Banner

jueves, 7 de noviembre de 2019

60 años de “Astérix”: curiosidades del clásico de la historieta francesa que siempre tiene algo para decir


Era una mañana fresca en París. El calendario señalaba el 29 de octubre, un día como hoy, pero de 1959, sesenta años atrás. Los lectores pasaban por los puestos de diarios y revistas como cualquier otro día y pedían lo de siempre. Sin embargo, al darle una mirada a la variada oferta ocasional, muchos se sorprendieron al ver una nueva revista. Se llamaba Pilote e invitaba a la lectura.

Luego, adentro, en medio de las páginas, una historieta sobresalía. Se titulaba Astérix y nadie, ni siquiera sus creadores —el guionista René Goscinny y el dibujante Albert Uderzo—, sabían que convertiría en un clásico a nivel mundial.

Pilote era una revista de historietas francesa de la editorial Dargaud, fundada por Goscinny. Ese día nació, no sólo esta revista, sino también Astérix. Dos años le bastaron para saltar al formato álbum. Astérix el Galo salió en 1961 y de ahí en más jamás paró.

La dupla original firmó 24 álbumes hasta 1977, que murió Goscinny. Albert Uderzo creó ocho más en solitario. Luego, dos materiales de la dupla original se reeditaron para crear nuevos álbumes. Y llegaron las nuevas generaciones.

Adrenalina, la heroína

Los últimos cuatro (35, 36, 37 y 38) llevan la firma de Jean-Yves Ferry (guionista) y Didier Conrad (dibujante). Es una nueva generación porque hay nuevos aportes. Por ejemplo, el último, el 38, titulado La hija de Vercingétorix, que salió a las librerías en 24 de octubre pasado, tiene como heroína a una mujer.

Se llama Adrenalina y es una joven rebelde pelirroja con una trenza que recuerda a la militante ecologista Greta Thunberg. Aunque esto “es pura casualidad”, aseguraron los creadores en una conferencia de prensa en la sede de Hachette Livre, cerca de París, cuando se realizó el lanzamiento.

Didier Conrad confesó que se inspiró en su propia hija para el personaje y quiso ponerla en escena porque a excepción de Zaza (en el álbum El regalo del César), en Astérix no había ninguna adolescente.

“Después de 37 títulos, siempre es mejor elegir temas y tipos de personajes que no suelen ser cubiertos por los creadores de la serie si se quiere encontrar nuevas ideas y aportar cierta frescura”, explicó Ferry en aquella conferencia semanas atrás.

Siempre con la resistencia

Astérix relata la historia de un pequeño pueblo de Europa, el único que se resiste a la conquista de Julio César. Mucho antes del arsenal balístico o las guerras teledirigidas, Roma era un imperio en plena expansión. Todo lo que estaba a su paso lo conquistaba, salvo ese diminuto pueblo.

¿Por qué el ejército del César no logra abatirlos y anexarlos de una buena vez? Porque el valiente Astérix junto a Obélix, Asurancetúrix y otros tantos hombres y mujeres se lo impiden. Tienen una ayuda: una especie de droga, la poción mágica que prepara el druida Panorámix, que los hace más fuertes.

El leitmotiv de esta historia es la resistencia. “La resistencia no tiene el mismo sentido hoy que en la época en que nació Astérix. Surgió justo después de la guerra y todavía estaba el recuerdo de la resistencia al ocupante. Hoy en día es una resistencia más bien a la globalización”, le dijo a Infobae Cultura el actual guionista Jean-Yves Ferri, en una entrevista de septiembre de 2017, cuando visitó Argentina.

¿Y qué forma tiene la resistencia en el último número? Una red secreta de Avernos agrupada en el seno del FARC (Frente Arverno de Rechistencia Checreta: juego de palabras porque sus integrantes chochean) continúa la lucha contra los romanos.
Estos “resistentes” cuidan de la hija del jefe y su collar honorífico que recibió como herencia de su ilustre padre. Dos enviados del FARC, Monolitix e Ipocalorix (que recuerdan al general Charles de Gaulle y a Winston Churchill), vienen a darle refugio a Adrenalina en el pueblo de Astérix y Obélix. Sin embargo, los hombres del César la continúan buscando.

Las películas de Astérix

El cine siempre fue terreno fértil para Astérix. La primera película de animación sobre esta historia se hizo en 1967 y se tituló Astérix el Galo. Le siguieron nueve más hasta la última (hasta ahora), estrenada en 2018: Astérix: el secreto de la poción mágica.

Además de la animación, se hicieron cuatro films de imagen real, como suele decirse: Astérix y Obélix contra César (1999), Astérix y Obélix: Misión Cleopatra (2002), Astérix en los Juegos Olímpicos (2008) y Astérix y Obélix al servicio de su majestad (2012).
La quinta ya está en proceso. La dirigirá Guillaume Canet y aunque aún no se ha confirmado el elenco, sí se anunció el rodaje, que comenzará en 2020. Para anunciarlo, ayer, Camet publicó una foto en su cuenta de Instagram de él y del actor Gilles Lellouche caracterizados como Astérix y Obélix.

Los guionistas serán los franceses Philippe Mechelen y Julien Hervé, y Canet se ocupará de la adaptación y los diálogos. En esta ficción, que no está basada en ninguno de sus álbumes, los personajes viajarán hasta China, un país desconocido para ellos. Astérix y Obélix: el Imperio Medio, es el título.

El significado de sus palabras

Detrás de cada nombre y de cada expresión hay un secreto. Así funciona Astérix, como un código que necesita descifrarse. Por eso, la aplicación de idiomas Babbel tradujo algunas acepciones y disipó las dudas. ¿Qué significado se esconde detrás de cada palabra?

“En francés, todos los nombres de los personajes tienen un significado. De modo tal que sea posible reconocer inmediatamente quién es galo y quién es romano. Los nombres de los galos generalmente terminan en -ix y los nombres de los romanos en -us. La terminación -ix es una referencia al famoso líder de las Galias, Vercingétorix”, explicó Laure Cesari, gerente de Proyectos del equipo de didática francesa de Babbel.

Al día de hoy, fue traducida a una enorme cantidad de idiomas, entre ellos latín y griego antiguo. Sin duda es la historieta francesa más popular del mundo. Este aniversario número sesenta hizo revalorizar su marca en Francia.

En estos días, se realizan todo tipo de actividades en el país galo. Por ejemplo, la red de metro parisina RATP previó algunas sorpresas: varias estaciones cambiaron de nombre para la ocasión, incluyendo “Place de Clichix” (Place de Clichy), “Menhirmontant” (Ménilmontant) y “Gare de Lugdunum” (Gare de Lyon). Otras fueron decoradas con galos famosos.

La estación Rome fue rebautizada “Están locos estos romanos” y totalmente renovada en la noche con páginas de la historieta en lugar de los anuncios publicitarios habituales. Los homenajes a Astérix también son visibles en algunos vagones donde hay fragmentos del cómic expuestos. Además, se distribuyó la poción mágica en la estación Gare de Lyon.

Con resistencia, con diversión, con pócimas mágicas y con inteligencia, todo indica que hay Astérix para rato. El mundo entero lo merece.