Banner

miércoles, 4 de febrero de 2015

El Mundo:Ya nadie quiere a la Primera Familia... ¿O sí?


Y por fin apareció. El 27 de enero salió a la luz el primer trailer del 'reboot' de 'Los 4 Fantasticos' (ahora 'Cuatro Fantásticos' a secas), la producción de Hollywood que más secretismo y rumores a su alrededor que ha tenido en los últimos meses. Históricamente, las adaptaciones de la Primera Familia de los cómics Marvel nunca han tenido una vida sencilla. La suerte nunca les ha acompañado. Pero en el caso de la película dirigida por el emergente Josh Trank ('Chronicle') las cosas han tocado techo. Y es que los avatares del filme no se reducen simplemente al mundo del cine, sino que han afectado colateralmente a la serie regular del cuarteto, que será cancelada en abril sin vistas a un nuevo 'número uno' a corto plazo, lo que ha supuesto un auténtico 'shock' entre los aficionados del tebeo. Y eso  que se trata de una comunidad acostumbrada a verlas 'de todos los colores' .

Para captar la verdadera importancia de Reed Richards (lo de Mr. Fantástico anda muy en desuso), La Mujer Invisible, La Antorcha Humana y La Cosa hay que poner en contexto su peso en el imaginario superheroico. "Nunca fue un simple tebeo de superhéroes, sino más bien la partitura definitiva de un ejercicio de jazz que, a fuerza de ir improvisando durante décadas, acabó convirtiéndose en una sinfonía romántica". Con estas sentidas palabras describía Rafa Marín, escritor y primer y único guionista español de la serie, a 'Los 4 Fantásticos', la colección creada por Stan Lee y Jack Kirby en noviembre de 1961. La misma en la que parirían 102 números que cambiarían por completo el panorama del cómic estadounidense, dando lugar a la llamada Edad de Plata del medio.

En dicha colección, en palabras del propio Marín, ambos autores supieron aportar "el tono epopéyico y humorístico necesario para dotar a sus historias de un ambiente especial que apenas se ha conseguido repetir desde entonces", una "oda heroica" que toca techo a partir de 1965, coincidiendo con la llegada del entintador Joe Sinnott, cuando se produce "un salto exponencial" en las aventuras del mítico cuarteto, dando lugar a "la edad de oro de una revista que quiso ser, y fue, la mejor revista de comics del mundo", tal y como rezaba en el logo de su cabecera.

Con este panorama, los 4 Fantásticos no tardaron en ser considerados una golosina para diversos productores que buscaban trasladar su éxito a otros medios. En 1967 Hanna-Barbera preparó una serie de dibujos animados bastante fiel al cómic, potenciada por los diseños del maestro Alex Toth pero la latrastraba las limitaciones económicas. En la serie de animación de 1978, producida por DePatie-Freleng Enterprises, llegaron a participar los propios creadores del cuarteto (más Roy Thomas), pero es recordada principalmente por la introducción de un robot, H.E.R.B.I.E., en lugar de la Antorcha Humana. El motivo era que los derechos del personaje habían sido vendidos con anterioridad a la Universal, que buscaba hacer una serie en solitario del personaje. Pero a día de hoy, la leyenda urbana de que su exclusión se debió al temor por parte de la cadena NBC de que los niños se pegaran fuego después de ver a Johnny Storm gritar "¡Llamas a mi!" sigue yendo de boca en boca. 

El paso de los 4F por la pantalla tampoco estaría carente de contratiempos. En 1986 los derechos fueron a caer en manos del productor alemán Bernd Eichinger, quien quería hacer una película de 40 millones de dólares. Pero seis años después no había logrado el capital necesario para trasladar los poderes de los personajes a la gran pantalla y acabó contratando a la compañía del mítico Roger Corman con el fin de que hiciera una película que le permitiera conservar la licencia de los personajes. Y el maestro de la 'serie Z' no defraudó: ajustó los gastos a un millón y medio, limitó el rodaje a 21 días y engatusó al equipo para cobrar una miseria a cambio de participar en el prometedor futuro de la franquicia. Un perro viejo como él no iba a dejar pasar la oportunidad de producir una película de culto... Que nunca fue estrenada en cines.

