Banner

jueves, 31 de mayo de 2018

Iniciado un crowfunding para abrir un museo del cómic en Benavente


Acaba de crearse un proyecto pionero en España basado en el crowdfunding: se quiere crear en Benavente (Zamora) el primer y único museo del cómic de España, que sea a su vez el más grande de toda Europa en superficie y en documentación.

Es el proyecto de un grupo de profesionales de diversos ámbitos de la sociedad que comparten su pasión por la lectura, el arte, el dibujo, la ilustración y los tebeos.

De momento están trabajando un equipo de siete personas, cada uno con su propio bagaje cultural y experiencia profesional, que a día de hoy ya han visitado ferias y certámenes por toda Europa y han sido asesorados por expertos en el mundo de los cómics. Todo esto con la finalidad de promover, difundir y recuperar la histórica de los cómics en todos sus estilos y géneros, todo lo relativo al Noveno Arte.

Es por ello que presentan la campaña de micromecenazgo que nos oscupa y lo hacen a la vez con buen humor y con profesionalidad. A día de hoy, los más prestigiosos ilustradores nacionales e internacionales están respaldando la iniciativa y con sus ilustraciones hemos conformado una de las mejores «recompensas» originales relacionadas con el mundo del “bocadillo”, y dirigido a todos aquellos mecenas que respalden el proyecto.

Os invitamos a entrar su su web oficial y, si sois fans de los cómics y os apetece, colaborar en su creación.

Enlace a la campaña:https://museodelcomicdebenavente.wordpress.com/

miércoles, 30 de mayo de 2018

'The Magic Order', el primer cómic de Netflix


En Agosto de 2017, Netflix hacía la primera adquisición de su historia. Pero no era una productora o un canal de televisión. Se trataba de... una editorial de cómics. Claro que esta no era una compañía cualquiera, sino Millarworld, la misma que ahora saca su primer cómic bajo el auspicio de la compañía de películas y series bajo demanda fundada en 1997. El tebeo en cuestión -del que METRÓPOLI adelanta su primer tráiler en exclusiva- se titula The Magic Order, saldrá a la venta el 13 de junio en Estados Unidos y se presenta como una mezcla entre Harry Potter y 'Los Soprano'. Dibuja el estilizado Olivier Coipel y guioniza, como no podría ser otro, Mark Millar, el escritor que da nombre a Millarworld y que ya ha visto como varias obras suyas han dado el salto con éxito al cine: es el caso de Wanted, Kick-Ass o Kingsman: Servicio secreto.

El guionista escocés siempre ha sido un enfant terrible dentro de la industria del cómic estadounidense, pero eso no le ha impedido convertirse en el guionista más aclamado de la industria de los últimos 15 años dada su capacidad para que sus obras nunca pasen desapercibidas. Él fue el autor que mostró al mundo como sería un Superman comunista en Hijo Rojo; modernizó a Los Vengadores en The Ultimates; enfrentó al Universo Marvel en Civil War y mostró la cara más oscura del ocaso de los héroes en El Viejo Logan. Todo ello acompañado siempre de dibujantes de primer nivel: autores como Bryan Hitch, John Romita Jr., Steve McNiven o Frank Quitely han hecho cola para poder trabajar junto a Millar, nombrado miembro de la Excelentísima Orden del Imperio Británico por la Reina Isabel II en 2013.

En su nueva producción, The Magic Order, narra la historia de cinco familias de magos encargadas de que el resto de la humanidad pueda dormir seguras en sus camas. Durante el día los hechiceros son personas ordinarias: vecinos, amigos, compañeros de trabajo. Pero al caer la noche asumen su papel de magos encargados de salvaguardar el equilibrio en el mundo. Todo cambia cuando las fuerzas oscuras se recomponen y empieza a hacerlos desaparecer uno a uno. Es entonces cuando se ven expuestos a la violencia que hay en el mundo real y comprueban el peligro que les supone abandonar la clandestinidad.

Millarworld fue creada en 2004 y no todas sus obras pueden ser utilizadas por la compañía de entretenimiento por internet líder en el mundo. Las franquicias de Kiss Ass o Kingsman están fuera del acuerdo al poseer los derechos audiovisuales otras compañías cinematográficas. Sí están disponibles otras como Renacida, Huck, Empress o Jupiter's Legacy. De hecho, antes de ser adquirida por Netflix, era habitual que Millarwordvendiera los derechos cinematográficos de sus obras antes incluso de que salieran a la venta. "Como creador y reinventor de algunas de las más memorables historietas y personajes de la historia reciente, Mark es lo más cercano hoy en día a un moderno Stan Lee", declaró el director de contenidos de Netflix, Ted Sarandos el día que se anunció la compra Millarworld.

Por su parte, el guionista escocés comparó la compra de su empresa por parte de Netflix -"La compañía de entretenimiento más chula y molona sobre la tierra" según sus propias palabras- a la que unión de DC Comics y Warner Bros. en 1968 o a la adquisición de Marvel por parte de Disney en 2009. "Comprando Millarworld adquieren 20 franquicias ilustradas por los mejores artistas del mundo", añadía el escritor.

