Banner

viernes, 27 de febrero de 2015

Carmona pondrá en marcha una escuela municipal de cómic e ilustración


El Ayuntamiento de Carmona y la asociación local «Carmona en Viñetas» se proponen enseñar a dibujar cómics a los jóvenes de la localidad. Para ello han puesto en marcha una iniciativa pionera en esta materia que ofrecerá conocimientos sobre cómic e ilustración.

Esta peculiar escuela echará a andar el mes de marzo y se extenderá hasta mayo. La participación será gratuita y estará dirigida a jóvenes de entre 14 y 30 años.

La escuela constará de cuatro módulos: dibujo, color e ilustración, rotulación y guión y storyboard. Se ofrecerán todos los sábados de estos tres meses a un máximo de veinte alumnos en el edificio de la Juventud. El periodo de inscripción está abierto hasta el 10 de marzo.

Las clases serán impartidas por profesionales del mundo del cómic integrantes de «Carmona en Viñetas», con una experiencia de cuatro a diez años en el medio.

jueves, 26 de febrero de 2015

El nuevo Spider-Man podría ser afroamericano o latino


Los ejecutivos de Sony y Marvel se encuentran trabajando de lleno en la tercera resurrección de Spider-Man de la última década. Tres superhéroes arácnidos en menos diez años interpretados por tres actores diferentes: Tobey Maguire, Andrew Garfield y "el nuevo". Y es que después de dos sagas en tan poco tiempo, los estudios estarían barajando diferentes ideas para aportar algo nuevo a la historia y según los últimos rumores, la diferencia estaría en el mismísimo Peter Parker. O en un Spidey que no sería Peter Parker, sino un personaje de color o de descendencia latina.

Veamos... Tras el anuncio oficial del acuerdo, los rumores no se hicieron esperar. THR y Variety dieron a conocer enseguida las intenciones de los productores de encontrar a un héroe menor que Andrew Garfield (que suma 31 primaveras) ya que pretenden regresar al personaje a sus años de instituto. Así las cosas, los primeros nombres en saltar al candelero fueron Dylan O´Brien (El corredor del laberinto) y Logan Lerman (Corazones de acero).

Pero ahora, los rumores podrían haber cambiado su rumbo hacia un terreno nuevo y desconocido para muchos. Siguiendo los pasos de la elección de Michael B. Jordan como una Antorcha Humana afroamericana en el próximo reboot de Los cuatro fantásticos y de Chadwick Boseman como Black Panther, parece que Sony y Marvel podrían optar por Miles Morales en lugar de Peter Parker. O eso cree un experto dentro de la industria.

Jeff Sneider, columnista de TheWrap, aseguró en un podcast conocido como Meet the Movie Press, que según sus fuentes cercanas a Marvel, el nuevo Spider-Man no sería interpretado por un actor blanco. "Estoy 95% seguro que Spider-Man será probablemente negro. Aunque hay posibilidades de que sea latino. 95% seguro que no será blanco" sentenciaba mientras añadía, "No creo que sea Peter Parker".

Tras semejante bomba, la red se llenó de especulaciones y preguntas sin respuestas oficiales llevando a la conclusión que la única opción para este cambio es Miles Morales, el sucesor de Peter Parker tras su muerte en los comics de 2011. Se trata de un adolescente de ascendencia afroamericana y latina, y es el segundo Spider-Man en el Ultimate Marvel. Al igual que Peter, sus poderes provienen de la picadura de una araña modificada genéticamente y su traje de color negro y rojo es desarrollado por Nick Fury.

Tras el revuelo, Sneider aclaró sus comentarios a través de Twitter asegurando que "todavía se están buscando actores blancos para Spider-Man pero los representantes me están diciendo que Sony está buscando `etnicidad´" y aclarando que aunque nunca aseguró que se trataba de Miles Morales, "es una posibilidad".

Bajo el nuevo acuerdo firmado por Sony Pictures y Marvel Studios, Spider-Man aparecerá primero en una película de la saga Marvel (posiblemente Captain America: Civil War en 2016), para luego debutar en solitario en julio de 2017.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Mortadelo y Filemón presiguen al tesorero del "partido Papilar" en el nuevo álbum de Ibañez


El dibujante Francisco Ibáñez sitúa a Mortadelo y Filemón persiguiendo al tesorero del «Partido Papilar» en su nueva aventura, el álbum número 200 de la serie de los populares personajes de cómic.

Según ha informado Ediciones B, este álbum número 200 se titulará «El tesorero» y se publicará el próximo 8 de abril.

La aventura de Mortadelo y Filemón comienza cuando el responsable de economía del Gobierno quiere disponer de dinero para gastos varios y descubre, horrorizado, que alguien ha robado los fondos de la tesorería del «Partido Papilar».

Se sospecha del tesorero del partido de Gobierno, porque no aparece por ningún lado. Mortadelo y Filemón reciben el encargo del Súper de seguir al sospechoso para averiguar a dónde ha ido a parar el dinero desaparecido.

lunes, 16 de febrero de 2015

ABC:El mítico relato de "La isla del tesoro", contado con los mejores trazos



Desde hace ciento treinta y dos años, generaciones y generaciones de chavales, y no tan chavales, han barloventeado con valor y se han puesto en la amura de estribor, henchidas las velas, y firme la mayor, a bordo de La Española, camino de «La isla del tesoro». Han querido despejar esa X misteriosa durante casi un siglo y medio y han escudriñado los extraños designios de un mapa que Robert Louis Stevenson, uno de los mayores genios literarios de todos los tiempos, pergeñara allá por 1881 y editara dos años después, aunque tuvo que hacer una segunda composición del propio mapa porque su editor lo perdió.

Stevenson tenía 30 años cuando escribió su historia, que comenzó en Braemar, un lugar remoto y ventoso de las Highlands, las Tierras Altas escocesas, en 1881, donde veraneaba con su familia. La lluvia, el frío y el viento eran habituales a pesar de que era verano, y el escritor y sus parientes gastaban el tiempo inventando historias entre todos, digamos que a diez manos.

