Banner

viernes, 29 de mayo de 2015

¿Cómo sería «Conan, el bárbaro» 30 años después?


«The Legend of Conan», la película que resucitará a uno de los personajes más populares de Arnold Schwarzenegger, será una secuela de la película original de 1982 que se desarrollará 30 años después de los acontecimientos relatados en «Conan, el bárbaro».

De hecho, Chris Morgan afirmó en una entrevista que al menos tres personajes de la primera película estarán en esta secuela. Tal vez se trate de la bruja a la que daba vida Cassandra Gava, Subotai, el compañero arquero de Conan interpretado en la cinta original por Gerry López o incluso Thulsa Doom, el malvado brujo al que dio vida James Earl Jones.

«Nuestra película será la extensión lógica de la historia del personaje original... pero 30 años después», afirmó el guionista. «Cuando lo encontramos de nuevo, Conan ha sido muchas cosas en el transcurso de su vida: un ladrón, un guerrero, un pirata, un rey, una leyenda... y ahora es un hombre mayor. Piensa en 'Sin Perdón' pero con un bárbaro que domina la espada», dice Morgan que promete que la secuela «honrará la memoria» de la cinta original y será totalmente respetuosa con su estética y mitología.

¿Rodada en Almería?

Al igual que ocurrió con la primera película, esta secuela también podría rodarse en Almería, tal y como lo confirmó el productor Fredrik Malmberg. «¡Hemos sido abordados por los comisionados de cine de todo el mundo que quieren Conan que se ruede allí! Pero al final es una combinación de un buen paisaje y economía. Hemos visitado España y es un paisaje muy versátil y tiene grandes equipos. También visitamos Colombia, y Universal tiene experiencia rodando alrededor de todo el mundo, por lo que estamos seguros de que va a quedar algo espectacular», apuntó.

lunes, 25 de mayo de 2015

El Mundo:Krypton está en Teruel


Hubo superhéroes españoles, pero ya no están. Tuvieron su propia personalidad y bebían más de la influencia del folletín de aventuras europeo que de los pijamas y los poderes extraordinarios de sus primos de EEUU. Pero la globalización y el éxito imparable de estos últimos acabó por imponerse, pese a los muchos intentos de unos héroes 100% ibéricos. Es la tésis de Pedro Porcel en su 'Superhombres ibéricos', editado por De Ponent, un repaso de más de 100 años de ficción hispana que reivindica ese legado pop y al mismo tiempo lo da por enterrado.

Los superhéroes son un género que se asocia a Estados Unidos y cuya fecha de nacimiento es la de la primera aparición de Superman, en 1938, pero Porcel defiende que el origen está en el folletín europeo del siglo XIX, y que por eso mismo se puede defender que los superhéroes españoles son anteriores al mismísimo Hombre de Acero.

"La figura del ser humano dotado de poderes extraordinarios, sea por medio de la ciencia, sea gracias a un entrenamiento y unas dotes excepcionales, nace en la ficción europea", explica a EL MUNDO, y "concretamente en las novelas por entregas", donde aparecerían los franceses Zigomar y Fantomas. De ellos es heredero Mack-Wan, el primer superhéroe español, creado por el escritor Canellas Casals en los años 30 del pasado siglo.

Mack-Wan, casi diez años antes que Superman "ejerce de justiciero surcando los cielos de la ciudad y sorteando alegremente las balas gracias a sus inventos. Va disfrazado, dispone de un joven ayudante, burla a enemigos y policías por igual... es un superhéroe con todas las de la ley, más incluso que el americano Doc Savage, en este sentido más emparentado con Batman", defiende el autor valenciano.

Eso sí, esta generación de superhombres "tiene modos y aspiraciones más modestas que las de sus colegas del otro lado del océano. Los superhombres ibéricos rara vez enfrentan peligros colosales, de aquellos de los que depende el destino del mundo. Los nuestros son más de detener contrabandistas, secuestradores y en general malhechores de menor entidad. Además, los medios en que aparecían aquellos primeros superhombres carecían de la espectacularidad, los colorines, la calidad de impresión... que caracterizan los 'comic-books' 'made in USA'. Sus creadores, que casi siempre desconocían por completo las ficciones yanquis, se inspiraban más bien en el universo del folletín y el serial cinematográfico, a la vuelta de la esquina en los kioscos y salas de cualquier ciudad española".

