Banner

viernes, 16 de febrero de 2018

Eugenio Benet homenajea al arte y al cómic sobre la base de circuitos electrónicos


El pintor Eugenio Benet (Madrid, 1962) se centra en la historia del arte y en personajes del cómic para conceptualizar una treintena de obras que ha creado sobre placas de circuitos electrónicos, y que desde este viernes se pueden ver en la Escuela de Artes ‘Pedro Almodóvar’.

Se trata de una original propuesta titulada ‘Reload sources on motherboard’, algo así como recargar pilas en la tarjeta madre, en la que el hijo del escritor Juan Benet reflexiona sobre el arte mientras muestra el resultado de sus indagaciones en torno a nuevos materiales.

Los trabajos que el artista ha traído a Ciudad Real, donde ya había expuesto, siempre de la mano de su amigo Vicente Ruiz, son de pequeño formato y, por tanto, inquietantes para el espectador, sobre todo por los efectos de la luz de las composiciones, que varían por los brillos de la propia textura de las placas electrónicas sin componentes.

Dice que estas superficies metálicas le inspiraron para montar escenas con pastel graso (cera fina) y óleos dentro de la derivación expresionista en la que trabaja en los últimos años.

Precisamente, sin ser tan purista en este estilo como lo fue en sus primeros años, dichos materiales le permiten en la actualidad trabajar sobre fondos en los que consigue un acabado “con otro cariz”.

Su nueva visión y el uso de las planchas madre desde hace tres años para “hacer algo diferente”, le ha permitido tener el reconocimiento social del público. Ya debutó con este tipo de obras en una exposición colectiva en Madrid, en las que enseñó creaciones dentro de su tendencia “rupturista”, en un viraje impulsado por su “ánimo investigador”.

En la actualidad, está combinado las placas de acero en soportes de madera, con el fin de ampliar el tamaño de los cuadros, y para aprovechar la textura de ambos materiales tanto en las figuras como en el fondo.

Sobre el contenido de la muestra que se en los próximos días se puede ver en la capital, hace un homenaje a los dos mundos “que me llenan” como es el arte y su trayectoria con destacados nombres, y el cómic y sus patrones más reconocibles.