Banner

lunes, 8 de marzo de 2021

"El pequeño Spirou" regresa un año y medio después de la muerte de su co-creador


 Un año y medio después de la muerte de su co-creador y guionista Philippe Tome, El pequeño Spirou vive nuevas aventuras. El dibujante Janry, que ha imaginado al irreverente personaje con su cómplice, ha retomado la serie solo y ha publicado el pasdo mes de febrero en la revista Spirou Je l'appelle Divine, una historia inédita de seis páginas en la que se trata de amor, amistad y traición.

El dibujante de 63 años, que trabaja por primera vez sin Tome, a quien había conocido a la edad de 15 años, abordó esta nueva página de su vida "sin estrés, dejando arrastrar [su] imaginación."

En 2019, Janry contemplaba el futuro con mucha menos serenidad: "Tenía una postura un poco angustiada ante la tarea que se me presentaba. Entonces comencé con una broma, y luego una segunda." Su primera broma post-Tome muestra al Pequeño Espirou jugando con un dron.

Una historia de adulterio para niños

En Yo la llamaba Divina, Janry ha imaginado, fiel al espíritu de la serie, una historia de adulterio para niños: la "traición" del padre de Spirou, que se acuesta con la mujer de su mejor amigo. Una historia que permite comprender la ausencia del padre de Spirou de la serie. " Elegí este tema, porque es el tipo de traición que todos encontramos algún día en nuestra vida", señala Janry.

Antes que nada, Janry tuvo que aprender a escribir un guión solo. Pudo "hacerse la mano" en su otra serie, Pásame el cielo, y llamó a los guionistas Maryse Dubuc (Los ombligos) y Jacques Louis, autor "divertido y melancólico" de Family Life: "Me ayudó a organizar la historia, a escribir los textos."

Juntos han añadido una dimensión metafórica a la historia: una mariposa que simboliza a Cupido se posa en la frente de Spirou que acaba de dar su primer beso. La historia termina con la misma mariposa, que se posa esta vez en la frente de Antoine Vertignasse, el mejor amigo del joven héroe que se enamora de su prometida Suzette... Una manera delicada de justificar la ausencia del personaje de "Verde" de las aventuras de Spirou y Fantasio.

"La sensación de tenerlo siempre detrás de mí"

Continuar El pequeño t Spirou sin Tome "es extraño", concede Janry. "No tengo calificativo. Felipe y yo éramos muy, muy cercanos. Su ausencia es traumática. Trabajo con la sensación de tenerlo siempre detrás de mí. Me recuerda que no debo decepcionarlo. Es una presión positiva. Perder mi trabajo es insultar todo lo que hemos hecho hasta ahora, y lo que él ha hecho." La historia de Yo la llamaba Divina se desarrolla así entre pasado y presente, como una metáfora de lo que atraviesa actualmente el dibujante.

El pequeño Spirou seguirá existiendo en los próximos años. Un decimonoveno álbum, que Janry dibuja a su ritmo, saldrá próximamente. " Estoy menos tenso ante la perspectiva de tener que continuar la serie. Dibujo cada vez que encuentro algo que no es un insulto a nuestro trabajo", confiesa. Ya tiene una decena de gags en caja. Más de veinte gags antes de terminar el álbum. "Avanza con el tiempo. No tengo un plan."