Banner

sábado, 4 de marzo de 2017

El País:Los ocho cómics de Lobezno que debes leer para superar el vacío tras ‘Logan’


Han pasado 17 años y ocho películas. Este viernes nos despediremos del Lobezno (Wolverine, si no vives en España) de Hugh Jackman. Tras varios descalabros, Logan llega bendecida por la crítica y reconocida por los seguidores. Jackman dice que por fin ha podido desarrollar la historia que quería, por lo que que el australiano ha decidido colgar las garras de adamantium estando en la cumbre. Cuando comenzó su andadura era otro cantar. Los puristas se habían rebelado: el actor era demasiado alto, no era canadiense ni musculoso, nunca habóa hecho de un tipo duro como el mutante más famoso de la Patrulla X... Pero, aunque había aspectos cuestionables de su personaje, al final su interpretación se convirtió en uno de los grandes iconos del cine del siglo XXI, epicentro de una franquicia que llenó las arcas de Fox y relanzó el género de superhéroes. Hoy es casi impensable que alguien lo reemplace en el papel. Su entrega lo merece.


Por eso, seguramente tardaremos bastante tiempo en volver a ver a Logan en la gran pantalla. Al fin y al cabo ya tiene sustitutos tan carismáticos como Deadpool o la pequeña X-23 (interpretada por la medio española Dafne Keen en el cine), que en las viñetas ha tomado su manto. Si en estos 17 años no os ha dado por probar los cómics del mutante inmortal, ahora es el momento, ya sea antes o después de ver su canto de cisne en Logan de James Mangold.

Eso sí, dado que el personaje creado por Len Wein y Herb Trimpe en una aparición especial en The Incredible Hulk 181 (1974) tiene 40 años de historia, hemos decidido limitarnos a una colección de series limitadas y autoconclusivas que bien marcaron al personaje o que son importantes para entender su última aventura cinematográfica. Y, claro, siempre que estén disponibles en España. Fuera dejamos grandes epopeyas y momentos personales que dejó como parte sustancial de la Patrulla X (y de otros equipos como X-Force). Allí pasó de ser un brusco renegado que no sabía convivir con sus compañeros a líder y director de la Escuela de mutante. Y, al final, le llevó hasta su muerte, en una poco memorable saga de 2014 escrita por Charles Soule.

El Viejo Logan (Old Man Logan)

 Los ocho cómics de Lobezno que debes leer para superar el vacío tras ‘Logan’
Aunque era el punto de partida, al final poco tiene que ver esta historia post-apocalíptica y alternativa de Mark Millar con el argumento de Logan. También tiene a un Lobezno demacrado, cierto aspecto de western y un aire de desesperación, pero el cómic, una suerte de Mad Max con poderes dibujado por el brillante Steve McNiven, es mucho más superheroico que la cinta (con apariciones de otros personajes Marvel como Ojo de Halcón y Hulk). Sea como fuere, este es un buen cómic autoconclusivo para los lectores de nuevo cuño, si bien, al final, como en toda la obra de Millar, no busca otra cosa que entretener. Esta versión del personaje tuvo tanto éxito que, después de que muriera el original en las viñetas, ha sido este futuro alternativo quien ha tomado su manto en el universo Marvel central. Hoy es el viejo Logan quien forma parte de la Patrulla X.

Arma X, de Barry Windsor-Smith (Weapon X)

El cómic de Lobezno que siempre se debe recomendar. Uno en el que, además, se han basado todas sus adaptaciones cinematográficas. En él, se desvelaron los entresijos del programa Arma X, que convirtió sus huesos en metal de adamantium. Barry Windsor-Smith es autor completo de esta historia que muestra el lado más salvaje de un Lobezno primigenio —que es más rata de laboratorio y criatura salvaje que el personaje que conocemos— y que dejó para la memoria viñetas como ninguna otra. Solo por su narración ya merecería la pena.

Lobezno: Origen

Si todavía queremos ahondar más en el origen del mutante, Marvel se empeñó en reconstruir el pasado tras décadas de misterio. Ni siquiera Logan era consciente de su historia, pero de un día para otro la editorial decidió romper la magia (para evitar que lo hiciera antes del cine) y narrar punto por punto su largo pasado (en el que incluso luchó en la Guerra Civil española). Fue esta miniserie de Paul Jenkins y Andy Kubert la que comenzó a desvelarlo, una historia de amor y familia en el siglo XIX. No es un cómic de superhéroes, aunque cambió para siempre, para bien y para mal, la percepción que teníamos del personaje.

Lobezno: Honor

Este cómic es especial por muchas cosas: Es la primera cabecera propia del personaje, se adentra en su estrecha relación con Japón (y frente a un grupo tan importante para Marvel como La Mano), está escrito por el patriarca mutante Chris Claremont y lo dibuja un Frank Miller todavía desconocido. Solo por eso debería estar en la estantería de cualquier fan.

X-23

En este cómic no hay rastro de Lobezno, pero es básico para entender la película ahora en cines. Su protagonista es la pequeña Laura, que ahora ha heredado el manto de su mentor en las viñetas como Lobezna. El personaje, nacido en la serie de televisión X-men: Evolution, es una joven que tras pasar por el mismo proceso de Arma X, tuvo que enfrentarse a un buen historial de traumas: sangrientos asesinatos, prostitución, torturas... Este cómic, uno de los primeros sobre el personaje, cuenta su origen y se sumerge en su lado más salvaje. En su ser, como la película, también es una historia sobre la familia.

Lobezno: vida y muerte en Madripur

Madripur no ha aparecido nunca en el cine, pero pocos entornos son más famosos en el mundo de Lobezno que esta ciudad abandonada a su suerte y llena de criminales. Este arco, el primero de su serie regular, desarrolló las posibilidades que podía mostrar el personaje más allá del mundo de la Patrulla X, sin tanta relevancia a los poderes y a las relaciones personales (ni mallas). Y, claro, además de Claremont, estaban allí los dibujos de un clásico como John Buscema.

Lobezno de Larry Hama y Marc Silvestri

 Los ocho cómics de Lobezno que debes leer para superar el vacío tras ‘Logan’
Una de las mejores etapas de aquella serie regular llegó curiosamente en los noventa, posiblemente una de las peores décadas para el cómic estadounidense. Como tal adolece, sí, de muchos tics de la época, llena de acción y músculos, pero también se sumerge en un mundo extraño y sorprendente que recorre todos los puntos de la mitología del mutante, desde su lado más superheroico: de Arma X a Dientes de Sable, pasando por Japón y su matrimonio con Mariko.

Lobezno: enemigo del estado

Y si optáis por algo más moderno, rápido e indoloro, Enemigo del Estado es una divertida opción. Escrita por Mark Millar y dibujado por el siempre espectacular John Romita Jr., Lobezno se convierte en el malo de la película en esta historia clásica de espías con grandes agencias gubernamentales e incluso resurrecciones marca La Mano. Una locura llena de acción que pasa muy bien.