El francés Olivier Coipel, encargado de la parte gráfica del cómic, ha labrado su carrera principalmente en Marvel, donde ha destacado en eventos como Dinastía M y Universo Spiderman o rediseñando a Thor, el Dios del Trueno. El pasado noviembre, en declaraciones a EL MUNDO, explicaba sus negociaciones con Mark Millar. "Hemos pasado cinco años hablando entre nosotros para poder hacer algo juntos pero yo no podía porque tenía un contrato de exclusividad con Marvel. Y ahora es él quien lo tiene pero conmigo, así que puedo trabajar en lo que me diga", decía entre risas. Millar, por su parte, se mostró satisfecho ante su fichaje tras el anuncio de The Magic Order: "Que Netflix haya contratado a Olivier me hace la persona más feliz del mundo. He estado detrás de él durante muchos años, así que tener finalmente nuestros nombres en el mismo cómic es un absoluto honor".

martes, 29 de mayo de 2018

RTVE:La Guerra Civil y la creativa en 'Una caja de galletas'


Hace un año el joven dibujante Josep Salvia (Mollerussa, 1981) debutaba en la novela gráfica con Cisco (Panini), la historia real de un hombre que perdió la Guerra Civil pero no renunció a sus ideales. Lo curioso es que no era su primer cómic ni el primero que giraba en torno a la Guerra Civil; porque antes estuvo trabajando en un proyecto que dió muchas vueltas y que, finalmente, tras sufrir una gran transformación, publica ahora con el título de Una caja de galletas. Una historia de guerras y dibujos (Diábolo Ediciones). Y en la que mezcla la historia de su familia en la Guerra con su propia batalla creativa al intentar publicar este cómic en Francia.

El dibujante nos cuenta de dónde sale ese curioso título: "Cuando murió mi abuelo en 1985 dejó un armario lleno de objetos curiosos -al menos para alguien nacido en 1981- como una calculadora de leds, un tocadiscos portátil de 45 rpm, una vieja cámara de fotos, una cámara de vídeo de super 8... y una caja metálica, de esas que nuestras abuelas rellenaban de galletas, pero esta estaba repleta de fotografias".

"Todas eran antiguas -continúa Josep-, y las más viejas eran de la época de la guerra civil. En dos de ellas, mi abuelo aparecía con uniforme de conductor. Junto con su hermano Claudi se alistaron voluntarios como conductores para así, evitar ir a primera línea de frente y salvar la compañía (Autocares Salvia) de las colectivizaciones. La empresa sigue en pleno rendimiento con la cuarta generación al mando. Mi abuelo llevaba el coche de un capitán y Claudi llevó a los milicianos de Durruti al frente de Aragón".

"Quise destacar con el título -concluye- la sencillez que representa una simple caja de galletas y la complejidad que esta adquiere al contener toda una vida en imágenes. Por otro lado, esta historia es una parte de una más compleja que me rechazaron tres veces las editoriales francesas una vez firmados los contratos y quería contar esa -mala- experiencia en un mismo libro y así espantar mis demonios".

Su propia lucha de gigantes

Y es que, para Josep esa experiencia con las editoriales francesas fue muy frustrante: " Tiempo atrás gané el premio a mejor historieta de humor del concurso de cómic Ciutat de Cornellà. Allí, me convencieron (Joso y Monteys, aunque no se acuerden) para que presentase mi trabajo al festival de cómic de Angulema, en Francia, la meca del tebeo europeo. Presenté nueve o diez páginas de una historieta de humor que preparé para la ocasión y en el último momento se me pasó por la cabeza dibujar cuatro páginas basadas en las historias de la guerra civil que se contaban en casa. Con este material fui a Francia a la aventura".

"En todas las editoriales que presentaba mis cómics -añade-, descartaban la historieta de humor y preguntaban por esas cuatro páginas. Al final solo presentaba esas cuatro páginas. Llegaba cada día al hotel con tarjetas y papeles con mails para que les enviase más material porqué tenían ganas de ver cómo continuaba la historia. Finalmente, hubo tres editoriales muy interesadas en el proyecto con las que firmé contrato y a medida que iba acabándolo, se negaban a editarlo aludiendo distintos motivos -¡que cuento en el libro y que no voy a desvelar ahora!-. Al final descarté publicarlo. La última editorial con la que trabajé ¡hasta me pagaron el adelanto de los derechos de autor!, pero prefirieron que el cómic no viera la luz... ¿Porqué? Eso debe descubrirlo el lector".

"Por aquel entonces -concluye Josep- había empezado a trabajar con mi novela gráfica Cisco (Panini 2017) y decidí dar carpetazo a La Caja. Pero claro, con esta historia ahí en el cajón era difícil conciliar el sueño y no quería resignarme. Y un día, así de repente, ¡zas! se me ocurrió de escojer las historias más interesantes, -a mi humilde criterio, claro- volverlas a dibujar con un estilo más cartoon y con más libertad -la libertad que me había otorgado la experiencia,las canas...- y mezclar lo vivido y sentido en un mismo cómic. ¿Quería usar la novela gráfica como terapia o en el fondo solo era una manera fina de cagarme en su puta madre? Y ¡tachán!, la cosa cuajó y aquí, en España, me ofrecieron varios contratos editoriales para publicarlo".

"Publicar un cómic no es difícil"

Basándonos en esta frustrante experiencia preguntamos a Josep hasta qué punto es díficil publicar un cómic en España. "¡Espero que nadie se fije en mi, por diós! (jajaja). Yo no soy lo que se puede llamar un dibujante muy ortodoxo. Me siento muy nuevo en el mundo del cómic. Nací en una zona rural dónde el tebeo no está a la orden del día -y sigue sin estarlo- y hasta que llegué a la Escola Joso solo había leído Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape y algún cómic fugaz americano de grapa..."

