Banner

sábado, 20 de octubre de 2018

La toma de Badajoz durante la Guerra Civil llega al cómic


Yagüe prepara desde el Cerro Gordo la entrada en Badajoz de las tropas sublevadas. En la ciudad se respira ya el miedo. La familia que la ha protegido desde la Reconquista -los Suárez de Figueroa- lidera de nuevo su defensa. Le acompañan otros tres superhéroes y juntos intentarán frenar el asalto. Así arranca '1936. La Batalla por Badajoz', el primer cómic que narra en viñetas uno de los episodios más funestos de la Guerra Civil.

Lo firman los pacenses Carlos Correia y Marce Parra, quienes al alimón han condensado en 32 páginas el asalto, el choque, la derrota y la represión. Aunque en el bando republicano están los superhéroes, la historia es la misma: Badajoz cae a manos del ejército golpista.

Esta es la primera incursión de los autores en el cómic histórico, quienes hasta ahora han hecho historietas de ficción y cuentos infantiles. Eso les ha obligado a tirar no solo de imaginación, también de libros y de imágenes para documentarse tanto del relato como de los escenarios. «Los hechos son reales», confirma Correia. La peculiaridad de este trabajo es que el rigor histórico se combina con personajes de ficción, unos superhéroes inspirados en leyendas locales que le dan el enfoque original del formato del cómic.

Así, en el bando republicano que defiende la ciudad está la 'Dama de blanco del Guadiana', la sugerente mujer que dicen que se aparece en el río las noches de luna llena. También aparece el 'Caldero del portugués', el osado jinete luso que robó el pendón de la ciudad y se lo llevó a Elvas y que como castigo murió en una caldera de aceite hirviendo. El tercer personaje con superpoderes es el 'Entiznao', quien según la zona de Extremadura donde se cuente es un duende o un gigante que controla las tormentas. Y al frente de ellos, el 'Caballero Guardián', de los Suárez de Figueroa, el personaje inventado por Correia y Parra.

El cómic se centra en la acción de los apenas dos días de agosto que tardó en caer Badajoz. «Se cuenta la toma de la ciudad, la rendición del cuartel de la Bomba primero, el acceso fácil por el río porque el Fuerte de San Cristóbal se unió a los sublevados, el ataque a la catedral que fue uno de los últimos refugios y por último la entrada de Yagüe y sus tropas en el Ayuntamiento».

El cómic no toma partido por ninguno de los bandos y pasa de puntillas por la conocida como 'la matanza de Badajoz'. Precisamente, en la represión acaba el cómic, con una frase que sugiere lo que vendría después, la de Yagüe diciendo: «No podemos avanzar con miles de prisioneros en la retaguardia». «Hemos querido alejarnos del aspecto más polémico y también más conocido. Aquí se habla mucho de la matanza de Badajoz pero no se conoce cómo se llegó a ella y eso es lo que contamos», justifica Correia.

Lo hacen con un afán divulgativo. «Es una forma de acercar la historia al público más joven, porque los libros históricos son muy profundos y salvo que tengas mucho interés, no te los lees», añade.

El cómic de la toma de Badajoz forma parte de una serie que la editorial Verkami está publicando sobre los diferentes episodios de la Guerra Civil. Por su parte, Correia y Parra ya están trabajando en los bocetos del que será su proyecto más ambicioso: contar en viñetas la historia de Badajoz desde la Reconquista hasta nuestros días.