La posguerra trajo versiones apócrifas de superhéroes americanos como Superman o Batman y en los 60 las primeras publicaciones de los héroes Marvel, en ediciones que alteraban colores o montaje de viñetas de manos de la editorial Vértice. Aunque en los 50 el tebeo de aventuras autóctono sigue siendo el rey, Porcel señala que "los primeros superhombres ibéricos llamados a conocer un éxito masivo serán personajes más o menos paródicos: Super Pumby, de José Sanchis, o el famoso Superlópez de Jan. Ambos reproducen el esquema y los modos de la historieta de superhéroes, por mucho que disfracen sus hazañas con humor. En este sentido más que parodias son aproximaciones al género, desde un punto de vista más amable que descreído".

El cambio lo señala Porcel en los 90, con aquél intento de la editorial Forum de crear una línea de cómic-book nacional, donde autores como Rafael Marín, Carlos Pacheco y Rafa Fonteriz parieron a Iberia Inc., un grupo de superhéroes español al estilo de Los Vengadores o La Liga de la Justicia. Para Porcel, si producciones de este tipo no han podido destronar a los personajes de Marvel o DC es "debido al apoyo masivo del que gozan éstos, en forma de merchandising, películas y demás".
En su opinión, "las formas, e incluso en muchos casos los autores, son exactamente las mismas. Precisamente esa es la mayor diferencia con los superhombres ibéricos de antaño: que los nacidos a partir de Iberia Inc. en el nuevo siglo son perfectamente intercambiables en cuanto a su concepción, realización, grafismo, etcétera, con los norteamericanos. Los Mack-Wan y compañía se inspiraban en otra clase de referentes, como señalaba antes; los de ahora beben directamente de las fuentes de la cultura global impuesta por la industria de Estados Unidos.

La conclusión, más que triste, es realista "a estas alturas de siglo, después de casi cien años de superhombres ibéricos, estos se han mimetizado a la perfección con los modelos americanos. Dibujo, argumentos, formas, modos... son idénticos. Son superhéroes ortodoxos, universales, hijos de una cultura global que uniformiza inevitablemente sus frutos. Para bien o para mal a finales del siglo XX el superhombre ibérico desaparece y muere como tal".

sábado, 23 de mayo de 2015

'Mad Max' también incendia el cómic


"Soy un hombre solo y reducido a un único instinto: sobrevivir". Max Rockatansky (Tom Hardy) deja esta frase antes de salir despedido por el desierto a una velocidad de vértigo, en una intensa persecución de algo más de dos horas que conforma, según la crítica, la mejor película de acción de nuestro siglo. Esta cita del protagonista de 'Mad Max: Fury Road' es una de las pocas memorables de esta intensa obra que expresa millones de sensaciones sin apenas emplear palabras.

Entre las claves del éxito de la cuarta entrega de 'Mad Max' se encuentra, precisamente, la ausencia de contextualización, que es el mecanismo motor de las continuas incógnitas que asaltan al espectador durante el filme, y varias horas después de que este termine. Del mismo modo, el amplio reparto coral de imprescindibles secundarios se postula como otro de los principales puntos fuertes.

Sumando estos dos elementos, falta de antecedentes e importancia de los personajes secundarios, Vértigo, el sello de DC Comics, ha comenzado a lanzar, con el apoyo del director George Miller, un conjunto de cómics que servirán de precuela a 'Mad Max: Fury Road'.

De esta forma, cada uno de los tomos de la serie de tebeos se centrará en el pasado de uno de los personajes de la película. El primero de ellos, ya disponible en versión digital, dará cuenta de los primeros pasos del sobrecogedor villano Inmortan Joe (Hugh Keays-Byrne) y del peculiar 'media-vida' Nux (Nicholas Hoult).