"Por suerte -añade- la literatura me había atrapado años antes y no iba de vacío, pero la mayoría de compañeros de Joso llevaban encima una bibliografía muy extensa sobre cómic europeo, manga, americano y alternativo que yo, estaba a años luz. Con diecinueve años llegué a Barcelona y volví a nacer. Salí del campo y llegué a la gran ciudad con los ojos abiertos y con muchas ganas de aprender. No quería volver con las manos vacias".

"Dicho esto -continúa-, creo que ahora puedo decir que publicar un cómic no es difícil siempre que tengas una buena base técnica, literaria  y, sobre todo, narrativa. Por encima de todo, lo más fascinante del cómic es tener el poder, casi divino (jajaja) de dominar la mirada del lector a través de las viñetas y jugar con el ritmo de lectura. ¡Eso es mágico y me encanta!"

"Leer, en general, (no solo cómic), es a mi entender la base para sumergirse en cualquier disciplina artística. Y porqué no, en la vida. Leer nos hace libres y educa nuestra conciencia crítica, más que necesaria en la era de la sobreinformación y la post-verdad" -concluye Josep-.

La Guerra Civil

Una caja de galletas es, sobre todo, la historia de su abuelo y de su familila durante la Guerra Civil. Un tema que apasiona a Josep. "Supongo -asegura- que fue gracias a esa caja mágica que encontré en el fondo del armario y a ese niño curioso que fui. Por desgracia, perdí demasiado pronto a mi abuelo para poderle preguntar. Su brazo atrofiado fue testigo del bombardeo de Lleida y tuvo que vivir con la metralla en el antebrazo el resto de sus días. Me hubiese fascinado poder hablar profundamente sobre el tema con él. Por suerte pude entrevistar a su hermano Claudi que con más de noventa años se mantenía lúcido y con una memoria invencible".

Un cómic que tiene cosas en común con su anterior obra, Cisco. "Supongo -nos comenta- que mi pasión por la guerra, las ganas de contar una historia y esa obligación moral de no permitirme que el maldito paso del tiempo acabe con todo lo que amamos. Me gusta mucho la idea de que otros puedan disfrutar, desde una prespectiva de "ventana indiscreta" de las vidas de esos hombres y mujeres de otros tiempos. Ahora vivirán para siempre.

En cuanto a los protagonistas del cómic, Josep destaca a: "Mi abuelo y su hermano, por la proximidad familiar, por supuesto, pero el villano Manuel Goas y sus apariciones en la narración me encantan. Debo destacar el personaje de Miquel, el cuñado de mi abuelo: Fue un soldado franquista condecorado y vencedor convencido. Precisamente, hace poco me contaron que renunció a una paga anual de un millón de pesetas (¡un millón en 1939!) por controlar la represión en su pueblo, Vila-sana. Vamos, no quiso ser el chivato del pueblo. Vivió de su esfuerzo diario y nunca señaló a nadie. Aunque no lo conocí, es un personaje al que le tengo mucho cariño por su honradez".

En cuanto a los episodios verídicos del cómic, Josep destaca: "La historia que vive Miquel en Zaragoza es un capítulo extraordinario de la guerra civil que todo dios conoce, pero creo que es la primera vez que se le pone nombre.¡Espero que los historiadores no me flagelen por esta afirmación!".

"Y uno de los capítulos de Malena y su hermano que es, sin duda, el más emotivo. No puedo leerlo sin emocionarme. Malena murió hace poco y cuando hablaba de su hermano Gabriel, sin quererlo, se le humedecían los ojos. Fue una mujer muy trabajadora que vivió solo para hacer felices a los suyos".

Un cómic muy visual

Como en Cisco, destaca la originalidad narrativa y visual que Josep derrocha en cada página. No hay ninguna igual a la anterior y en todas busca nuevos desafíos: "Una peculiaridad de este cómic -afirma- es que no hice Story board porqué tenía muy claro cómo debía de ser cada capítulo. Sólo esbribí una bíblia muy esquemática de lo que quería contar, pero fueron tantas las vueltas que ya le había dado anteriormente que las páginas fluian de forma natural".

"De la misma forma que me siento poderoso controlando la narrativa en cada viñeta -añade-, me pasa lo mismo al saltar de una página a otra. Me encantan las viñetas grandes y no me gusta rellenar una misma página con miles de viñetas con dibujos diminutos. Prefiero dejar una gran viñeta a toda página para que respire, sin contemplaciones, y después ya vendrá la siguiente, ¡que el papel ya lo pagará la editorial!".

"Me gusta la línea firme, consistente, y las manchas negras. Me siento muy cómodo con el entintado digital, mi línea manual es demasiado temblorosa para mi gusto y me vuelve más inseguro -añade el dibujante-.

Cada capítulo comienza con una original visión panorámica de la ciudad en la que se desarrolla. "Supongo que lo hago -confiesa- dejar respirar la narración. No sé que debe pensar el lector cuando llega ahí, ¡miedo me da!. Quería hacer una interpretación de la realidad y no planos con perspectivas exactas de manual, me aburría la idea. También veía interesante que los personajes se quejaran del dibujo o de su situación en el tebeo, del mismo dibujante o que se confundieran en medio de los capítulos de otros... La idea me parecía divertida e iba surgiendo sobre la marcha, sin premeditación. Fue como una guerra constante con o contra mis personajes. Quería explorar su actitud en una situación determinada y al mismo tiempo huir a toda costa del plano general y de la perspectiva. Simplemente, estos dibujos figurativos han sido una manera de explorar mi libre albedrío".

