Banner

martes, 11 de abril de 2017

'Kobane Calling', el cómic que se adentra en el terror del Estado Islámico


"¿Cómo es una ciudad que ha dado una patada en el culo a ISIS?", se pregunta el dibujante italiano Zerocalcare (Michele Rech; Arezzo, 1983) en Kobane Calling (Reservoir Books). La respuesta la encontramos en la viñeta aledaña y a toda página; devastación y muerte. Un viaje contado en primera persona por Rech a través de su álter ego Zerocalcare desde el barrio romano de Rebibbia hasta la franja de Rojava, el Kurdistán sirio, en el frente de la batalla con el ISIS.

Una novela gráfica que nace como un diario de dos viajes realizados por el propio autor al Kurdistán, y que, de la mano de este reconocido dibujante italiano, la causa kurda por abanderar una revolución democrática en el seno de la peor pesadilla de Occidente y Oriente —el Estado Islámico— queda retratada con lucidez y una pizca de ironía. La receta de Rech es sencilla; contar lo que ve, tal y como lo ve. Y a tenor de las cifras parece que gusta: ha vendido más de dos millones de ejemplares de sus cómics y su última obra ya suma 100.000. 

Una labor quasi documental que le lleva esta vez al centro del horror. Nada que ver con su temática habitual, a saber; las vicisitudes de su barrio en Roma. En Kobane Calling Zerocalcare ve pasar frente a sus ojos jaulas como las de los pájaros colgadas a la vista de todo el mundo. Ante su desconcierto una combatiente kurda tiene a bien ponerle en situación: es donde los yihadistas "metían las cabezas que cortaban". Nuestro protagonista avanza y se topa ahora con una jaula aún mayor que la anterior, no cabe en su asombro: “Para quemar personas”, le aclaran.

Y frente a la desesperación, la risa. Rech no renuncia a la posibilidad de reír, aunque lo que se esté contando sea una tragedia en toda regla. Con la intención de dar apoyo a la revolución, el autor nos ofrece una mirada reivindicativa de lo que allí ocurre. Tal y como explica su álter ego, es "justo defender la experiencia del Rojava, que muestra un camino de convivencia pacífica para todo Oriente Próximo".

Con un austero blanco y negro y a lo largo de 262 páginas, Zerocalcare testimonia cómo las mujeres musulmanas dirigen campos de refugiados y luchan, junto a los hombres, contra el yihadismo. "Tratamos de construir una organización en que hombres y mujeres fueran igualmente responsables. Nosotras hemos crecido, muchas mujeres ahora son comandantes... Y hemos comprobado que la presencia femenina da vitalidad y estímulo a las academias militares", explica una miliciana kurda de la YPJ (Unidades Feministas de Protección).