Más adelante, otros títulos de la saga profundizarán también en el personaje femenino de Imperator Furiosa (Charlize Theron) y sus 'protegidas', quienes tienen un papel muy relevante en la obra de Miller, alabada por la crítica feminista por el acertado, activo y decisivo papel que juega en ella la mujer, algo difícil de ver en la mayoría de películas de acción.

En definitiva, la estrategia de 'Mad Max' en su salto al cómic es servir de eco a una película magnífica, al tiempo que trata de completar su universo, algo que también hiciera en formato gráfico otro gran título de nuestro tiempo como 'Interstellar'.

Y es que, sin duda, todo el mundo de 'Mad Max: Fury Road' ofrece unas estupendas posibilidades de expansión, y sugiere unas excelentes condiciones de disfrute. Gracias a la falta de complejos con la que sus creadores apostaron por ella, esta obra, ahora en varios formatos, es capaz de hacer saltar al seguidor hacia una historia en llamas al grito de "¡sed testigos!".

viernes, 22 de mayo de 2015

El Corán manga


Los atentados de 'Charlie Hebdó', con algunos de los dibujantes supervivientes renunciando a volver a dibujar al profeta Mahoma, rescataron la vieja polémica alrededor del respeto o la censura, que sirvió también para recuperar la tradición dentro de los países árabes. En Japón, un país que con las muertes de periodistas a manos del ISIS se ha enfrentado por primera vez de manera directa al terror islamista, la aparición una versión manga de 'El Corán' suena a osadía. Otra cosa es que no está claro que esta particular adaptación del libro sagrado de los musulmanes vaya a ver la luz fuera del país del Sol Naciente.

Se trata de la última entrega de la colección 'Dokuha' de la editorial East Press, creada en 2007, que ha adaptado al manga diversas obras clave de la Filosofía y la cultura, desde 'El capital' hasta 'La divina comedia' pasando por 'La Biblia' -en tres entregas, dos para el 'Antiguo Testamento' y otra para el Nuevo- y 'El Libro del Tao'. También levantó polémica en su momento la adaptación de 'Mi lucha' de Adolf Hitler. En total ya son 133 las entregas publicadas en Japón de diferentes adaptaciones.

En España la editorial Herder ha traducido al castellano y editado todas las obras anteriormente mencionadas excepto la del libro de Hitler, además de las versiones 'manga' de 'El Príncipe' de Maquiavelo, 'Así Habló Zaratrusta' y 'El Anticristo', de Nietszche, 'El arte de la guerra' de Zun Tsu o 'Las analectas' de Confucio. Fuentes de la empresa han explicado a EL MUNDO que de momento no tienen previsto incorporar 'El Corán', pero por razones de planificación editorial, ya que el catálogo para los próximos tres años esá cerrado.

En Japón la muerte a manos del ISIS del periodista Kenji Goto, además de indignación, levantó una debate acerca del desconocimiento acerca del mundo musulmán. Por esa vía defiende East Press su publicación desde el anuncio del tomo en su página web: "Para entender a la comunidad internacional moderna y al Islam, intentemos experimentar las escrituras donde todo está escrito".

No me saques

La vía de acercamiento japonesa, que nunca muestra el rostro del Profeta, sigue la de la película 'El mensaje', de 1977, en la que participaba Anthony Queen. Allí, Mahoma permanecía siempre fuera de encuadre. También la popular serie de dibujos animados 'Érase una vez...' mostró a Mahoma de espaldas. Una versión más respetuosa, aunque, para expertos como Pedro Rojo, presidente de la Fundación Al Fanar, probablemente no debió de estar exenta de polémica.

"La impresión es que el debate se ha cerrado del lado integrista. No discuto el acercamiento al estilo de la película 'El mensaje', que sin duda ofenderá a menos gente, pero soy pesimista", opina Rojo. "Hubo un momento en que en España se publicó una portada de 'El Jueves' con los dioses de las tres grandes religiones, pero hemos visto luego aquella portada que hacía un chiste con que no se atrevían a representar a Mahoma. Creo que resume muy bien la evolución de los últimos años".

