Banner

jueves, 29 de enero de 2015

Relatos del oeste, paisajes de Canadá


Canadá es un lugar con gran potencia de seducción. A los niños les suele llamar la atención su vistosa bandera y enseguida el país entra a formar parte de sus favoritos. Muchas personas descubren durante los desfiles de los Juegos Olímpicos que aquella vieja querencia de la infancia sigue latente, y los aficionados a los cómics lo comprobarán de nuevo ahora al pasear entre las estanterías de novedades. Allí se toparán con unos tomos, cuyas austeras portadas parecen no albergar nada excepcional para destacar sobre el resto. Sin embargo, un inconfundible uniforme rojo resulta suficiente para atrapar la mirada y activar entusiasmos olvidados: ¡La Policía Montada!

Su exótico cuerpo de seguridad federal es uno de los reclamos más populares de Canadá, pero pese a la curiosidad que despierta, no se ha prodigado mucho por los terrenos de la ficción. Alguna película en las mortecinas sobremesas de fin de semana o la olvidable serie de televisión 'Rumbo al sur' eran las apariciones más destacadas de la Policía Montada en nuestro país. Hasta ahora, que de la mano de la editorial Ponent Mon llega 'Trent': un cómic creado por el escritor francés Rodolphe Daniel Jacquet y el dibujante brasileño Luis Eduardo de Oliveira (Leo). La obra es un clásico del western que se publicó entre 1991 y 2000, pero que estaba inédita en España.

Durante casi una década, Rodolphe y Leo publicaron ocho álbumes de 'Trent', colección que abandonaron súbitamente para iniciar el proyecto de 'Kenia'. Sin embargo, en 2008 la editorial francesa Dargaud desempolvó estas aventuras y las recopiló en tres volúmenes de formato integral, que son los que Ponent Mon trae ahora a España. Los autores aprovecharon aquella reedición para rendir un último tributo a su personaje y despedirlo con los honores que merecía. Así, el último tomo, que saldrá a la venta en enero, se cierra con un original epílogo que, en palabras de los padres del entrañable sargento canadiense, "permitirá a los amigos de nuestro viejo 'mountie' seguir soñando y corriendo aventuras aún más lejos".

Rifle en mano, un soldado camina entre gigantescos árboles. El mismo hombre, esta vez a lomos de un caballo negro, avanza por la nieve entre imponentes montañas. Estas imágenes ilustran las portadas de los dos primeros volúmenes de la colección y son un certero adelanto de la atmósfera que envuelve a la obra. Silencio; soledad; búsqueda. 'Trent' es un western clásico, aunque particular por muchos motivos. El más evidente es que no se desarrolla en EEUU, aunque el más relevante es que en sus páginas encontramos más filosofía que disparos.

El hilo conductor que unifica todos los relatos es el descubrimiento de un personaje complejo, que vive la mayor parte del tiempo sumido en la nostalgia. Sus pensamientos oscilan entre los recuerdos de un pasado doloroso y las ilusiones de un futuro prometedor. En las misiones del sargento Trent aparecen forajidos, persecuciones y tiroteos, pero sobre todo hay sentimientos, romanticismo e, incluso, poesía. Hombre puritano, introvertido y melancólico, la suya es una historia de nuevas oportunidades en la que se ensalzan los valores humanos más tradicionales: honor, responsabilidad, familia...

"El genio no es más que la infancia recuperada". La frase es de Baudelaire , y Rodolphe la cita en el prólogo del primer volumen para explicar las raíces de 'Trent'. Las aventuras del sargento son deudoras de las obras de Walter Scott, Julio Verne o Jack London que leyó en su juventud. Pero por encima de todas, el autor francés subraya la influencia de James Oliver Curwood, escritor estadounidense que narraba historias ambientadas en los helados parajes de Canadá. Según reconoce, en aquellas novelas descubrió "las grandes ansias y desilusiones del hombre: la amistad, el amor, el sentido del deber y su cumplimiento, el deseo de vivir a toda costa, y la sospecha de que existe un destino, que es ineludible".

La invitación al viaje y al descubrimiento de la naturaleza es otra de las características que distingue a esta obra. 'Trent' es un auténtico álbum de postales y una reivindicación del entorno salvaje. El espectacular catálogo de paisajes de Canadá pintado por Leo nos traslada a las diversas y desconocidas tierras del Gran Norte americano. Las misiones del sargento Trent le llevan hasta fríos enclaves asolados por la nieve, bosques amenazadores, parajes del ártico en los que la noche dura dos meses... Sugerentes entornos que el ilustrador brasileño brinda ante nuestros ojos con minucioso detalle a través de un dibujo realista, intensificado con colores vivos.

A menudo, acotar el público preferente para un cómic resulta complicado, pero en el caso de 'Trent' todavía más. Aunque no hay excesiva violencia, la profundidad psicológica del protagonista lo acerca sobre todo a destinatarios adultos. Sin embargo, los revólveres, peleas y caballos pueden resultar irresistibles para los aficionados más jóvenes. Los incondicionales del género de los superhéroes son los que a priori menos motivos de interés pueden encontrar, pero nunca se sabe. El sargento Trent no tiene ningún superpoder, pero es un hombre en búsqueda constante del bien y con un pasado que le angustia. En esto, al menos, no es tan diferente a algunos ídolos con máscaras o capas.

La publicación de las aventuras de 'Trent' en España forma parte de la apuesta de Ponent Mon por los western clásicos de la BD (denominación por que se conoce a la escuela de cómic franco-belga). 'Wanted', 'MacCoy', 'Ringo' o 'Jerry Spring' son otros de los títulos con relatos del oeste rescatados recientemente por la editorial catalana que en los últimos años no para de hacer méritos entre los amantes de las historias de indios y vaqueros. Pero en este caso... un cómic de la tradición de EEUU, ambientado en Canadá, producido en Europa y dibujado por un brasileño. ¿En qué estantería lo colocamos? En cualquiera. Merece sitio en todas.