Mientras Robert Louis empezaba a escribir, su hijastro, Lloyd Osbourne, de doce añitos, hilvanaba las coordenadas y los paisajes del mapa de la isla: la Isla del Esqueleto, la Colina del Catalejo, las tres Cruces Rojas… Stevenson escribía y toda la familia aportaba sus sugerencias: «¡Nada de mujeres», dijo Lloyd; «Yo dispondré el contenido del cofre de Bill Bones», apuntó el padre del novelista. Pronto, los primeros capítulos, de la mano de un amigo, viajaron camino de la sede de la revista juvenil «Young Folks» («Jóvenes amigos») y empezaron a publicarse. Stevenson, enfermo de los bronquios, tuvo que retirarse a la localidad hoy tan famosa de Davos en Suiza, pero pronto se recuperó y terminó la historia, que no causó gran sensación en la revista ni en sus lectores. Sin embargo, editada en libro, esas páginas se hicieron inmortales, ajenas ya al óxido del tiempo, aclamadas por el público y la crítica.

Llegaron alabanzas de todos los lados, como la de Henry James; se comparó, para mejor, a Stevenson con Sir Walter Scott, y estas cuatro palabras, «La isla del tesoro», se convirtieron en unas sílabas claves y comunes en todos los idiomas del planeta. Como reconoció Stevenson, la influencia y la deuda con escritores como Washington Irving, Poe y Defoe, el Capitán Marryat, Robert M. Ballantyne… estaban presentes en su obra.

Aguas turbulentas
Stevenson no era un avezado lobo de mar, pero su padre y su abuelo eran fareros y, en 1879, el propio novelista había cruzado el Atlántico. Por eso supo hacer reales y fidedignos a sus personajes y sus vivencias en aguas turbulentas, en los recovecos de la isla y en los recovecos del corazón humano. Reediciones, tebeos, libros ilustrados, juegos de mesa, videojuegos... se han sumado desde entonces a las peripecias de esta narración imperecedera.
La colección Graphiclassic, en colaboración con la editorial Huerga y Fierro, acaba de poner a la venta una edición ilustrada por un puñado de excepcionales dibujantes de la obra (www.graphiclassic.es, desde 20 euros), una suerte de revista en la que han colaborado con sus artículos Mario Vargas Llosa, Luis Conde, Luis Alberto de Cuenca, Raúl Guerra Garrido, Javier Marías, Jordi Sierra i Fabra, Rosa Montero, Juan Madrid, Antonio Tabucchi, Manuel Hidalgo… entre otros autores. Graphiclassic ya editó anteriormente una versión de «Moby Dick», de Herman Melville, y el próximo trabajo será sobre «alguna obra de Julio Verne».

Como explica Luis Conde, miembro de Graphiclassic, la idea de este libro es «de Carlos Uriondo y nosotros tres con él: Luis Conde, Guillem Díez y Vital García. Para este segundo volumen, hemos tardado casi un año en producirlo. La genial novela de Stevenson se sigue reeditando. Hace unos meses, en España la ha vuelto a publicar Anaya, con un buen ilustrador muy poco conocido».

Luis Alberto de Cuenca, Académico de la Historia, investigador del CSIC, poeta y colaborador de ABC, uno de los participantes en la obra y devoto de la obra de Stevenson, cuenta que «si hay una novela que nació para ser ilustrada, filmada, trasladada en viñetas, convertida en escenario de videojuego, soñada por millones de adolescentes de todo el mundo, esa es “La isla del tesoro”». De Cuenca es de los que está convencido de que esta obra será recordada por los siglos de los siglos, amén: «Lo cierto es que Tusitala (”El narrador de historias”, que es como lo llamaban en Samoa, el archipiélago paradisíaco adonde fue a morir) no ha muerto ni piensa hacerlo en los próximos milenios, pues su escritura tiene la textura de lo inmarchitable, de lo imperecedero. El tópico -en que incurrimos todos- de considerar como target exclusivo de su escritura al público juvenil, no es más que una simpleza taxonómica, porque Stevenson escribió para todos los públicos y no restringió su formidable capacidad inventiva a una determinada franja de edad».

No tienen defensa ni ninguna posible excusa. Mientras siga el invierno, al calor de una chimenea, esta lectura es inevitable, y les templará los ánimos helados. Y cuando los rayos del Sol vuelva de nuevo a calentarnos, a la sombra de un manzano caerá sobre ustedes el fruto de la mejor literatura. «¡Quince hombres van en el cofre el muerto, quince hombres van el cofre del muerto, con la botella de ron, con la botella de ron». No pueden ustedes dejar de empinar el codo con el capitán Flynt.

sábado, 14 de febrero de 2015

San Valentín: Payasos psicóticos y las mujeres que los aman


"Si no recuerdas la más ligera locura en la que el amor te hizo caer, no has amado". Esta frase fue firmada por un maestro de la literatura amorosa como William Shakespeare, pero bien la podría haber pronunciado Harley Quinn, la novia del Joker, uno de los personajes de cómic más adecuados para tratar el día de San Valentín en relación con el noveno arte.

Y es que, precisamente un 14 de febrero de 1994, Paul Dini y Bruce Timm, de la mano de DC Comics, lanzaron el primer tomo de 'Batman: Amor loco', una novela gráfica que supuso la primera aparición en papel de Harley Quinn, la novia del Joker.

Harleen Frances Quinzel, rebautizada por el Joker como Harley Quinn por su parecido fonético con "arlequín", nació como un personaje de animación secundario en la serie televisiva de Batman, logrando un gran éxito entre el público y tomando un mayor protagonismo en la producción progresivamente.

La historia de Harley, una joven psiquiatra que se enamoró del Joker en el hospital de Arkham para acabar uniéndose a él en sus actos delictivos, encandiló a los telespectadores, y su demente personalidad le permitió hacerse un hueco en los cómics de Batman, donde ya se ha convertido en un personaje habitual. De hecho, Quinn será parte importante de 'El escuadrón suicida', una esperada película de los villanos de DC en la que participarán actores como Jared Leto (Joker), Margot Robbie (Harley Quinn) o Will Smith (Deadshot).

