Banner

lunes, 14 de mayo de 2018

El reto de colar a Schwarzenegger en la Universidad de Salamanca en un cómic


Crear un cómic sobre los ocho siglos de historia que cumple este año la Universidad de Salamanca, la más antigua de España, era todo un reto para el ilustrador Tomás Hijo, pero se le complicó aún más cuando su pequeño de 10 años le desafió a intentar incluir en sus dibujos a Arnold Schwarzenegger.

 El título de este cómic, que su autor presentará mañana en la Feria del Libro salmantina, hace referencia al himno universitario del "Gaudeamus Igitur" (Alegrémonos pues), en una especie de guiño y reconocimiento hacia el legado de estos 800 años de trayectoria de la Universidad en España, con sus luces, pero también con sus sombras.

"Pese al tono humorístico con el que trato todos esos conflictos, prima la sensación de regocijo porque una anomalía como esta surgiera en un momento de la historia y comenzaran a valorarse una serie de cosas que no se valoraban hasta entonces", ha resumido Tomás Hijo, despojado de una visión "idealista" de la Universidad, pero con una sensación de que sus frutos son palpables.

El autor de "Gaudeamus" ha explicado a EFE que su intención era crear una "visión amable" de este periodo pero sin caer "en el elogio", ya que era necesario reflejar también fielmente aquellos episodios que con ojos del siglo XXI son ciertamente oscuros.

Las dificultades iniciales de la Universidad, aún sin un espacio propio y de prestado en los rincones del claustro de la catedral, la decadencia del siglo XVII, la influencia de la Inquisición, las luchas entre las órdenes religiosas por el control, su posicionamiento a favor de la restauración del Absolutismo tras la Guerra de la Independencia y la represión sufrida por Miguel de Unamuno, matizada en los últimos días por los historiadores, son algunos de esos episodios que concurren en el guión.

Otros pasajes reflejan lo mejor de la Universidad, con alumnos que llevan literalmente en volandas a su querido y enfermo profesor fray Luis de León para no perder clases, la producción literaria de genios como Diego Torres de Villarroel o Calderón de la Barca, las aportaciones al Humanismo y el impulso patrimonial con la creación de la llamada fachada rica de la Universidad, entre otros.

Para el autor, el trasfondo del cómic plantea que los conflictos que ahí retrata han dado lugar a la postre a un proyecto de éxito, que ha aguantado crisis importantes, pero que deja un poso claramente positivo en la balanza del conocimiento.

En la narración de estos pasajes, Hijo se ha ayudado de personajes que encarnan algunos de los cientos de miles de estudiantes que han pasado por las aulas de la Universidad.

Ellos le han servido para superar algunos "escollos", como la falta de referencia gráfica de las estancias utilizadas inicialmente o la variedad de versiones sobre un mismo hecho, para lo que pone como ejemplo lo ocurrido con el "Venceréis pero no convenceréis" de Unamuno.

Como ocurre con el cómic, que tiene una estructura circular al retratar en el primer capítulo la llegada de un nuevo profesor a la Universidad y replicar eso mismo en el último, adaptado a la actualidad más tecnológica y femenina, Hijo ha desvelado finalmente que sí, que ha conseguido el reto que le planteó su hijo y ha colado en una de sus viñetas a quien encarnó en el cine a Terminator, todo un superhéroe que no podía faltar.

Pero no es el único en mezclarse con personajes que tuvieron una vinculación real con la Universidad: Gollum, de la saga de "El señor de los anillos" también aparece camuflado como uno de los huevos de Pascua que el autor ha ido desperdigando para hacer un guiño al lector y captar su atención. "Gaudeamus" y la historia de la Universidad de Salamanca: todo un "tesssooooro" para Gollum.