Rojo insiste en que "ninguna ley islámica prohíbe representar figuras humanas. Es una cuestión cultural que luego se ha extendido y que no tiene nada que ver con la religión. Y hay que distinguir como se aplica en el Islam suní o chií, además. Pero esta radicalización es de los últimos 20 años. Entre los 50 y los 70 no había problemas, e incluso en países como Siria o Líbano se publicaron cómics representando al Profeta sin ningún incidente".
hispanohablante, cree que "hay que ser conscientes de que ahora mismo, con la representación más inofensiva se puede crear una reacción. Y también hay que ser respetuosos con los musulmanes hartos de tener que pedir perdón por un loco o dos que no creen que les representen".
El presidente de Al Fanar, fundación dedicada al conocimiento del mundo árabe en el entorno 

martes, 19 de mayo de 2015

La vida del 'pequeño ruiseñor', en viñetas


El ilustrador malagueño José Pablo García tiene tan sólo 33 años, pero desde su más tierna infancia creció escuchando la voz de uno de los niños prodigio más queridos en la España franquista. José Jiménez Fernández, más conocido como Joselito, fue un artista con una vida difícil que tuvo al alcance todo lo que un hombre puede desear.

El éxito y el fracaso van de la mano en la vida de este jienense de Beas de Segura, sin embargo, la obra de Pablo García prefiere obviar el declive y centrarse en la humildad inicial del artista y en los personajes famosos que se cruzaron en su camino. El Papa Juan XXIII, el Che Gue Vara, Frank Sinatra o su descubridor cinematográfico, Antonio del Amo, aparecen en las páginas del cómic.

Con 'Las aventuras de Joselito', Pablo García rescata esta figura vapuleada por el paso del tiempo y por los escándalos desde distintos estilos. Este cómic actúa como una biografía libre donde el humor, la fantasía y los homenajes a otros ilustradores son una constante.

domingo, 10 de mayo de 2015

En un lugar entre la magia y el terror


La historia popular nipona cuenta que los conejos y las liebres saltan por una determinada razón: quieren alcanzar la luna para poder estar lo más cerca posible de su gran héroe, el 'tsuki no usagi' ('conejo de la luna'). Este personaje, muy conocido en la cultura japonesa, surgió hace siglos de un cuento que primero se transmitió oralmente y después fue recogido en las obras más tempranas de la literatura del país asiático.

'El conejo de la luna' será uno de los cuatro relatos que se escenificarán mañana, en Madrid, y pasado, en Barcelona, en el espectáculo 'JapaTora, el universo de los cuentos japoneses', una fusión de narración, interpretación de música tradicional y proyección de ilustraciones. El nombre de esta obra es la abreviación del grupo de artistas que la defienden sobre el escenario, 'Japan Traditional Arts Academy', un conjunto formado por el intérprete de 'koto' (instrumento de cuerda japonés) Tomoya Nakai y el pintor Gataro Zetsu. Para la representación en España, estarán acompañados por Takeshi Chiyozono, músico de 'hayashi' (estilo propio del teatro tradicional japonés, 'kabuki') y la narradora Yasuyo Honjo. A través de la solemne voz de esta última, la banda sonora de instrumentos típicos japoneses y las escenas representadas con pinturas realizadas con la técnica 'bokusai-ga' (tintas de colores) el espectáculo traslada al espectador al Japón más antiguo y mitológico. Además de 'El conejo de la luna', se contarán otras leyendas ampliamente conocidas en el archipiélago nipón como la de la'Mujer de nieve' ('Yuki-onna') y 'El puente flotante de los sueños' ('Yume no ukihashi'). Como detalle especial en sus pases en España, 'JapanTora' narrará también, con el aura de la fantasía tradicional japonesa, la escena de los molinos de viento del 'Quijote'.