Sin duda, la confirmación de Quinn como una figura imprescindible en el universo de Gotham llegó con 'Batman: Amor loco', una publicación que acabó ganando el Premio Eisner de 1994 a la 'Mejor historia individual' y estableciéndose como la doceava mejor novela gráfica de la saga de Batman. No en vano, la web especializada IGN Comic llegó a afirmar que "'Amor loco' tiene todo lo que un cómic debería tener".

Empleando el mismo trazo que la serie de animación, 'Batman: Amor loco' narra los orígenes de Harley Quinn y su tormentosa relación con el Joker, en la que se cuelan ciertas reflexiones acerca de la locura en el amor. Así, presentado bajo el slogan "Payasos psicóticos, asesinos en masa y las mujeres que los aman", el cómic de Dini nos muestra la visión de una Harley Quinn que enloquece por amor al Joker y que, a pesar de los continuos problemas que su influencia representa para ella, no puede hacer otra cosa que desearlo perdidamente.

En el fondo, la loca historia de amor de Harley Quinn es la misma que la de la mayoría de los que ahora celebran San Valentín, resumida en aquella reflexión de Woody Allen en 'Annie Hall' sobre el chiste de los huevos:

"Un tipo va al psiquiatra y le dice: "Doctor, mi hermano está loco. Cree que es una gallina" Y el doctor le responde: "¿Por qué no lo mete en un manicomino?". Y el tipo le dice: "Lo haría, pero necesito los huevos". Pues eso, más o menos, es lo que pienso sobre las relaciones humanas, ¿saben? Son totalmente irracionales y locas y absurdas, pero... supongo que continuamos manteniéndolas porque, la mayoría, necesitamos los huevos".

Por Diego Callejón

jueves, 12 de febrero de 2015

El País:Max por tierra, mar y aire


Ulises, el hombre aterido, sale del mar, mientras Bardín se eleva por cielos surrealistas. Por otra parte, nada puede tener los pies más pegados a la tierra que un sillón orejero. Así que Max, que ha dibujado a Ulises para Alberto Manguel, a Bardín para sí mismo (y los lectores) y al sillón de orejas para acompañar a Manuel Rodríguez Rivero en Babelia, ataca por tierra, mar y aire con tres libros: Bardín el superrealista (La Cúpula), El regreso de Ulises y Sillón de orejas(ambos en Nórdica).

Una noche, mientras camina por la calle Dos Peces, Bardín atraviesa el plano de la realidad y accede a un universo donde cabe todo lo que no tiene cabida en el callejero del día a día. Allí el perro andaluz de Buñuel le traspasa sus poderes superrealistas, que le permitirán desafiar caracolas con ojos o batirse con las bestias de su propio sueño. Las historietas de Bardín le valieron a su creador, Francesc Capdevila, Max (Barcelona, 1956), el primer Premio Nacional de Cómic en 2007.

Max inventó a Bardín una década antes para sacudirse el realismo y la negrura de un trabajo anterior. “Me apetecía lo más opuesto: algo minimalista, en color, con historietas divertidas. También pensé que era el momento de crear un personaje fijo, que ayuda a la vinculación con el lector, sin que resultase una carga para mí. Así nació un tipo neutro, casi aséptico, con historias en las que lo importante no es el personaje sino las cosas que pasan a su alrededor”, explica el dibujante.

Bardín no ha muerto. Periódicamente Max le recupera: “Es un comodín”. Bajito, cabezón y trajeado, siempre con un pie en las nubes de la irrealidad. Nada que ver con Ulises, el mito clásico reconvertido en desplazado del siglo XXI, que Max ha creado para ilustrar un pequeño relato del argentino Alberto Manguel, escritor, historiador de la lectura y fan del dibujante. “Nos habíamos conocido antes y en 2011 me envió el relato de Ulises para que lo ilustrase cuando tuviera tiempo”, explica.

No resultó fácil del todo convertirlo en libro. Al menos dos editores rechazaron el proyecto. Un poco por los zarpazos de la crisis, un poco porque no acababan de ver qué se podría hacer con un texto breve en el que Ulises y la Sibila reviven en un mundo multicultural, en el que se exigen papeles para viajar de un lugar a otro o para que los niños vayan a la escuela.

El Sillón de orejas, que saldrá a la venta en marzo, reúne una selección con más de un centenar de las 349 ilustraciones que Max creó para la sección semanal de Manuel Rodríguez Rivero en el suplemento Babelia. La experiencia comenzó con cierta ansiedad para el dibujante: “Al principio me angustiaba porque no estaba acostumbrado a trabajar con los márgenes tan pequeños de tiempo de la prensa, perlo luego le pillé el punto”. El tándem escritor-dibujante logró una armonía cómplice. “Me encanta cómo escribe. El humor ya venía en el texto, yo sólo tenía que reflejarlo”.

viernes, 6 de febrero de 2015

El Mundo:Vuelve el diablillo de Subterfuge


Los 90 fueron los años de la explosión de la música "indie" en España, pero también coincidió una generación de dibujantes de cómic anárquicos y provocadores, que plasmaron en sus viñetas sus obsesiones: la cultura basura, el gore, el rock alternativo, la violencia irracional, el porno más enfermizo. Nombres hoy consagrados como Miguel Ángel Martín y Paco Alcázar sacaron sus primeros dibujos en el fanzine del sello musical Subterfuge.

La editorial Autsaider Cómics recopila ahora en un libro ese valioso legado, la respuesta española a autores de culto como Daniel Clowes, Peter Bagge, Chester Brown y Charles Burns. 'Subterfuge Comix: 25 años más allá del underground' propone un viaje a un pasado no tan lejano, donde la industria del cómic nacional era invisible desde un punto de vista comercial, pero en el que se desató una efervescente creatividad.

"En aquellos años era imposible vivir de ello, esto era un desierto. No se había producido aún el auge de la novela gráfica. Para los autores españoles, las cosas mejorarían más adelante con la aparición del Premio Nacional y la repercusión de nombres como Paco Roca", comenta a este periódico Borja Crespo (Bilbao, 1971), el que fuera responsable de la editorial de cómics en Subterfuge.