En cuanto a sus proyectos, Josep nos comenta que: "Cecilia Hill, mi pareja, esposa y musa a la vez me propuso hacer un cómic juntos. Ella es redactora, periodista, filóloga y amante de la literatura hispánica y trabaja para distintos medios digitales. El proyecto trata sobre un conocidísimo autor español al que amamos y que, inevitablemente y como tantos otros, se ve envuelto en nuestra cruenta guerra civil. Las primeras páginas ya han recibido el apoyo de unas cuantas editoriales pero no podemos desvelar el contenido hasta firmar contrato. Aún estamos en proceso de negociación".

"Después de Cisco y Una Caja de Galletas -concluye- quería dar un respiro al "guerracivilismo" y afrontar otros horizontes comiqueros, pero creo que Cecíla posee un talento que dará que hablar en un futuro próximo y no podía dejar escapar esta oportunidad. Eso si, esta vez me aventuro en el asombroso mundo del color. El resultado es algo especial, entrañable..."

domingo, 27 de mayo de 2018

The Fade Out: la oscuridad del Hollywood dorado


Hollywood es metáfora de la luz, del color y de la ilusión. Pero igualmente puede serlo de la oscuridad, las sombras y el blanco y negro. La meca del cine que durante su época dorada consiguió hacer creer en muchos sueños, también se convirtió en el espejo de la cara oculta de la ciudad de las estrellas. En los años 40 los poderosos estudios cinematográficos llenaron las salas de gánsteres, detectives y siluetas de cadáveres marcadas en el suelo, pero es precisamente en el seno de la propia industria del celuloide donde las historias noir traspasaron la pantalla.

El cómic The Fade Out, recién editado en España por la editorial Panini, explora ese rincón de Hollywood oculto tras los focos del glamour, adentrándose, además, por una de las puertas más oscuras de la historia americana: la caza de brujas del macartismo. En plena Guerra Fría, la psicosis ante el enemigo comunista derivó en una persecución implacable contra todos aquellos directores, actores y guionistas sospechosos de simpatizar con el terror rojo. El mundo del cine convivió en aquellos años con listas negras, delaciones, recelos y denuncias falsas.


Es en este contexto histórico real de desconfianza y autocensura en el que se desarrolla The Fade Out, un título con clara vocación alegórica que utiliza la expresión que define en inglés el recurso cinematográfico conocido como fundido a negro. "Había algo en el aire que hacía que fuera más fácil creer en las mentiras". Esta frase, que ilustra una de las viñetas del prólogo de la historia, adelanta lo que se va a encontrar el lector durante todo el relato, situado por sus autores concretamente en otoño de 1948. "El mundo no quería saber la verdad de nadie. Siempre preferían un cuento".

Un hombre trajeado despierta aturdido dentro de una bañera, destrozado por una descomunal resaca. Al salir del baño se encuentra con la escena de un crimen. Con este punto de partida arranca una historia en la que se van destapando sórdidos secretos al tiempo que el protagonista trata de recomponer las lagunas mentales sobre la noche anterior.En la búsqueda de respuestas surgen nuevas sombras en un relato en el que el humo del tabaco es una constante y donde el alcohol y el sexo circulan sin pudor. En este ecosistema carente de límites intentan adaptarse diferentes personajes de vidas espesas.

Ed Brubaker (guion) y Sean Phillips (dibujos) firman este cómic que forma parte de su amplio catálogo de colaboraciones. De hecho, este tándem se ha convertido en los últimos años en el principal referente del género negro en el mundo de la viñeta. Desde que comenzaran a trabajar juntos en La escena del crimen (1999) la pareja ha sumado otros títulos dentro de esta línea entre los que destaca por encima de todos la magistral saga Criminal, así como Sleeper, Fatale o Incognito, todos ellos herederos de un estilo creativo absolutamente reconocible y que se ha convertido en fórmula de éxito.


The Fade Out fue publicado originalmente en EEUU entre agosto de 2014 y enero de 2016 en 12 entregas, pero hasta ahora permanecía inédito en España. Panini ha apostado directamente por el formato integral de casi 400 páginas que recopila toda la obra, en el que además se incluye un amplio anexo de material extra. Además de las habituales portadas, biografías y agradecimientos, el tomo incluye documentación sobre la época, artículos sobre el proceso creativo; así como dos relatos literarios ambientados en el viejo Hollywood y diversas ilustraciones de clásicos del cine. Entre este contenido adicional destaca El trailer de The Fade Out: tres páginas de cómic a modo de resumen emulando la costumbre cinematográfica.

La estructura narrativa de The Fade Out responde al modelo clásico utilizado por Brubaker y Phillips en sus anteriores colaboraciones: páginas divididas sin excepción en estricta rejilla de tres franjas, donde ningún recurso estilístico desvía la atención del lector. Todo el peso del relato queda en la narración secuenciada en 12 capítulos organizados en sí mismos como un guion de cine. La trama lineal queda, no obstante, interrumpida en algunas ocasiones por momentos de recuerdos y flash-backs -recurso habitual de Brubaker- en los que más que resolver misterios se acentúan las dudas del lector. 


Los personajes que pueblan The Fade Out son fieles al género noir. Almas torturadas, desencantadas con la vida que buscan refugio en los excesos. Personas dispuestas a todo y en las que la ambición insatisfecha ha dejado heridas incurables. Supervivientes de su turbio pasado. Espíritus tan amargados como para que nada nuevo les pueda atormentar. Antiguos ingenuos reconvertidos en cínicos convencidos. Testigos del horror humano, indiferentes a todo tras lo presenciado -o incluso cometido- en lugares como Vietnam...