Naturaleza fantástica

Los cuentos populares japoneses tienen su origen en los 'kamishibai', unos vendedores ambulantes de golosinas que entretenían a los niños narrando pequeñas historias que se transmitían por el boca a boca. En los siglos VII yVIII, y coincidiendo con la instauración del sistema de escritura japonés, empezaron a ser recogidos en escritos, casi desde sus inicios acompañados por grabados. La inspiración de los relatos bebía de diferentes fuentes: elsintoísmo, con la importante presencia de la naturaleza, los astros o los elementos de la Tierra; el mar, por ser el país un archipiélago; el taoísmo y elconfucianismo, con enseñanzas que apostaban sobre todo por el aprendizaje de los niños y el respeto de estos hacia los mayores; o elbudismo, con la inmortal dualidad del bien y del mal. Estos cuentos, siempre con alguna moraleja, contenían reflexiones profundas, se impregnaban de magia y fantasía, las mujeres siempre mostraban un carácter fuerte y honorable y, en muchas ocasiones, tenían un toque de humor a pesar de los finales tristes y melancólicos con los que solían finalizar.

Estas leyendas, que en un principio se asemejaban a las fábulas para poder transmitir algún tipo de aprendizaje o consejo a los niños, experimentaron una transición al terror con el paso del tiempo. Precisamente, estos cuentos japoneses de miedo fueron los que llegaron primero a occidente y, por ello, son los más conocidos fuera de las fronteras niponas. La mitología japonesa fue la base fundamental de estan, muy popular a nivel mundial, está inspirado en gran parte en estos cuentos populares, que siempre iban acompañados de ilustrativos y pavorosos dibujos y que llevan siglos aterrorizando a los nipones.s historias, con dioses enfadados, fantasmas, brujas y demonios de la naturaleza. El cine de terror nipón, muy popular a nivel mundial, está inspirado en gran parte en estos cuentos populares, que siempre iban acompañados de ilustrativos y pavorosos dibujos y que llevan siglos aterrorizando a los nipones.


sábado, 9 de mayo de 2015

'Poémic': en busca del arte definitivo


"La pintura es poesía muda; la poesía, pintura ciega". Leonardo Da Vinci introdujo, con esta hermosa frase, el viejo debate entre palabra e imagen hace ya más de cinco siglos. Desde entonces, los argumentos sobre cuál de las dos vale mil veces más que la otra se han ido perpetuando sin dejar una respuesta clara. No obstante -y por ello se conoce al cine como Séptimo Arte- sí que hay una máxima generalmente aceptada: el arte que logra aunar lo mejor de la palabra y de la imagen se alza como el más puro.
Con esta ambiciosa intención nace 'Poémic', una iniciativa de Laura Pérez Vernetti ('Pessoa & Cía' o 'El caso Maiakovski') que mezcla poesía y cómic en un único formato, ilustrando, con viñetas sencillas pero altamente expresivas, los poemas del escritor malagueño Ferran Fernández ('Bolero Mix').

Así, el contenido de esta original obra aborda los poemas de Ferran Fernández en forma de pequeñas historias, de dos o tres 'versoviñetas', y con una amplia variedad temática que va del amor al desamor, pasando por la filosofía vital o la injusticia.

Sin embargo, a pesar de su diversidad narrativa, la obra mantiene una unión ambiental marcada por la figura del protagonista de todos los 'poémics', Tristan Tzara, el célebre artista de vanguardia al que Laura Pérez Vernetti asegura que escogió por su "interés creativo y su interesante fisionomía".

¿Una obra sin precedentes?

El peso de 'Poémic', en cualquier caso, no recae únicamente sobre su indudable calidad expresiva, sino también sobre su completa originalidad, ya que, de acuerdo con Antoni Guiral y Álvaro Pons, dos expertos en el mundo del cómic, nunca antes se había presentado una obra en España que fuera una completa fusión del mundo del tebeo con el de la poesía.