"Hoy tendríamos problemas"

Subterfuge Comix se convirtió en un refugio para los creadores más transgresores, un lugar único marcado por "lo vital, las ganas de romper, el talento brutal de unos y la desinhibición amateur de otros", donde salían impresas "desde salvajadas impublicables en ningún otro lugar hasta historietas de terror "naif" casi infantil", como se afirma en el libro.

En sus páginas había "mucho sexo y ultraviolencia", aquello era "como Crumb elevado a la enésima potencia", apunta Borja Crespo, que destaca "el delirio gráfico y la libertad creativa" de la que gozaban. "Se pasaba por la oficina mucha gente que luego se han hecho famosos. Buscábamos autores que pegaran con nuestro rollo". Así surgió la Línea Tremenda, formada por el propio Crespo, Ladrón y Enrique Lorenzana, responsables de algunas historias realmente perversas e incómodas.

"Siempre publicábamos lo que queríamos. Con muchas cosas que salieron en esa época hoy tendríamos problemas. Como no había internet, no te enterabas de lo que decía esa gente que ahora se dedica a despotricar desde el anonimato; supongo que éramos más felices", reflexiona Crespo, que ha seguido colaborando con Miguel Ángel Martín (autor de 'Brian The Brain', además de creador del diablillo que hace de mascota de Subterfuge) en proyectos transgresores, como el corto 'Snuff 2000' y la película 'Neuroworld'.

Aprovechando el pelotazo de Dover

Borja Crespo recuerda que se trasladó a Madrid para llevar la división de cómic en Subterfuge en 1997, "aprovechando el tirón del sello gracias al pelotazo que dio Dover" con 'Devil Came to Me'. "Fabricábamos los fanzines con recorta y pega, o nos marcábamos un diseño casposo con el ordenata de un colega cuyo resultado había que llevar a la imprenta en 40 millones de disquetes". En esa época, "los tebeos se hacían a mano" y reinaba "el do it yourself y la apología de la tipografía imposible, el olor a pegamento y los envíos por correo ordinario", recuerda en el prólogo.

El primer álbum que publicaron fue '¿Dónde están las tripas, matarile?' (Ladrón, 1995) y el último el tomo 'Sicotronic Records' (Miguel Ángel Martín, 2002). Entre tanto, sacaron a la luz algunas de las primeras obras de Paco Alcázar ('Porque te gusta'), Fermín Solís ('Dando tumbos'), Enrique ('Anal infection'), Daniel García ('Putchnik'), Gallego Bros. ('El infierno de Dante'), Chema García ('Diox El Exterminador'), Elreydespaña ('Cabrón') y Miguel B. Núñez ('Interferencias'), entre otras.

"Algunos títulos fueron un hito para su época. Llegamos a vender varios miles de ejemplares de 'La Cebolla Asesina' (Javirroyo) o de 'Freaks in love' (Sergio Córdoba), protagonizado por unos adolescentes que escuchaban grupos que podían coincidir con lo que editaba Subterfuge". La relación entre ambos universos (el cómic y la música) era fructífera: Paco Alcázar y Miguel B. Núñez formaron el proyecto de punk electrónico Humbert Humbert, mientras que Borja Crespo sigue realizando vídeos para bandas como Bravo Fisher!

El recopilatorio se presenta este viernes 6 de febrero en la librería La Central de Madrid (Postigo de San Martín, 8), a las 19 horas, con la presencia de Carlos Galán (director y fundador de Subterfuge) y los dibujantes Borja Crespo, Koldo Serra y Joaquín Ladrón. Además, habrá una actuación de Pantones y se podrá ver su nuevo videoclip 'Atrapado en el tiempo', dirigido por Borja Crespo.

jueves, 5 de febrero de 2015

Diario Jaén:Ilustrar sueños, contar historias


Ilustrar sueños, contar historias, sentir el arte. Isabel Ruiz, de Úbeda, dibuja desde que le alcanza la memoria. La joven ilustradora es, además, directora de fotografía y operadora de cámara. Dos profesiones que compagina y por las que trabaja de forma incansable para mantener el arte y la cultura, su gran pasión. Su talento como ilustradora queda latente en su último proyecto. “Pensé que el otoño estaba roto y traté de arreglarlo…”.

Así comienza La estación de las hojas, un cuento ilustrado, escrito en primera persona, que utiliza la estación del año como excusa para abordar temas, tan trascendentes como son el miedo al cambio o a la pérdida, a través de un lenguaje sencillo y poético. “Nos muestra cómo a través de la imaginación, a través de una mirada distinta, podemos descubrir la magia que se esconde tras esa nueva realidad. Así, no solo somos capaces de adaptarnos a los cambios, sino de ser felices con ellos”, explica Isabel Ruiz. 

El peso del relato recae en las ilustraciones, que hacen viajar a un mundo rico, sugerente, lleno de imaginación. Un recorrido a través del otoño para comprender que no se puede arreglar lo que no está roto, que las cosas cambian y es mejor aceptarlas y vivirlas con alegría. “Yo soy más ilustradora que escritora, las historias me surgen a partir de las imágenes. Un dibujo me llevó a otro y poco a poco construí el cuento”, apostilla. El libro acaba de ser publicado por la editorial Ilustropos, gracias a una campaña de “crowdfunding” a través de internet con la que la autora consiguió reunir los gastos de publicación. Casi trescientos cuarenta mecenas apoyaron el proyecto de la artista ubetense, que se vio sorprendida por la tremenda acogida que alcanzaron las ilustraciones. “El libro dormía en un cajón y gracias al mecenazgo ha despertado para llegar hasta muchos corazones”, manifestó la ubetense.

Asimismo, la ilustradora ha trabajado multitud de proyectos audiovisuales tanto en televisión —Muchachada Nui, Museo Coconut y La hora de José Mota—, largometrajes, como el filme Et la vie, dirigida por Manuel F. Torres. Un trabajo con el que fue nominada en la pasada edición de los Goya, por mejor película documental, Las maestras de la República.

miércoles, 4 de febrero de 2015

El Mundo:Ya nadie quiere a la Primera Familia... ¿O sí?