En la introducción de The Fade Out, el propio Brubaker cuenta el secreto de su pasión por las historias de los bajos fondos de las ciudades que precisamente nace vinculada a la industria del cine. El escritor revela que es sobrino de John Paxton, un guionista de la Edad de Oro de Hollywood, y rememora cómo siendo niño despertó su curiosidad una hilera de libros encuadernados en cuero en aquella casa. "Mis tíos conocieron a muchos hombres y mujeres cuyas vidas quedaron destruidas en aquellos años por negarse a reconocer sus propias ideas políticas, o por negarse a dar nombres, a delatar a amigos perseguidos por sus creencias personales", confiesa Brubaker.


Esta historia, que aparentemente encajaría en blanco y negro, cuenta en cambio con el color como uno de sus máximas virtudes. La labor realizada por Elizabeth Breitweisern dota de gran personalidad a un relato gracias a una paleta de tonos fríos que favorece los juegos de luces y abren la posibilidad a distintos grados de penumbra. Los flashes de las cámaras de fotos de los reporteros con sombrero fedora o las persianas a medio abrir en cuartos lúgubres ayudan a recrear la atmósfera noir del relato. El blanco y negro sólo aparece de forma testimonial en los momentos en los que algunas películas, a modo de homenaje, ocupan plano en las viñetas.

Una estrella en ciernes truncada de forma abrupta, la enigmática aspirante a ocupar su puesto... un magnate tan rico como amoral, su corrupto jefe de seguridad... un galán sin escrúpulos, un guionista en decadencia, un representante cínico, un fotógrafo con sórdidos negocios, una secretaria solícita... Todas estas vidas confluyen en las páginas de The Fade Out. El descubrimiento de cada uno de estos seres imperfectos capítulo a capítulo es el auténtico núcleo de este relato. Al final, el crimen que hilvana sus destinos es un mero macguffin para guiar al lector en un viaje en medio de la oscuridad cuya meta aparece antes del fundido a negro.

Astérix y Obélix conquistan el Jewish Museum de Londres


Los dos personajes de ficción galos, famosos por plantar cara a los romanos en la Galia, han llegado a Londres para conquistar el Jewish Museum. El museo de la capital británica explicará la vida y obra del creador de las historietas, René Goscinny. Para ello, hay una exposición temporal desde el 10 de mayo al 30 de septiembre.

Asterix y Obelix han dejado momentáneamente la Galia. Su camino, durante los próximos cinco meses transcurrirá por Britannia. Concretamente, los dos soldados han decidido cruzar el Canal de La Mancha. Su batalla consistirá en explicar su historia, y, también, la de su creador: René Goscinny. Julio César de momento no es un problema para la Galia, y Astérix y Obélix han decidido dedicar sus esfuerzos –y los beneficios de la poción mágica- en explicar a los londinenses las historietas que ocurren en torno a ellos.

La exposición en torno a René Goscinny y sus personajes de ficción contará con varios puntos de atracción. Guiones originales de los cómic, ilustraciones gráficas, fotografías, y fragmentos de películas se podrán contemplar en el Jewish Museum de Londres. También, será posible disfrazarse y ponerse en la piel de los dos soldados más valientes de la Galia. ¿Tendrás tanta imaginación como Goscinny y su co-creador Albert Udrezo?
La exposición del Jewish Museum, situado en el distrito de Camden Town, se podrá complementar con charlas y tours. El objetivo es que los visitantes puedan aprender más sobre el autor y los cómics. Algunos de estos tours tienen nombres como: Astérix in Britain, o Who Has The Last Laugh? Los talleres versarán de temas tan diversos como ‘cómics autobiográficos’ o ‘como dibujar sobre cualquier cosa’.

Los horarios de apertura del Jewish Museum son de 10:00 a 17:00 horas de lunes a domingo, excepto los viernes que lo hace solo de 10:00 a 14:00. Asimismo, el museo se encuentra abierto los bank holidays. El precio de la exposición para adultos es de £8.70 y para niños de 5 a 16 años de £4. Las familias que vayan en grupo de dos adultos y dos niños podrán pagar 20 libras por los cuatro integrantes de la casa.

sábado, 26 de mayo de 2018

RTVE:Blas de Lezo, el héroe de la Batalla de Cartagena de Indias, salta al cómic


Uno de los cómics más interesantes de 2015 fue Espadas del fin del mundo, que narraba la increíble victoria de Juan Pablo de Carrión (con apenas 7 barcos y 40 hombres) frente a un millar de piratas japoneses. Ahora, el mismo guionista, Ángel Miranda, narra otra famosa epopeya histórica, la batalla de Cartagena de Indias (1741) en la que Blas de Lezo venció a una flota de 186 barcos ingleses y 30.000 soldados, ¡con solo 6 barcos y 3.000 hombres!.

En Blas de Lezo, el cómic, le acompañan el dibujante Guillermo Mogorrón (X-Men) y Ramón Vega, investigador y comisario de exposiciones para el Museo Naval de Madrid. Se desarrollará en dos volúmenes y quieren financiarlo mediante una campaña de crowfunding que está siendo un éxito. Os animamos a participar.