La cochambrosa película vivió un único pase el 19 de enero de 1994 con el fin de recaudar dinero para dos fundaciones infantiles. Eichinger se disculpó diciendo que él no había firmado "que tuviera que ser buena" y se dice que el propio Avi Arad, CEO de Marvel por entonces, compró todos los negativos por 2 millones de euros y los quemó. Pero alguna copia sobrevivió y durante años fue exhibida con tremendo éxito en convenciones de cómics de todo el mundo. En la actualidad no es difícil de encontrar en internet y se ha grabado un prometedor documental donde se aborda su historia llamado 'DOOMED! The Untold Story of Roger Corman's The Fantastic Four'.

Finalmente, tras otra serie de animación noventera tan cómica como decepcionante (aunque mejora en su segunda temporada), con el inicio de la fiebre sobre adaptaciones de cómics surgida tras el estreno de 'Blade' y 'X-Men', la 20th Century  Fox se atrevió a abrirle las puertas a Eichinger y lanzar su propia producción sobre el cuarteto en 2005. De tal unió salió una simpática película que no fue el horror que muchos temían al enterarse que Tim Story se encargaría de dirigirla, pero tampoco alcanzó el nivel artítistico que podría esperarse teniendo a mano la excelsa materia prima forjada por autores como los citados Lee y Kirby, John Byrne o Walter Simonson. Nuevamente, la polémica estuvo servida con la elección la latina Jessica Alba como Sue Storm (el propio Byrne echó leña al asunto), pero el resto del casting compensaba a los puristas. Ioan Gruffudd era un correcto Reed Richards, Chris Evans disfrutaba en el papel de Johnny Storm / La Antorcha Humana y el carisma de Michael Chiklis como Ben Grimm lograba hacer olvidar la ausencia de cejas de su personaje cuando se transformaba en La Cosa. Menos acertado estuvo el tratamiento que el guión daba a un villano de la altura del Doctor Muerte (interpretado por Julian McMahon), y los problemas con los cambios de raza de los personajes continuaban con la novia de Grimm, una Alicia Masters interpretada por Kerry Washington, una actriz negra.

Pero la simpatía que provocó la película, de presupuesto ajustado (100 millones de dólares)  y suculentos beneficios (330 millones de taquilla) se desvaneció en la secuela. Aunque la primera entrega había logrado esquivarlo, el peso de 'Los Increíbles', la maravillosa obra de Pixar plagada de constantes referencias al cuarteto (el villano final de la misma por ejemplo es un remedo del Hombre Topo, el primer rival de los Cuatro Fantásticos en el cómic) pesaba mucho. La incorporación de Estela Plateada (magníficamente representada por Weta Digital, con Doug Jones efectuando las capturas de movimiento y Laurence Fishburne poniendole la voz) no fue suficiente para tapar el desaguisado. El Doctor Muerte logró estar peor que en la anterior entrega y convertir a Galactus, el protagonista de una de las sagas más recordadas del grupo y de la historia del cómic, en una nube morada y muda, no ayudaron a contentar al personal.

La película costó 30 millones más y recaudó 40 menos que su predecesora. Y Fox mandó a parar. La franquicia quedaba en barbecho hasta nuevo aviso, salvando otra serie de animación de corte 'anime' a cargo de la productora francesa Moonscoop. Pero en estas estalló el 'boom' de Marvel Studios, que con las licencias que no había vendido durante su bancarrota estaba arrasando en las taquillas. Así que cuando los derechos estaban a punto de expirar, la Fox dejó a un lado los 'Fantastic Four Reborn' que planeaba Akiva Goldsman y se puso manos a la obra con una reinterpretación de la franquicia. Y claro, para seguir la tradición, los cambios no fueron recibidos con aplausos precisamente. El tono "realista" elegido por Trank y el guionista y productor Simon Kinberg se alejaba por completo de sus predecesoras, y el casting se rejuveneció brutalmente, parcialmente inspirado en la versión Ultimate del grupo. Miles Teller, ahora en boca de todos por 'Whiplash' sería Reed Richards; Kate Mara, famosa por su papel en 'House of Cards', Sue Storm / La Mujer Insivible y Jamie Bell,  el inolvidable Billy Elliot, Benjamin Grimm / La Cosa ¿Y la controveria? Para hacer de Johnny Storm, hermano de Sue y pijo rubiales por antonomasia del Universo Marvel, el elegido fue Michael B. Jordan, uno de los camellos de 'The Wire'.