Y por fin apareció. El 27 de enero salió a la luz el primer trailer del 'reboot' de 'Los 4 Fantasticos' (ahora 'Cuatro Fantásticos' a secas), la producción de Hollywood que más secretismo y rumores a su alrededor que ha tenido en los últimos meses. Históricamente, las adaptaciones de la Primera Familia de los cómics Marvel nunca han tenido una vida sencilla. La suerte nunca les ha acompañado. Pero en el caso de la película dirigida por el emergente Josh Trank ('Chronicle') las cosas han tocado techo. Y es que los avatares del filme no se reducen simplemente al mundo del cine, sino que han afectado colateralmente a la serie regular del cuarteto, que será cancelada en abril sin vistas a un nuevo 'número uno' a corto plazo, lo que ha supuesto un auténtico 'shock' entre los aficionados del tebeo. Y eso  que se trata de una comunidad acostumbrada a verlas 'de todos los colores' .

Para captar la verdadera importancia de Reed Richards (lo de Mr. Fantástico anda muy en desuso), La Mujer Invisible, La Antorcha Humana y La Cosa hay que poner en contexto su peso en el imaginario superheroico. "Nunca fue un simple tebeo de superhéroes, sino más bien la partitura definitiva de un ejercicio de jazz que, a fuerza de ir improvisando durante décadas, acabó convirtiéndose en una sinfonía romántica". Con estas sentidas palabras describía Rafa Marín, escritor y primer y único guionista español de la serie, a 'Los 4 Fantásticos', la colección creada por Stan Lee y Jack Kirby en noviembre de 1961. La misma en la que parirían 102 números que cambiarían por completo el panorama del cómic estadounidense, dando lugar a la llamada Edad de Plata del medio.

En dicha colección, en palabras del propio Marín, ambos autores supieron aportar "el tono epopéyico y humorístico necesario para dotar a sus historias de un ambiente especial que apenas se ha conseguido repetir desde entonces", una "oda heroica" que toca techo a partir de 1965, coincidiendo con la llegada del entintador Joe Sinnott, cuando se produce "un salto exponencial" en las aventuras del mítico cuarteto, dando lugar a "la edad de oro de una revista que quiso ser, y fue, la mejor revista de comics del mundo", tal y como rezaba en el logo de su cabecera.

Con este panorama, los 4 Fantásticos no tardaron en ser considerados una golosina para diversos productores que buscaban trasladar su éxito a otros medios. En 1967 Hanna-Barbera preparó una serie de dibujos animados bastante fiel al cómic, potenciada por los diseños del maestro Alex Toth pero la latrastraba las limitaciones económicas. En la serie de animación de 1978, producida por DePatie-Freleng Enterprises, llegaron a participar los propios creadores del cuarteto (más Roy Thomas), pero es recordada principalmente por la introducción de un robot, H.E.R.B.I.E., en lugar de la Antorcha Humana. El motivo era que los derechos del personaje habían sido vendidos con anterioridad a la Universal, que buscaba hacer una serie en solitario del personaje. Pero a día de hoy, la leyenda urbana de que su exclusión se debió al temor por parte de la cadena NBC de que los niños se pegaran fuego después de ver a Johnny Storm gritar "¡Llamas a mi!" sigue yendo de boca en boca. 

El paso de los 4F por la pantalla tampoco estaría carente de contratiempos. En 1986 los derechos fueron a caer en manos del productor alemán Bernd Eichinger, quien quería hacer una película de 40 millones de dólares. Pero seis años después no había logrado el capital necesario para trasladar los poderes de los personajes a la gran pantalla y acabó contratando a la compañía del mítico Roger Corman con el fin de que hiciera una película que le permitiera conservar la licencia de los personajes. Y el maestro de la 'serie Z' no defraudó: ajustó los gastos a un millón y medio, limitó el rodaje a 21 días y engatusó al equipo para cobrar una miseria a cambio de participar en el prometedor futuro de la franquicia. Un perro viejo como él no iba a dejar pasar la oportunidad de producir una película de culto... Que nunca fue estrenada en cines.

La cochambrosa película vivió un único pase el 19 de enero de 1994 con el fin de recaudar dinero para dos fundaciones infantiles. Eichinger se disculpó diciendo que él no había firmado "que tuviera que ser buena" y se dice que el propio Avi Arad, CEO de Marvel por entonces, compró todos los negativos por 2 millones de euros y los quemó. Pero alguna copia sobrevivió y durante años fue exhibida con tremendo éxito en convenciones de cómics de todo el mundo. En la actualidad no es difícil de encontrar en internet y se ha grabado un prometedor documental donde se aborda su historia llamado 'DOOMED! The Untold Story of Roger Corman's The Fantastic Four'.

Finalmente, tras otra serie de animación noventera tan cómica como decepcionante (aunque mejora en su segunda temporada), con el inicio de la fiebre sobre adaptaciones de cómics surgida tras el estreno de 'Blade' y 'X-Men', la 20th Century  Fox se atrevió a abrirle las puertas a Eichinger y lanzar su propia producción sobre el cuarteto en 2005. De tal unió salió una simpática película que no fue el horror que muchos temían al enterarse que Tim Story se encargaría de dirigirla, pero tampoco alcanzó el nivel artítistico que podría esperarse teniendo a mano la excelsa materia prima forjada por autores como los citados Lee y Kirby, John Byrne o Walter Simonson. Nuevamente, la polémica estuvo servida con la elección la latina Jessica Alba como Sue Storm (el propio Byrne echó leña al asunto), pero el resto del casting compensaba a los puristas. Ioan Gruffudd era un correcto Reed Richards, Chris Evans disfrutaba en el papel de Johnny Storm / La Antorcha Humana y el carisma de Michael Chiklis como Ben Grimm lograba hacer olvidar la ausencia de cejas de su personaje cuando se transformaba en La Cosa. Menos acertado estuvo el tratamiento que el guión daba a un villano de la altura del Doctor Muerte (interpretado por Julian McMahon), y los problemas con los cambios de raza de los personajes continuaban con la novia de Grimm, una Alicia Masters interpretada por Kerry Washington, una actriz negra.