"Yo me puse a dibujar estas tiras con poemas y, una vez acabado el libro, se lo comenté al crítico, historiador y guionista Antoni Guiral que me dijo que según su vasta cultura tebeística, era la primera vez en la historia del cómic español que se adaptaban unos poemas a las tiras de cómic. Más tarde también el especialista Álvaro Pons me confirmó que, efectivamente, era la primera vez que se realizaba un tebeo con estas características", asegura Laura Pérez Vernetti en una reciente entrevista con RTVE.

Sin embargo, esta afirmación podría ponerse en duda si tenemos en cuenta la obra 'Diarios y desvaríos', publicada en el año 2012 por la ilustradora Irene Lorenzo y el poeta, boxeador, humorista y actor Hovik Keuchkerian.

Y es que, aunque 'Diarios y desvaríos' fue tomado como un libro de poesía ilustrado, y no propiamente como un cómic, guarda un enorme parecido formal con 'Poémic', pudiendo establecerse como un antecedente de esta revolucionaria forma narrativa.

En cualquier caso, tanto 'Poémic' como 'Diarios y desvaríos' suponen una forma rompedora de acercar la poesía al gran público que, a menudo, mantiene este arte al margen, olvidando su invisible importancia vital tan bien resumida por Jean Cocteau: "sé que la poesía es indispensable, pero no sabría decir para qué".

viernes, 8 de mayo de 2015

El País:Dibujando música y cantando viñetas


Ricardo Liniers Siri (Buenos Aires, 1973) se autorretrata como un conejo. Kevin Johansen (Alaska, 1964) posó como un yogui sobre el techo de un autobús. El dibujante usó una viñeta para pedir matrimonio a su pareja —“Angie, ¿qué tal si nos casamos?”— y el músico, en honor a Albert Pla, escribe cosas así: “Desde que te perdí se están enamorando todas de mí”. Puede que no sean dos almas gemelas, pero se ríen juntos. Puede que parezcan una cosa, pero quieren decir otra. “Hemos reconocido al otro como un par. La tira de Macanudo –Reservoir Books acaba de publicar un libro con una antología de la serie–  tiene muchos puntos de humor. A Kevin le pasa también con su música”, sostiene el dibujante. “Tiene algo que me gusta: aparenta una cosa que no es, hace dobles lecturas, no busca el remate ni el chiste, es un poeta que dibuja”, afirma el músico.

Cuando Liniers rememora los días que quiso ser Freddie Mercury y Boy George (“Pero Ricardo, ¿esto es un hombre o una mujer?”, inquirió su madre en un tiempo poco amigo de ambigüedades sexuales), Johansen apostilla raudo: “Y los músicos queremos dibujar”. Liniers hizo la travesía del fan al amigo, a fuerza de coincidencias, asados con hijos mediante y conversaciones. Así que cuando un tercero en discordia, colega común, les dijo: “Si vos tenés el escenario vacío, vos dibujás en el escenario”, lo vieron tan natural como sumar uno y uno, por más que el dominio del asunto musical de Liniers no vaya más allá de unos acordes de Knockin' on heaven's door y Johansen no cambie la guitarra por el pincel. Cada uno a lo suyo. Hoy comienzan su gira española con un concierto en Madrid, en la sala But, y que continuará por Bilbao (9 de mayo), Barcelona (13 de mayo), Valencia (14 de mayo) y Cartagena (15 de mayo) para presentar el disco (Bi)Vo en México, un directo grabado con The Nada, la banda que desde el año 2000 arropa todos los experimentos musicales de Johansen, capaz de procesar funk, folclore, rock, tango o ecos de spaguetti-western como los que rodean My name is peligro, inspirada en la constante provocación al desastre de su hijo de 18 meses. Cuando compuso el tema, ya había triunfado. Hacerlo no fue tan sencillo. Si Liniers despachó pantufas antes de poder vivir del dibujo, Johansen trabajó en un hotel de Nueva York (aunque se desquitase de noche tocando en el templo del punk CBGB). “Más que un artista de culto, era un artista oculto, pero fue una experiencia vital fructífera. A mí me sirvió. Si hubiera llegado a vivir de la música con 19 años seguramente sería... es un cóctel muy peligroso. Los músicos nos recuperamos de todas las adicciones excepto de la adicción a nosotros mismos”.

