Banner

jueves, 22 de febrero de 2018

Muere el humorista gráfico Antonio Fraguas, 'Forges'


El humorista gráfico Antonio Fraguas, más conocido como "Forges", ha muerto este jueves en Madrid, a los 76 años, a causa de un cáncer de páncreas que le fue diagnosticado hace un año, según ha informado su familia.

Según el diario El Pais, donde publicó sus viñetas diarias los últimos 23 años, Forges es "el humorista que mejor ha retratado el último medio siglo de la historia de España". El rotativo destaca que "supo plasmar con ternura e ironía la evolución de una sociedad que pasó del desarrollismo franquista de sus primeros dibujos al mundo hipertecnológico de su última etapa".

Su humor inciso e inteligente recoge lo absurdo y contradictorio de la sociedad española, y sus originales personajes derrochan la misma humanidad y talento que su autor, comprometido en la defensa de la dignidad del ser humano.

Sus 'blasillos', 'marianos' y 'conchas', funcionarios profundos, beatas o náufragos perdidos son reconocidos por varias generaciones de lectores, después de 50 años ininterrumpidos de sus viñetas diarias.

Su padre le recomendó ser original en sus dibujos
Antonio Fraguas de Pablo nació en Madrid, el 17 de enero de 1942, en una familia numerosa donde era el segundo de 9 hermanos. Su madre era catalana y su padre gallego, el también humorista y periodista Antonio Fraguas Saavedra, a quien le planteó que quería ser "dibujante de chistes en serio".

Su padre no puso objeciones a su vocación, solo le pidió que fuera original. "Que se reconozca un dibujo tuyo a quince metros", le dijo. De ahí, esos bocadillos de perfiles negros muy gruesos de sus viñetas, o sus "forgendros", llenos de palabras imposibles e inventadas como 'gensanta', 'stupendo', 'esborcio', 'jobreído', o 'tontolcool'.

Antonio Fraguas, uno de los mejores humoristas gráficos españoles, era conocido como "Forges", la traducción al catalán de su primer apellido. Adoptó ese alias en sus dibujos porque, durante el franquismo, no se veía bien ser funcionario y humorista.

Forges comenzó la carrera de ingeniero de Telecomunicaciones, estudios que dejó para dedicarse a su trabajo en TVE, donde entró a los 14 años y donde fue técnico, mezclador de imagen y coordinador.

Su primera viñeta, en el diario Pueblo
En mayo de 1964 publicó su primera viñeta en el diario Pueblo y, en 1970, empezó a colaborar en Diez Minutos, pero no empezó a ser conocido hasta su llegada al diario Informaciones, donde estuvo desde 1967 a 1979. El reconocimiento que le llegó en ese rotativo le permitió pedir una excedencia en 1973 en la televisión pública para dedicarse de lleno al humor gráfico.

Pasó después a Diario 16 (1981-1989) y El Mundo (1989-1995), diario que abandonó por desavenencias con su director, Pedro J. Ramírez. Comenzó entonces sus colaboraciones con El País, un chiste diario en la sección de Opinión, mientras mantenía sus colaboraciones en Interviú, El Jueves o Lecturas.

Durante su larga trayectoria, también colaboró con las principales revistas de humor, como Hermano Lobo, La Codorniz, o El Jueves.

Presencia en televisión, radio y cine
En 1984 volvió a colaborar con TVE en "Y sin embargo, te quiero", un programa dirigido por Guillermo Summers. Esa faceta audiovisual continuó en 1989, con colaboraciones en un espacio de Andrés Aberasturi en Canal Sur y, en 1990, con el informativo humorístico "Deforme Semanal" de Telemadrid.

Una de sus últimas apariciones públicas en TVE fue en el programa "Pecadores Impequeibols" (2014).

También participó en programas radiofónicos como "Protagonistas", de Luis del Olmo, y "La ventana" de Javier Sardá y Gemma Nierga. Una de sus últimas colaboraciones con RNE fue en el programa de los fines de semana "No es un día cualquiera", de Pepa Fernández.

Además, Forges dirigió dos películas: "País, S.A." (1975) y "El bengador gusticiero y su pastelera madre" (1977) y cuatro series humorísticas de televisión, la última de ellas, la citada "Deforme semanal" (1991).

El costumbrismo y la crítica social ocupan un lugar fundamental en su obra escrita, compuesta por una treintena de libros donde abundan los álbumes sobre historia de España en cómic o la informática para torpes.

Forges no dejó de publicar desde que apareció "El libro de Forges" en 1972, al que siguieron otros títulos como "Forges 5"; "Los forrenta años", "Historia del franquismo en viñetas", "La Consti. La Constitución" o "Historia de Aquí". Su peculiar visión de la historia de España continuó con "Historia de Forgesporánea" y "Lo Más De La Historia De Aquí".

Una trayectoria reconocida con numerosos premios
Además, publicó la novela, "Doce en Babilonia" (1992) y dos libros "La Posguerra vista por una particular y su marido" y "Del guateque al altar", escrito junto a su mujer, la periodista Pilar Garrido Cendoya, con la que contrajo matrimonio en 1967 y con la que tuvo cuatro hijos.

En 2014, y con motivo del 50 aniversario de la publicación de su primer dibujo, se editaron "El Libro de los 50 años de Forges", un recopilatorio, y "Coloréitor: El Libro Antiestrés De Forges". En reconocimiento a esa larga carrera, ese mismo años, la Biblioteca Nacional y Correos imprimieron una colección de sellos con sus viñetas como parte de una nueva serie filatélica dedicada al humor gráfico.

Entre su galardones destaca el Premio Nacional de Periodismo 'Pedro Antonio de Alarcón' (2013) o las Medallas de Oro al Mérito del Trabajo (2007) y al Mérito de las Bellas Artes (2011).

También logró el Premio Iberoamericano de Humor Gráfico 'Quevedos' 2014, que distingue la trayectoria profesional de los humoristas gráficos, y el Premio Ondas Mediterráneas en 2011.

Forges posee además la Cruz de Sant Jordi (1998), y recibió el Premio a la Libertad de Expresión de la Unión de Periodistas (1979), el Premio Internacional "El Gato Perich", el Premio Antonio Sancha 2001 de los Editores de Madrid, el galardón de Periodismo Gráfico del Club Internacional de Prensa (2003), el Premio Humor Gráfico Antonio de Lara "Tono" (2004) y el Ramón Rubial a los Valores Humanos (2004).

Además, fue catedrático de Humor por la Universidad de Alcalá de Henares (1997), doctor honoris causa por ese mismo centro y miembro de honor del Colegio de Periodistas de Cataluña.