No es el primer cambio de raza de un personaje que se produce en la adaptación de un cómic. Michael Clarke Duncan, que en paz descanse, interpretó a Kingping en 'Daredevil'. Idris Elba, compañero de Jordan en 'The Wire', interpreto al dios nórdico Heimdall en las películas de Thor. Pero aún así, la polémica estaba servida. Incluso John Byrne volvió a criticar la elección, como hiciera una década antes con Jessica Alba. A partir de ahí, cada paso de la producción fue recibido de uñas. Aunque los integrantes del proyecto tampoco ayudaban a calmar los ánimos. Mara declaró que la película no estaba basada "en nada que se haya publicado" y que nunca había sido fan de los cómics porque jamás había leído uno. Iba a hacerlo para preparar, pero el director le dijo que no era necesario. Por su parte, Jordan comparó a los superhéroes de la película con "críos discapacitados". Pero el colmo para los fans llegó cuando Toby Kebbell, actor encargado de dar vida a VIctor von Muerte, más conocido como el Dr. Muerte, aseguró que este pasaba de gobernar el ficticio país de Latveria a apellidarse Domashev y ser programador informático misántropo, bloguero y conocido en internet como 'Doom'.

Conseguido el odio de los aficionados, tocaba el turno de los rumores, algunos tan descabellados como el despido del director y de todo el reparto. Este fue obviamente desmentido, pero otros cuchicheos se hicieron muy reales, caso del doble retraso de la fecha de estreno (primero de marzo a de junio de 2015 y de ahí a agosto) o de la necesidad de grabar nuevas escenas una vez finalizado el rodaje porque algunos ejecutivos de la Fox no estarían contentos con las escasas escenas de acción presentadas por Trank. Otros cotilleos llegaban más allá y ponían la palabra "desastre" en boca de los jefes, si bien el director de cine Matthew Vaughan, productor también del 'reboot', declaró que había visto el filme y le había gustado.

Con este panorama, la Fox hacía tiempo que había guardado un absoluto mutismo sobre la película. El silencio incluso se volvió dramático cuando, tratándose de una producción que busca ser un 'blockbuster', a apenas ocho meses del estreno no había aparecido una mísera foto oficial, sino desalentadoras imágenes robadas del rodaje (por comparar, la película de 'Batman vs. Superman: Dawn of Justice' se estrena en marzo de 2016 y hay fotos de los personajes desde mayo de 2014). Para más inri, cada movimiento de Marvel Cómics con respecto a su Primera Familia era entendido como un boicot a la película. Voces de dentro de la compañía señalaban que el mandamás Isaac Pelmutter había iniciado una campaña contra la Fox, por lo que no le haría ninguna publicidad a la nueva película de La Cosa y compañía. Con este ambiente, los 4F desaparecieron de los nuevos juguetes y videojuegos, se les apartó del cartel de conmemoración de los 75 años de la editorial y, finalmente, se anunció que tras acabar la cabecera madre con la saga  'The End is Fourever' no se publicarían nuevos cómics del cuarteto. Y como guiño final, el elenco de la película volaba por los aires en un número de 'El Castigador'. ¿Sospechoso cuanto menos, no?

Pero entonces llegó el trailer. Incluso el trailer comentado por los responsables del mismo. Y aunque las opiniones siguen siendo mayoritariamente negativas ("malísimo" o "tiene el potencial de ser una muy buena película de ciencia ficción pero no una buena película de los 4 Fantásticos" son algunos de los comentarios más suaves que se pueden encontrar en webs como Zona Negativa o Uruloki) para algunos pocos, entre los que me suscribo, las malas sensaciones se han apaciguado... Temporalmente. 

Puede que sea un espejismo provocado por el tono 'Interestellar'  del trailer (cosa que en mi caso lo dudo), por la confirmación de que Philip Glass estará al cargo de la banda sonora  o la confesión de un Trank que se dice inspirado por David Cronenberg. O tal vez el efecto lo provoque el hecho de que en los avances siempre queda bien la 'voz en off'. Ya puestos, tampoco hay que descartar una pérdida de lucidez más o menos pasajera fruto del impacto de que la Cosa aparezca sin unos pantalones que tapen su rocoso trasero. Sea como fuere, el 21 de agosto saldremos de dudas.

PD.- Un 'No-Premio' para quien haya llegado hasta aquí y aún tenga fuerzas de echar de menos una adaptación no mencionada de un personaje de la Primera Familia. Hablamos, cómo no, del cruce entre la adorable Cosa de los ojos azules (que aquí es un adolescente que se transforma gracias a un anillo mágico) y... ¡Los Picapiedra!