Finalmente triunfó con ese estilo tan alérgico a la etiqueta y ha convertido en seña de identidad la pluralidad de ritmos, idiomas (canta en inglés y español desde su primer disco, al que ha incorporado el portugués en Bi) y guiños (de Leonard Cohen a Atahualpa Yupanqui; de James Brown a Serge Gainsbourg). “Hay influencias tan ineludibles que es inevitable hacer homenajes, pero a la vez uno intenta poner su personalidad. Somos una generación que acepta las influencias”.

En el origen de todo está la biografía del músico: medio argentino, medio estadounidense, a ratos vecinos de Nueva York, a ratos de Buenos Aires, con una madre hippy que cantaba a lo Joan Baez y un padre gringo con algo de Homer Simpson. “Es lo que me tocó. Ahora lo disfruto. Ser casi bipolar literalmente. Tener lo mejor y lo peor de los dos mundos... mitad omnipotente como los estadounidenses, mitad pretencioso como los argentinos”. Pese a ironizar sobre ellas, Johansen defiende las raíces. “No son ningún lastre. Es una mochila que me acompañará siempre que no pesa. Se trata de encontrar lo compatible en la incompatibilidad y romper los prejuicios que pueda tener. Uno está lleno de prejuicios aunque no quiera. Uno es bruto todo el rato”.

Aunque sin las mudanzas de su colega, Liniers también dio algunos tumbos existenciales antes de convertirse en el dibujante que los argentinos han bendecido como otro de los grandes en un país con nombres como Quino o Maitena, casi un hada madrina de los macanudos, que entraron en La Nación de su mano en 2002 (ahora también en El País Semanal). Quino le parece palabras mayores. Le incluye en la categoría de Chaplin o Lennon. “Nos entretienen y nos han hecho mejores personas”. Y Liniers, que habla y divierte a un tiempo, se corta cuando se encuentra al padre de Mafalda. “Con Quino me vuelve la timidez. Y como él también es tímido, no hablamos mucho. Quedamos sin tema rápido. Como paleteando”.

viernes, 1 de mayo de 2015

La enésima resurrección de Goku


En 1997 finalizó una de las series de 'anime' más populares de la historia y, tal vez, la más internacional. Los seguidores de Goku, Vegeta o Piccolo no quedaron muy conformes con el final de 'Dragon Ball Z', en el que el protagonista abandonaba a su familia y a sus amigos, granjeados durante más de quinientos capítulos, para irse a entrenar a la otra parte del mundo con un personaje completamente nuevo, nimio e imprescindible. Akira Toriyama (Nagoya, 1955) ponía así punto final a su obra más famosa ya que, a pesar de que nadie se lo creyera entonces, él aseguró que se desvinculaba para siempre de la historia sobre las bolas de dragón.

Toei Animation, el estudio que llevó el manga de Toriyama a la televisión, decidió continuar por su cuenta con la trama y meses después presentaron 'Dragon Ball GT', una decepcionante temporada que no tiene transcendencia para los fans más puristas de la saga. El último de esta remesa de capítulos tampoco dejó buen sabor de boca ya que Goku fallecía, otra vez, pero esta vez se dejaba muy claro que no cabía ninguna posibilidad de resucitarlo como en otras ocasiones.

Dieciocho años después y tras numerosas películas, cómics y novelas, que han querido seguir explotando el éxito del título pero sin ser continuaciones a los finales de 'Dragon Ball Z' y 'Dragon Ball GT', se estrenará una nueva serie que sí retomará la historia: 'Dragon Ball Super'. Toei Animation ha convencido a un sexagenario Akira Toriyama para crear una nueva temporada que se estrenará en Japón el próximo 15 de julio en la cadena Fuji TV. Los seguidores del autor y, especialmente, del manga de 'Dragon Ball' están de enhorabuena porque la historia se retomará tras los hechos descritos al final de 'Dragon Ball Z', por lo que de alguna manera se confirma que 'Dragon Ball GT' no se puede considerar parte de la trama original de la historia de Goku y compañía.