“Lezo -nos comenta Ángel Miranda- es una de las figuras históricas con más potencia narrativa de nuestra historia. Perdió la pierna en combate cuando sólo era un niño, y en lugar de retirarse con honores a la corte decidió continuar con una vida de lucha y victorias inauditas en las que se dejó el ojo y la movilidad del brazo por el camino”.

“Cartagena de Indias –añade el guionista- también cuenta con todos los ingredientes necesarios para un gran cómic: una de las mayores flotas conocidas hasta la fecha en América contra una resistencia diez veces menor, a lo que se sumaron unas tensiones internas en ambos bandos que sacaron a todos de quicio. Todo bajo la mirada atenta de ambos imperios. ¡Puro conflicto dramático!”.


Blas de Lezo

Destaca el retrato que Guillermo Mogorrón hace de Blas de Lezo: “Me gusta combinar dos enfoques, uno histórico que parte de los datos que tenemos (su retrato, su vida o escritos), y otro artístico que es como si un director de casting elige a un actor determinado para darle cara”.

“Por la parte histórica contamos con varios retratos -añade el dibujante- y para definir su personalidad disponemos de mucha documentación sobre su figura y su vida. En cuanto a la parte artística, me meto en su piel y me imagino que aun llevando peluca y maquillaje -que era la moda-, la cara de un marino estaría curtida por su exposición a la intemperie, la sal, el sol, el viento... En mis primeros diseños me lo imaginaba con un gesto más o menos feroz, pero intento no caer en la caricatura. Sabemos que tenía un carácter duro, pero también conocemos más matices humanos, y ese diseño debe tener flexibilidad suficiente para mostrarlos”.

Pero... ¿Cómo es posible que Blas de Lezo venciese a una armada tan superior? “Era un estratega brillante y tuvo buenos compañeros a su lado –asegura ángel-. Superó sus debilidades con astucia, predijo la prepotencia de su oponente, el almirante británico Edward Vernon, y jugó con el clima tropical, las enfermedades y la orografía. Además, los tenía muy bien puestos”.


Los ingleses ya habían acuñado las medallas de su victoria


Una de las cosas más curiosas de este episodio histórico es que los ingleses, sabiéndose muy superiores, ya habían acuñado las medallas conmemorativas de su victoria. “Así fue –asegura Ángel- . A media batalla, Vernon vendió la piel del oso antes de haberlo cazado, enviando noticias sobre su supuesta victoria”.

“En Londres –continúa el guionista- recibieron la misiva con entusiasmo y acuñaron monedas (medallas conmemorativas) en las que Lezo aparece arrodillado. En algunas incluso le reimplantaron la pierna para que pareciera todo más digno. Al final las tuvieron que meter bajo la alfombra, y a día de hoy valen un buen dinero. Por cierto, tenemos réplicas en el crowdfunding”.


Un héroe menospreciado

Otra curiosidad muy española es que, pese a su gran victoria, Blas de Lezo fue menospreciado por la corona española. E incluso hoy en día prácticamente lo hemos olvidado. “Supongo –asegura Ángel- que la historia de España sigue estigmatizada y politizada, pese a tener pasajes y personajes increíbles. Preferimos fijarnos en las narraciones extranjeras, aunque las hayamos escuchado ya mil veces. En los últimos años Lezo se ha hecho muy famoso, y aunque hoy ya no es una batalla desconocida, se ha mitificado y hay muchos detalles que aún no son de conocimiento popular”.

“Lezo -añade Ángel- infundía un gran valor en sus hombres, pero al mismo tiempo tenía poca paciencia con los asuntos “políticos”. Su papel en la batalla acabó siendo menospreciado y falleció sin un reconocimiento adecuado, con mucho rencor en la sangre. Tras su muerte, Carlos III sí reconocería su labor y le daría el título del Marquesado de Oviedo a su hijo".

Ángel destaca la labor en el cómic de Ramón Vega, investigador y comisario de exposiciones para el Museo Naval de Madrid: “Ha sido fundamental para crear una obra con la calidad y la ambientación que buscamos. Yo soy aficionado a la historia, pero un cómic de estas características requiere conocimientos profundos y detallados. Entre los tres autores queremos crear un cómic original, una buena mezcla de espectacularidad, argumento y rigor. Nos incentivamos unos a otros y nos advertimos cuando nos excedemos en cada faceta. Además recurrimos a otros especialistas como arquitectos o botánicos”.


Un cómic espectacular

Un cómic de una gran batalla como esta, requiere un tratamiento gráfico espectacular. Como el que nos ofrecerá Guillermo Mogorrón, un joven autor que ha trabajado para editoriales norteamericanas tan populares como Marvel (X-Men, DC o IDW. Y que también tiene una carrera destacada en el mundo de la animación.

“En este caso –asegura el dibujante- he sido fiel a mi estilo. Mi idea era usar las herramientas visuales y narrativas de un cómic popular como el de superhéroes, pero aplicado al cómic histórico. Obviamente sin tipos musculosos corriendo en mallas, pero sí en el uso de viñetas espectaculares, acercando la cámara al momento de la acción, o acelerando el ritmo según la situación sea más frenética”.

“Aparte de eso -añade-, dibujar esta batalla va a ser un reto, porque el cómic exige mucho rigor histórico, que es por lo que Ramón Vega nos presta una ayuda increíble dándonos datos, referencias y explicaciones, y además está atento cuando me equivoco en algo. Entre todos los miembros del equipo queremos que la batalla no esté sólo dibujada, sino recreada, dentro de nuestras posibilidades”.