Pero la simpatía que provocó la película, de presupuesto ajustado (100 millones de dólares)  y suculentos beneficios (330 millones de taquilla) se desvaneció en la secuela. Aunque la primera entrega había logrado esquivarlo, el peso de 'Los Increíbles', la maravillosa obra de Pixar plagada de constantes referencias al cuarteto (el villano final de la misma por ejemplo es un remedo del Hombre Topo, el primer rival de los Cuatro Fantásticos en el cómic) pesaba mucho. La incorporación de Estela Plateada (magníficamente representada por Weta Digital, con Doug Jones efectuando las capturas de movimiento y Laurence Fishburne poniendole la voz) no fue suficiente para tapar el desaguisado. El Doctor Muerte logró estar peor que en la anterior entrega y convertir a Galactus, el protagonista de una de las sagas más recordadas del grupo y de la historia del cómic, en una nube morada y muda, no ayudaron a contentar al personal.

La película costó 30 millones más y recaudó 40 menos que su predecesora. Y Fox mandó a parar. La franquicia quedaba en barbecho hasta nuevo aviso, salvando otra serie de animación de corte 'anime' a cargo de la productora francesa Moonscoop. Pero en estas estalló el 'boom' de Marvel Studios, que con las licencias que no había vendido durante su bancarrota estaba arrasando en las taquillas. Así que cuando los derechos estaban a punto de expirar, la Fox dejó a un lado los 'Fantastic Four Reborn' que planeaba Akiva Goldsman y se puso manos a la obra con una reinterpretación de la franquicia. Y claro, para seguir la tradición, los cambios no fueron recibidos con aplausos precisamente. El tono "realista" elegido por Trank y el guionista y productor Simon Kinberg se alejaba por completo de sus predecesoras, y el casting se rejuveneció brutalmente, parcialmente inspirado en la versión Ultimate del grupo. Miles Teller, ahora en boca de todos por 'Whiplash' sería Reed Richards; Kate Mara, famosa por su papel en 'House of Cards', Sue Storm / La Mujer Insivible y Jamie Bell,  el inolvidable Billy Elliot, Benjamin Grimm / La Cosa ¿Y la controveria? Para hacer de Johnny Storm, hermano de Sue y pijo rubiales por antonomasia del Universo Marvel, el elegido fue Michael B. Jordan, uno de los camellos de 'The Wire'.

No es el primer cambio de raza de un personaje que se produce en la adaptación de un cómic. Michael Clarke Duncan, que en paz descanse, interpretó a Kingping en 'Daredevil'. Idris Elba, compañero de Jordan en 'The Wire', interpreto al dios nórdico Heimdall en las películas de Thor. Pero aún así, la polémica estaba servida. Incluso John Byrne volvió a criticar la elección, como hiciera una década antes con Jessica Alba. A partir de ahí, cada paso de la producción fue recibido de uñas. Aunque los integrantes del proyecto tampoco ayudaban a calmar los ánimos. Mara declaró que la película no estaba basada "en nada que se haya publicado" y que nunca había sido fan de los cómics porque jamás había leído uno. Iba a hacerlo para preparar, pero el director le dijo que no era necesario. Por su parte, Jordan comparó a los superhéroes de la película con "críos discapacitados". Pero el colmo para los fans llegó cuando Toby Kebbell, actor encargado de dar vida a VIctor von Muerte, más conocido como el Dr. Muerte, aseguró que este pasaba de gobernar el ficticio país de Latveria a apellidarse Domashev y ser programador informático misántropo, bloguero y conocido en internet como 'Doom'.

Conseguido el odio de los aficionados, tocaba el turno de los rumores, algunos tan descabellados como el despido del director y de todo el reparto. Este fue obviamente desmentido, pero otros cuchicheos se hicieron muy reales, caso del doble retraso de la fecha de estreno (primero de marzo a de junio de 2015 y de ahí a agosto) o de la necesidad de grabar nuevas escenas una vez finalizado el rodaje porque algunos ejecutivos de la Fox no estarían contentos con las escasas escenas de acción presentadas por Trank. Otros cotilleos llegaban más allá y ponían la palabra "desastre" en boca de los jefes, si bien el director de cine Matthew Vaughan, productor también del 'reboot', declaró que había visto el filme y le había gustado.

Con este panorama, la Fox hacía tiempo que había guardado un absoluto mutismo sobre la película. El silencio incluso se volvió dramático cuando, tratándose de una producción que busca ser un 'blockbuster', a apenas ocho meses del estreno no había aparecido una mísera foto oficial, sino desalentadoras imágenes robadas del rodaje (por comparar, la película de 'Batman vs. Superman: Dawn of Justice' se estrena en marzo de 2016 y hay fotos de los personajes desde mayo de 2014). Para más inri, cada movimiento de Marvel Cómics con respecto a su Primera Familia era entendido como un boicot a la película. Voces de dentro de la compañía señalaban que el mandamás Isaac Pelmutter había iniciado una campaña contra la Fox, por lo que no le haría ninguna publicidad a la nueva película de La Cosa y compañía. Con este ambiente, los 4F desaparecieron de los nuevos juguetes y videojuegos, se les apartó del cartel de conmemoración de los 75 años de la editorial y, finalmente, se anunció que tras acabar la cabecera madre con la saga  'The End is Fourever' no se publicarían nuevos cómics del cuarteto. Y como guiño final, el elenco de la película volaba por los aires en un número de 'El Castigador'. ¿Sospechoso cuanto menos, no?

Pero entonces llegó el trailer. Incluso el trailer comentado por los responsables del mismo. Y aunque las opiniones siguen siendo mayoritariamente negativas ("malísimo" o "tiene el potencial de ser una muy buena película de ciencia ficción pero no una buena película de los 4 Fantásticos" son algunos de los comentarios más suaves que se pueden encontrar en webs como Zona Negativa o Uruloki) para algunos pocos, entre los que me suscribo, las malas sensaciones se han apaciguado... Temporalmente. 