“Toriyama ha desarrollado una serie que no solo es un sueño hecho realidad para millones de fans de 'Dragon Ball', sino que además atraerá a una nueva generación de espectadores”, explicaba esta semana Osamu Nozaki, productor de Fuji TV, en el anuncio del estreno de la nueva entrega. Tras su retransmisión en el país del sol naciente se emitirá en otros 74 países, entre ellos España, que fue el primer estado occidental que tradujo y editó el manga de 'Dragon Ball' de la mano de Planeta de Agostini (1992) y también el primero en adaptar la serie de animación (1989).

También en cines

La fiebre por las bolas de dragón en nuestro país no se ha relajado tras más de veinte años y muestra de ello fue el rotundo éxito que cosechó el verano pasado el estreno por primera vez en cines de una película sobre la saga. 'Dragon Ball Z: Battle of gods' obtuvo más de 340.000 euros de recaudación, la mitad en Cataluña, y se proyectó en 80 salas de toda la geografía española. La distribuidora audiovisual Selecta Visión, quien trajo a nuestro país esta película junto a Alfa Pictures y 20th Century Fox, quiere repetir la positiva experiencia y ha anunciado esta semana que volverá a estrenar en los cines de nuestro país el último largometraje con Goku como protagonista. 'Dragon Ball Z Resurrection F', la decimonovena película de la saga, se estrenó el pasado 18 de abril en Japón y en tan solo diez días ha recaudado más de 14 millones de euros, ha sido vista por un millón y medio de personas y ha desbancado del podio de la cartelera a la taquillera 'Fast & Furious 7'. Ya se ha convertido en el mejor estreno del año en el país asiático y este hecho, junto a la llegada de la nueva serie de la mano de Akira Toriyama, vaticinan unas espectaculares cifras en España cuando se estrene el 5 de noviembre en nuestros cines.

Marvel,un intento más


Da la sensación de que la llegada del universo Marvel al cine y la televisión es cosa de hace una década. Más o menos. Y nada más cerca de la realidad. Es curioso cómo las campañas de publicidad basadas en el éxito nos han hecho olvidar, con una certeza notable, todo lo que hemos visto antes. Estamos hablando de sesenta años de series y películas. ¡Sesenta! Las primeras cintas en imagen real de ‘El Capitán América’ y ‘Iron Man’, la serie del Increíble Hulk, o las películas de Spiderman… las americanas y, claro, las japonesas que terminaban con Peter Parker convertido en un enorme robot que luchaba contra terroríficos kaijus. Luego vendrían numerosas series de dibujos animados, desde ‘Los asombrosos súper amigos’ a ‘Los Cuatro Fantásticos’, pasando por ‘Los X-Men’, entre otras muchas…

Quiero decir que Marvel, por mucho que ahora sea el paradigma de la riqueza audiovisual, ha trabajado mucho por conseguirlo. Cuesta imaginar que hace poco más de una década, la compañía de cómics estaba a punto de declararse en bancarrota. La gente no lee, no compra tebeos, los héroes de papel no son para el gran público, etcétera. La crisis del papel, ya saben.

La llegada del ‘Iron Man’ de Robert Downey Jr. supuso un cambio brutal en la caja de la compañía: sí, después de medio siglo de intentonas, el público estaba preparado para lo que querían contar. No significa que todo lo que haya hecho Marvel merezca un aplauso. De hecho, es más que lícito considerar que una parte importante de su producción nunca pasará los cánones de la crítica generalista. Pero, qué demonios: saben cómo divertirnos.

El hecho de que en los próximos diez años vayamos a tener más películas de héroes que en los últimos cincuenta convierte al derivado del cómic en un producto de moda. Algo que, por un lado, me preocupa. Las modas siempre destruyen el espíritu de las cosas. Pero, por otro lado, disfrutaremos mucho de esta locura. Hasta que se acabe. Y lo hará. Y será un final desagradable. Al tiempo.