Banner

lunes, 13 de julio de 2015

El Mundo:'Las viñetas de una sala de espera'



Una joven sonriente y con una energía que rezuma en sus poros. Ana Polegre (Tenerife, 1990) es una enfermera que ilustra "aquellas experiencias" que dejaron huella en su carrera. Su intención es pregonar aquellos infortunios de las salas de urgencias a través garabatos. El humor es el jarabe que endulza su primer libro, 'Enfermera en apuros, 2015' (Ediciones Zenith). Una obra que rechaza en pleno el aburrimiento.

La ilustradora relata que tras la creación de su tienda online [dedicada a productos para enfermeros con ilustraciones vivarachas] y su blog de experiencias, decidió fusionar ambos proyectos para plasmar en su libro. Nueve meses [todo un embarazo] le llevó a Polegre procrear a su libro.

Las 197 páginas decoradas con colores pastel en las viñetas invitan al lector a pasearse,con jocosidad, por el fondo de la sanidad. "El objetivo es demostrar que la enfermería no es seria ni aburrida. Evidenciar, a través de caricaturas, la importancia del trato con el paciente y la forma de relacionarnos con él".

La obra está salpicada de guiños de la actualidad sanitaria, que resultarán muy familiares al gremio y que están enfocados a poner en valor la enfermería en los pasillos y salas de los hospitales. "El médico y el enfermero forman un equipo. Se tiende a denigran la enfermería por circunstancias históricas. Estamos acostumbrados a ser espectadores de serie cómo 'Grey's anatomy', donde las estrellas son siempre médicos, es por ello que el enfermero queda de fondo", cuenta con tono de decepción la novel enfermera. "Esta es mi cruzada por visibilizar el verdadero significado de la enfermería," replica.
Polegre es consciente del desasosiego de las nuevas generaciones profesionales. Sin embargo, invita a la lucha y la voluntad a la hora de comenzar a ejercer. "Los muchachos que inician la profesión deben tener mucha paciencia. Les pido que no se vengan abajo y no se derrumben en la búsqueda de un empleo. Tienen que patear las calles," enfatiza.

Para Polegre su profesión es privilegiada por los diferentes matices y facetas que la integran. "Somos como MacGyver, [personaje de televisión que con su habilidad improvisa cualquier artilugio con elementos simples] sabemos hacer de todo. Si nos dan unas tijeras y un esparadrapo, arreglamos cualquier cosa... aún más ahora, cuando hay pocos recursos, tanto en las instituciones públicas como privadas."