Puede que sea un espejismo provocado por el tono 'Interestellar'  del trailer (cosa que en mi caso lo dudo), por la confirmación de que Philip Glass estará al cargo de la banda sonora  o la confesión de un Trank que se dice inspirado por David Cronenberg. O tal vez el efecto lo provoque el hecho de que en los avances siempre queda bien la 'voz en off'. Ya puestos, tampoco hay que descartar una pérdida de lucidez más o menos pasajera fruto del impacto de que la Cosa aparezca sin unos pantalones que tapen su rocoso trasero. Sea como fuere, el 21 de agosto saldremos de dudas.

PD.- Un 'No-Premio' para quien haya llegado hasta aquí y aún tenga fuerzas de echar de menos una adaptación no mencionada de un personaje de la Primera Familia. Hablamos, cómo no, del cruce entre la adorable Cosa de los ojos azules (que aquí es un adolescente que se transforma gracias a un anillo mágico) y... ¡Los Picapiedra!



martes, 3 de febrero de 2015

El Mundo:'El árabe del futuro', ganador en Angulema


El francés de origen sirio Riad Sattouf fue el ganador este domingo del Premio al Mejor Álbum en el Festival del Cómic de Angulema con 'L'Arabe du futur' (El árabe del futuro), un tríptico autobiográfico sobre una infancia en su país de nacimiento y el de procedencia.

La historia de esta aventura, subtitulada 'Una juventud en Oriente Medio (1978-1984)' constituyó una nueva distinción en Angulema para Sattouf -un artista consagrado con varios títulos llevados al cine- que ya recibió el mismo premio en 2010.

'L'Arabe du futur' ha sido uno de los grandes éxitos de los últimos meses y la prueba es la tirada de más de 150.000 ejemplares que hizo su editorial, Allary.

Sattouf, que trabajó durante unos años en la revista satírica 'Charlie Hebdo', objeto de un sangriento ataque terrorista en París a comienzos de mes, era conocido anteriormente por títulos como 'Les Beaux Gosses' o 'Jacky au royaume des filles'.

El nuevo premio Charlie Hebdo a la libertad de expresión, creado tras el atentado, fue parar los dibujantes asesinados ese 7 de enero: Cabu, Wolinski, Carb, Tignous y Honoré.

El premio del público se lo llevaron Wilfried Lupano y Paul Cauuet por 'Les vieux fourneaux', un álbum en el que se cuenta la historia de tres amigos septuagenarios, y de cómo cuando uno de ellos, después de la muerte de su mujer decide marcharse a Cerdeña con un fusil, los otros van tras él para tratar de impedir que cometa lo irreparable.

El galardón de la juventud fue para 'Les Royaumes du Nord' de Stéphane Melchior y Clément Oubrerie, que han adaptado una obra de Philip Pullman.

'Petites coupures à Shiogui', de Florent Chauvet, una historia burlesca concebida como un informe criminal se llevó la distinción al mejor cómic policiaco.

La revelación de esta 42 edición del Festival de Angulema fue 'Yekini, le roi des arène' de Lisa Lugrin y Clément Xavier.

lunes, 2 de febrero de 2015

El País:El festival de Angulema es Charlie


En la pelea de los lápices contra los kalashnikov está claro quienes ganan la batalla de la fuerza. Pero la historia cuenta con algunos ingeniosos que ganan guerras. Las ideas necesitan algo más que el miedo para volatilizarse. Los atentados de París contra Charlie Hebdo han armado a un ejército de lápices, movilizados por todo el mundo en defensa de su libertad creativa. Y Angulema, convertida en la capital del cómic durante su 42º festival internacional para el que se prevén 200.000 asistentes, es el territorio perfecto para evidenciar que la conmoción por la muerte de personas que atacaban con risas es tan grande como la falta de miedo.

“Para nosotros ha sido muy fuerte. La gente sigue muy afectada y se hace preguntas sobre muchas cosas que hace tres semanas no nos preguntábamos, pero creyendo que deben tener respuesta dentro de nuestro modelo republicano”, expone Pilar Muñoz, la directora de la Casa de los Autores, un singular espacio creado en julio de 2002 en Angulema para acoger a historietistas de cualquier nacionalidad que desarrollan algún proyecto creativo durante su estancia.

Por casi todas partes asalta el Je suis Charlie: en escaparates de tiendas o en grafitis en muros, en muchas conversaciones y, por supuesto, en los espacios propios del festival. Se cumplió lo anticipado por Franck Bondoux, delegado general del certamen, días antes: “El Festival de 2015 será un tiempo de memoria”.

En Angulema, que ha reforzado sus medidas de seguridad notablemente y donde hoy se celebrará una manifestación en defensa de la libertad de expresión, es posible ya comprar el libro colectivo El cómic es Charlie, en el que han participado 175 autores, que han donado sus dibujos para una obra cuya recaudación se destinará a las familias de las víctimas de los atentados de París. Colaboran, entre otros, Milo Manara, Guy Delisle, Manu Larcenet, Gipi, Mana Neyestani, Frederik Peeters o Robert Crumb, que ha cedido la viñeta Un dibujante cobarde, que difundió Libération poco después del atentado. En ella Crumb recurre al humor para reflejar el temor: el dibujante se autorretrata sujetando el dibujo de unas nalgas con el título “¡Culo peludo de Mahoma!”. Tembloroso y asustado, Crumb sostiene que se trata de una broma: “En realidad es el culo de mi amigo Mahoma Bakhsh, un productor de cine que vive en Los Ángeles”.

Contrarreloj, el festival ha improvisado la exposición La historia de Charlie Hebdo, en el Museo del Cómic, para rendir homenaje a creadores que habían estado muy vinculados a Angulema, como es el caso de Wolinski, que recibió el Gran Premio en 2005. En la muestra se incluyen ejemplares de Hara-Kiri, precedente del semanario satírico, donde ya ondea la irreverencia religiosa que tan a menudo inspiraría a Charlie Hebdo en el futuro, como la portada de Cavanna titulada Las aventuras del pequeño Jesús, donde puede verse a Cristo clavado en la cruz por las orejas. En el repaso histórico no faltan ejemplares emblemáticos como el de la llegada del hombre a la Luna o portadas alusivas al final de la dictadura de Franco, aunque pocos temas, con la salvedad del sexo, llegan a ser tan recurrentes en la revista como la cuestión religiosa.