Una gran documentación

Destacar también la excelente documentación que se aprecia en cada viñeta. “El historiador Ramón Vega –afirma Guillermo-, nos está allanando el camino proporcionándonos datos sobre cada pequeño detalle del periodo, desde explicaciones a fotos de objetos en museos, documentos o escenas de películas que son correctas y nos valen para el proyecto. También hemos podido hacer varias visitas con él al Museo Naval de Madrid, que dispone de muchísimo material de la época, incluso modelos de barcos con todo detalle que valen de referencia para entender la escala, cómo funcionaban, cómo era la vida a bordo, etc…”

“La documentación más difícil de revisar hasta el momento -añade- ha sido el visionado de varios vídeos de recreación de operaciones de la época, por parte de actores, pero que retratan con todo detalle el proceso quirúrgico que sufrió el protagonista de joven, cuando le amputaron la pierna. Esa operación puede verse en las páginas que ya hemos publicado en la web de la campaña”.


Lo mejor de documentarte tanto es la verosimilitud que consigue el cómic y que descubres cosas interesantes, como nos confiesa Guillermo: “Lo que más me llamó la atención cuando empecé a documentarme fue la escala monstruosa de algunos barcos de la época, y las condiciones de la vida a bordo, que eran durísimas”.

Destacar también el color, a cargo del propio Guillermo: “Para mí es muy importante -afirma- Toda. Lo hago yo mismo y siempre he admirado a autores que sabían no sólo iluminar bien o entonar, sino situarte en una escena determinada o en un momento emocional utilizando los colores de un cómic. Mis referencias en este sentido han sido gente como Richard Corben, Daniel Acuña o Dave Stewart. Además, planteo el diseño de cada escena con una gama determinada de colores que tienen que situarnos en los barcos, en los fuertes, en mitad de la batalla o bajo la lluvia de la selva. Va a ser importantísimo, espero”.
Sus proyectos

En cuanto a futuros proyectos, Ángel nos comenta que: “Ya tenemos otro par de figuras históricas en la carpeta de proyectos, aunque en el futuro me gustaría probar otros géneros y ambientaciones. Lo importante es presentar algo original por temática o enfoque, que se salga de las historias manidas. Por de pronto tenemos Lezo para al menos un par de años”.

En cuanto a Guillermo: “En este momento mi proyecto más importante es este cómic, que me ocupará la mayor parte de mi tiempo de aquí a un año, cuando planeamos tenerlo listo. Además, habrá un segundo tomo si los lectores son tan generosos como en ésta primera campaña. Aparte de eso colaboro con ilustraciones en algunos libros y cómics, y planeo poder sacar en el futuro un cómic con bichos gigantescos, ciencia ficción y artes marciales, que no tiene nada que ver con lo histórico, pero que también me apetece”.

De momento, el éxito de la campaña de crowfunding parece haber asegurado el segundo tomo de este cómic que rescata una de las epopeyas más sorprendentes de la historia de España.

viernes, 25 de mayo de 2018

RTVE:Los descubrimientos científicos y filosóficos de Hipatia de Alejandría en un cómic


Hace ya casi ocho años que Jordi Bayarri (Alboraya, 1972) inició su colección de cómics sobre científicos dirigida a los niños. Un proyecto muy especial que inició con Darwin y que, durante este tiempo, ha amplíado con Galileo, Newton, Marie Curie, Ramón y Cajal y Aristóteles; a los que ahora se suma Hipatia. La verdad en las matemáticas, dedicada a la famosa científica y filósofa de Alejandría.

Bayarri destaca que: "Es una mujer científica de la que, a pesar de ser conocida, realmente se sabe poco. Es de dominio público su conflicto con la iglesia del siglo IV y su posterior asesinato a manos de una turba violenta, pero prácticamente nada de su trabajo científico o filosófico. En mi cómic he querido centrarme más en lo segundo porque creo que debe conocerse".

"En este tebeo -continúa Bayarri-, como en todos los de la Colección Científicos, intento explicar como se forma un científico, la relevancia de sus investigaciones y su relación con la sociedad. En este caso, cuento la formación de Hipatia en la academia de Alejandría y su posterior actividad como matemática, como maestra y como filósofa neoplatónica poniendo sus conocimientos al servicio de si ciudad".

Los descubrimientos y el legado de Hipatia

En cuanto a losprincipales avances o descubrimientos de Hipatia, Jordi Bayarri destaca: "Aparte de su trabajo como maestra, formando y enseñando a los matemáticos y filósofos que le siguieron los pasos, lo más destacable es su tarea en los llamados "comentarios", en los que se analizaban y mejoraban tratados matemáticos de la antigüedad, actualizándolos y asegurando su vigencia y su conservación para siglos venideros".

En cuanto a su legado: "El principal legado es -como ya he dicho-  asegurar la conservación de muchos conceptos matemáticos que, de otra forma, se hubiesen perdido -comenta Bayarri-. Aunque en su época las mujeres podían desarrollar la misma actividad científica que los hombres (Hipatia no era la única mujer matemática o filósofa en Alejandría), durante la Edad Media esta tarea quedó reservada exclusivamente a hombres y hasta mediados del siglo XVII no empiezan a surgir nuevas figuras femeninas en este campo".

Casi ocho años de la 'Colección Científicos'

Jordi lleva ya casi ocho años inmerso en este proyecto de la Colección Científicos, que compagina con otros. "Para mí ha sido espectacular. Llevo veinte años autoeditándome y hasta este proyecto no había recibido una respuesta tan favorable. Los incios, con Darwin, fuero algo tímidos pero en cuanto llegaron Galileo y Newton y la colección empezó a cobrar entidad, la reacción de los lectores aumentó exponencialmente".

