemente hubiera tenido que negociar o idear otro plan -continúa-. Pero los alemanes enseguida le mandaron diez trimotores de transporte, los famosos Junkers y pudo hacerlo. Eso es otro hecho histórico, porque fue la primera vez que se transportó a un ejército por el aire”.

Gerardo, que se confiesa un apasionado de la historia, nos revela cómo empezó su interés por la Guerra Civil: “Allá, en Argentina, mi padre tenía un empleado en su taller que era un veterano de la Guerra Civil. Un anciano que me contó cómo había derribado un avión en la Guerra Civil, lo que para mí lo convertía en un héroe de película. Se tuvo que exiliar y terminó en Argentina como tantos republicanos”.

“La Guerra Civil es muy rica en hechos, en sucesos… todavía hay versiones contradictorias sobre muchas cosas… y siempre quise contar algo sobre ella desde este punto de la aviación, del que se ha hablado tan poco. Y que, sin embargo, es un tema muy popular en el cómic francés”.

Un obrero anarquista contra un oficial alemán

Los protagonistas de la historia son un obrero y un oficial alemán. “Por un lado –asegura Gerardo-, tenemos a Pedro Goya, un obrero madrileño formado en una escuela anarquista, como fue mi abuelo y que se convertirá en artillero. Y por el otro tenemos a Dieter von Moltlke, un aristócrata alemán alejado del nazismo porque, en esa época, la aristocracia alemana veía a los nazis como unos recién llegados y los miraba por encima del hombro”.

Aunque nos recuerde, por su porte, su elegancia y sus principios, al célebre Barón Rojo, Gerardo niega que se haya inspirado en el As de la Primera Guerra Mundial: “No, porque pienso que el Barón Rojo fue un héroe de opereta, para la galería. Era un piloto muy hábil pero tampoco el ídolo invencible en el que lo convirtieron”.

También destacan los personajes femeninos. “Quizá sea por la influencia de mi madre y mi hermana –confiesa Gerardo- pero me gustan los personajes femeninos fuertes. En esta historia destacan La Malagueña, una prostituta andaluza fuerte, orgullosa y apasionada, que se enamorará de Dieter (que es su cliente) y Sofía Rigau, una intelectual socialista catalana, que proviene de una familia burguesa y que tendrá una relación con Pedro”.

Personajes históricos

En el cómic tampoco faltan personajes históricos: “En este primer tomo –asegura Gerardo- aparece Franco en una viñeta. Con el bigote afeitado porque fue cuando hizo su viaje clandestino desde su cuartel de las Canarias, hasta Marruecos, donde se unió al ejército alzado de África”.

“Tengo ganas también de que aparezca George Orwell en Barcelona, de dibujar a Hemingway… El tema de la Guerra Civil da mucho juego porque llamó tanto la atención internacional que todo el mundo estaba mirando a España. También quiero dibujar a Millán-Astray, pero no sé en qué situación meterlo… todavía”.

“No se puede ser neutral con el tema de la Guerra Civil”

Gerardo asegura que: “No se puede ser neutral con el tema de la Guerra Civil. He intentado ser lo más objetivo posible pero por mi familia, que siempre ha estado muy ligada a España, mi corazón, mi simpatía, está con la República”

Y es que el cómic también nos habla de la sinrazón de la guerra. “Sobre todo –asegura Gerardo- porque era una guerra civil, lo que era mucho peor. Destruyó a más de una generación. El horror de la guerra está muy presente en este cómic. El horror, el absurdo e incluso la locura”.

Pero la guerra en el aire parece más estética y menos cruenta. “Tiene un punto atractivo –confiesa Gerardo-. Y narrar un combate aéreo es muy bello estéticamente porque puedes poner la cámara donde se te ocurra. Pero no olvidemos que hay una relación directa entre lo que pasa ahí arriba y el que está abajo, que vive el conflicto de otra forma menos bonita. Y eso también se ve en el cómic”.

No es la primera vez que Gerardo dibuja este tipo de escenas: “En una serie que hice para Francia U.47, ya dibujé multitud de aviones. Y ahí comprendí que no se podían dibujar de cualquier forma, sino que había que saber lo que podía hacer cada avión y lo que no. Me encanta dibujar máquinas y, sobre todo aviones”.

“No conviene documentarse con películas”
Gerardo también asegura que a la hora de documentarse “No es conveniente usar películas porque es información de segunda mano. Lo bueno es ira a la fuente, a los testimonios de los pilotos, a las fotografías de época… hay muchísima bibliografía entre la que bucear. Pero también hay que discriminar mucho porque a veces las fuentes no son fiables. Ha sido un trabajo de documentación enorme pero ha merecido la pena”.

En cuanto a las diferencias entre las aviaciones de ambos bandos, Gerardo asegura que: “Creo que la del bando nacional estaba mucho más preparada. Además era mucho más numerosa. Solo hubo un momento, en octubre-noviembre de 1936 cuando la aviación republicana tuvo un momento de superioridad, que fue cuando recibieron los nuevos aviones rusos. Pero la aviación Nacional siempre estuvo un paso por delante”.

“Además –añade- la República siempre tuvo un problema serio de escasez de aparatos, de munición, de pilotos, de personal… Eso lo he ido averiguando según me documentaba. Es un tema apasionante. Espero que todo ese esfuerzo se note en el cómic”.

Sobre sus planes para los dos álbumes restantes de la trilogía, Gerardo Balsa asegura que: “Estoy preparando el segundo y calculo que se publicará a mediados del año que viene. El argumento ya está terminado, lo que falta es dibujarlo”.

En cuanto a si tendremos un duelo en el cielo entre los aviones de los dos protagonistas, Gerardo afirma que: “No lo voy a adelantar. Si puedo comentar que veremos el entrenamiento de uno de los protagonistas y el bombardeo de Guernica. Pero vamos a mantener el suspenso sobre lo que pasa con los protagonistas”.


Enlace:  http://www.rtve.es/noticias/20190913/guerra-civil-espanola-aire/1979120.shtml