“Las religiones no son un discurso neutro, no es algo que esté al margen, tienen una vocación de injerencia en nuestras vidas. El humor y la blasfemia no son un ataque, si no una defensa frente a la injerencia de la religión. Me inquieta que se hable de Charlie Hebdo como si fuera una revista especializada en ofender a las religiones. Yo no creo que las religiones merezcan un respeto mientras ellas no nos lo tengan a nosotros como individuos librepensantes”, reflexiona el guionista Antonio Altarriba, un clásico de Angulema, que todavía recuerda la humildad de las primeras ediciones y que poco podría aventurar que acabaría convertido, junto al dibujante Keko, en el primer español en recibir el Gran Premio de la Crítica, que le entregaron el jueves por el álbum Yo, asesino.

Altarriba y Keko también acudieron ayer a los Estados Generales del Cómic, una suerte de asamblea fundacional de la profesión que pretende sacar a los autores de cierta postración laboral. En Francia se publican entre 5.000 y 6.000 títulos al año, una cifra que ha crecido en los últimos tiempos sin que el volumen de negocio (entre 400 y 500 millones de euros anuales) se haya incrementado proporcionalmente. “Es cada vez más difícil vivir del cómic”, señala Karim Rimka, un historietista de Toulouse, reconvertido en profesor. El creador es la parte más débil del negocio, que apenas se embolsa el 10% de un cómic frente al 40% de las librerías, el 30% de las editoriales o el 15% de los impresores (el resto es IVA). Un comité en el que participan sociólogos, economistas e historiadores elaborará un estudio sobre la situación de los autores de cómic en Francia para plantear reformas para mejorar su situación, incluido el aumento de sus ingresos por derechos de autor.

domingo, 1 de febrero de 2015

El Mundo:Altarriba y Keko reciben en Angulema el premio de la crítica de cómic


El guionista Antonio Altarriba y el dibujante 'Keko' (José Antonio Godoy Cazorla), se convirtieron este jueves en los primeros españoles en recibir el Gran Premio ACBD de la Crítica en Francia por el cómic 'Yo, asesino', una reflexión en blanco, negro y rojo sobre el arte de la muerte.

"Estamos contentísimos. Es mi primer año en Angulema como autor y no se puede decir que he podido tener una mejor entrada. Ha sido por la puerta grande", comentó Keko (Madrid, 1963) tras recibir el galardón por una obra que se impuso entre 3.943 álbumes considerados por un jurado de 84 periodistas que escriben sobre cómic en Francia.

Los organizadores buscan con el galardón "apoyar y revalorizar, con un espíritu de exploración, un álbum de cómic publicado en lengua francesa, con fuerte exigencia narrativa gráfica, marcado por su potencia, su originalidad, la novedad de su propuesta o los medios que el autor despliega".

La trama de 'Yo, asesino', con una factura gráfica sobria y potente, gira en torno al delirio de un profesor de la Universidad del País Vasco (UPV) que mata de forma completamente gratuita para sublimar el asesinato como expresión artística.

"El protagonista del libro se presenta como amoral, pero el fondo del libro es profundamente moral, en el sentido de que efectivamente se instala en la barrera entre la gratuidad y la motivación imposible de un crimen", explicó Altarriba al recibir el premio, que se falla desde 1984.

En tiempos de los atentado yihadistas

El acto se desarrolló en el Museo del Cómic de Angulema durante el festival internacional de la historieta, que desde hoy y hasta el próximo domingo convierte esa localidad del centro-oeste de Francia en la capital mundial del noveno arte.

La de este año, la 42 edición, arranca enrarecida por el reciente atentado yihadista en París contra la revista satírica 'Charlie Hebdo', que se saldó con 12 muertos, entre ellos algunos de sus más célebres dibujantes.

Ese atentado contra la libertad de expresión en general, y contra los humoristas gráficos en particular, ha teñido de luto el festival, que rinde diversos homenajes a 'Charlie Hebdo' entre medidas de seguridad visiblemente reforzadas.

"Creo que 'Yo, asesino' es perfectamente pertinente en las circunstancias que han rodeado el atentado contra 'Charlie Hebdo'", agregó Altarriba (Zaragoza, 1952) a las puertas de una exposición retrospectiva sobre esa gamberra revista francesa.

El autor, laureado con el Premio Nacional del Cómic de España en 2010 por la novela gráfica 'El arte de volar', con dibujos de Kim, conoce de primera mano la violencia terrorista y, por ejemplo, vio arder el coche bomba que en 2000 mató en el campus de Vitoria al político socialista Fernando Buesa y a su escolta.

Altarriba incidió en que 'Yo, asesino' hace "reflexionar sobre lo que lleva a algunas personas a tomar esta decisión de acabar con la vida de otros, simplemente por unas ideas, unos principios, una posición política o religiosa".

"¿Qué es lo que desencadena esa pulsión asesina que probablemente llevamos todos dentro, qué hace falta meter en la cabeza de un hombre o de una mujer para que, enfrentado con un arma, se dedique a disparar?", se preguntó Altarriba, que durante más de tres décadas trabajó como catedrático de literatura francesa en la Universidad del País Vasco.

El autor, cuya obra no soslaya el fenómeno de la violencia terrorista y las circunstancias que la rodean, recordó que en su experiencia como docente descubría habitualmente "que algún alumno o alumna eran miembros de ETA".

"Una de las cosas que me interesaban como profesor era saber quién le ha metido a este chico que tiene que matar por la patria, porque esa es la verdadera munición con la que se cargan esas armas", subrayó.

"Aunque resulte demasiado trágico, es un libro que reflexiona sobre esa sinrazón y esa locura que lleva a una serie de fanáticos a adoptar posiciones extremas y a que consideren que eliminar al disidente es la única manera de resolver los problemas", añadió Altarriba.