Banner

sábado, 28 de mayo de 2016

El Capitán América, ¿agente de Hydra?


Steve Rogers era el héroe incorruptible de los cómics Marvel. Un idealista que cree en el sueño americano por encima de cualquier gobierno. El Capitán América era el molde a seguir por todos, la esperanza de la bandera azul, blanca y roja. Al menos así era entendido hasta esta semana, cuando los tebeos han dado un golpe sobre la mesa con un cambio de rumbo. A partir de este momento, todo son SPOILERS de Captain America: Steve Rogers 1.

Para sorpresa de los lectores, en la viñeta final del número escrito por Nick Spencer, Rogers se ha descubierto como agente de la malvada organización nazi Hydra, sus eternos enemigos. El relanzamiento dibujado por el español Jesús Saiz (que Panini publicará en unos meses) crea así un conflicto nuevo para el personaje. “De momento solo los lectores saben que el héroe en el que más confían es un agente de Hydra. Eso permite introducir a todas las interacciones una segunda capa, otro significado”, explica el editor jefe Tom Breevort a la revista Time. Todo es parte, eso sí, de una historia mayor. En los cómics, Rogers acaba de recuperar su juventud tras meses en la vejez, durante los cuales Sam Wilson (El Halcón) ha heredado su manto y su famoso escudo. Ahora hay dos capis en el universo Marvel.

Durante este tiempo, el guionista Spencer ha actualizado asimismo el discurso de Cráneo Rojo e Hydra, que ahora utilizan la frontera mexicana y el conflicto de los refugiados en Europa como parte de su retórica de odio para atraer a fieles. ¿Hay referencias al candidato republicano Donald Trump en estos discursos? “Spencer está siguiendo las elecciones estadounidenses muy de cerca, lo que nos sirve para hablar de los temas políticos con metáforas. Todos los parecidos con la realidad son probablemente intencionados”, confirma Breevort. “Esos a los que llaman ‘refugiados’ llegan aquí para atacar a nuestras mujeres y bombardear las ciudades”, dice Cráneo Rojo ante sus jóvenes fieles en este primer número.

El primer número del relanzamiento del héroe de las barras y estrellas cambia todo lo que el lector sabía y amaba de Rogers, por lo que la respuesta de los lectores no se ha hecho esperar. En un ejercicio de retrocontinuidad, este primer número descubre que la madre de Steve Rogers fue tentada en 1920, cuando él todavía era un niño, por la organización terrorista. Unas viñetas después, en el presente, el Capitán América se rebela y empuja desde un avión a su compañero Jack Flag, justo antes de acabar el cómic con un claro alegato: “Hail Hydra”. Un lema que sonará también a los espectadores cinematográficos, dado que, en el Capitán América: El Soldado de Invierno, el universo Marvel de la gran pantalla descubrió que Hydra había estado infiltrada en SHIELD durante décadas.

“Nuestro trabajo es poner a los personajes en una situación de cierto grado de presión y ver cómo reaccionan. Siempre esperamos que nuestros lectores se sorprendan y estén ansiosos por lo próximo. Decir que esto es un truco implicaría que se ha hecho de forma inconsciente solo para sorprender, pero la diferencia siempre está en la ejecución”, justifica Breevort, que asegura que Spencer venía plantando esta idea como parte de algo mucho más grande. “Hará a los lectores preguntarse cómo saldremos de esta”. ¿Será un agente doble infiltrado? ¿Alguien ha suplantado su identidad? Habrá que esperar unos meses para conocer la respuesta, aunque en realidad seguro que todo se podrá explicar.

Al final, el agua acabará volviendo a su cauce. Durante casi 80 años de vida, el Capitán América creado por Jack Kirby y Joe Simon ha abandonado su manto en varias ocasiones, se ha rebelado contra el Gobierno estadounidense, ha envejecido e incluso ha muerto repetidamente. Ahora es miembro de una organización nazi, pero, pase lo que pase, el idealista Rogers siempre vuelve.