"Y con la edición de Marie Curie ya fue espectacular -añade-, es nuestro cómic más solicitado. Mis objetivos de crear una serie de cómics que vaya creciendo y sumando lectores con cada nuevo volumen, están más que cubiertos. Personalmente, y aún sin tener en cuenta que se trata de cómics autoeditados y no cuento con el respaldo de ninguna gran editorial, creo que es todo un éxito haber conseguido montar un proyecto así y haber vendido casi 20000 ejemplares".

Durante estos años, Jordi Bayarri siempre ha contado con el mismo equipo, el estupendo colorista Dani Seijas, y Tayra Lanuza, doctora en historia de la ciencia e investigadora en Herzog August Bibliothek Wolfenbüttel (Alemania)

"Como es habitual -asegura Bayarri-, Tayra Lanuzase encarga de la documentación y la supervisión de los contenidos históricos y científicos del cómic. En casos como el de Hipatia, nos encontramos con personajes cuya historia y actividad se ha visto manipulada, bien para encumbrarla, bien para denostarla, durante literalmente siglos. Es por esto que ponemos especial atención en consultar los manuales y a los expertos más solventes, para no caer en la leyenda o la falacia y poder explicar los hechos más reales posibles. Como especialista en Historia de la CIencia, Tayra se preocupa mucho de contrastar toda la información antes de trasladármela a mí y luego supervisa lo que yo escribo en el tebeo para asegurarse de que no me invento nada".

Jordi asegura que hacer tebeos para niños no es nada fácil: "Yo vengo de hacer muchos tebeos para adultos y, aunque tenía más o menos claro en mi mente cómo quería que fueran mis tebeos para chavales, hasta que no me puse a ello no descubrí lo complicado que es. Los niños son lectores implacables y debes asegurarte de que mantienes su interés en todo momento. A lo largo de la colección creo que he ido afinando la forma de contar las cosas de forma que sea siempre entretenido".

"El dibujo -continúa Jordi- también lo he ido depurando, ya que es un estilo muy diferente al que uso habitualmente, pero he conseguido que tenga su propia entidad. Sobre todo en los últimos cómics, el excelente color de Dani Seijas ha hecho que lo tebeos tengan un aspecto aún mejor".

El futuro de la colección

Sobre el papel que pueden tener los cómics en los colegios, Jordi opina que: "Los tebeos en los colegios tienen un campo inmenso en el que expandirse. Los cómics pueden ser todo lo que los profesores quieren que sea: lectura de apoyo, material didáctico, etc. Solo tienen que incorporarlos a sus clases y comprobar lo útiles que les pueden ser. El tebeo es un lenguaje naturalmente dotado para la divulgación, no hay que hacer nada raro para hacer un tebeo educativo, en un recurso del que se puede sacar mucho provecho si se quiere. Faltaría, eso sí, que los responsables de los contenidos y soportes seleccionados en los planes de estudios se decantaran por el cómic para que su uso en las clases no fuera solo una elección particular de los profesores".

Sobre el siguiente volumen de la colección científicos, Jordi nos avanza que: "El próximo cómic, en el que ya estamos trabajando en la documentación, será sobre Einstein. Espero tenerlo listo entre el fin del verano y navidades".

No es el único proyecto del dibujante. "Aparte del próximo volumen de la Colección Científicos, estoy trabajando en el capítulo 10 de Entre Tinieblas, mi serie de fantasía y en el cuarto de Crónicas de un Calzador de Mesas, que de momento se publica exclusivamente en internet pero pronto quiero recopilarlo en papel. Pronto también va a salir a la venta Viajero, un pequeño tebeo de viajes donde recopilo mis últimas excursiones por el mundo".

martes, 22 de mayo de 2018

La etapa de Luis Buñuel en Hollywood llega al cómic


La editorial GP Ediciones ha lanzado el cómic 'La noche perdida de Luis Buñuel', un trabajo que ahonda en una etapa apenas conocida que el cineasta aragonés pasó en la meca del cine, Hollywood.

Se trata de una obra a color de 72 páginas que ha editado el Gobierno de Aragón y cuyo precio de venta es de 10 euros, informa la editorial en una nota de prensa.

En la creación del cómic han intervenido el dibujante Javier Ortiz, que debuta, y el colorista Guillermo Montañés, que han sido los encargados de desarrollar el guión elaborado por el guionista aragonés Queco Ágreda.

La obra está ambientada en 1946, año en el que el cineasta de Calanda atraviesa uno de los momentos más complicados de su vida. Exiliado tras la Guerra Civil, sin dinero y sin trabajo, vive en Hollywood a la espera de la oportunidad de demostrar su talento, pero ésta no llega.

Tratando de encontrarse con un gran productor, Buñuel acude a una fiesta en una lujosa mansión, pero la persona a la que busca ya se ha marchado. Dando la noche por perdida, el cineasta decide volver a casa, pero su regreso va a tener más dificultades de las previstas.

Vídeo resumen del VI Festival de Cómic Europeo de Úbeda



viernes, 18 de mayo de 2018

Mañana empieza la VI edición del Festival de Cómic Europeo.


Estamos a pocas horas de iniciar la VI edición del Festival de Cómic Europeo de Úbeda.Como cada año os esperamos en nuestro pequeño punto de encuentro que este año pasa a estar en la Plaza de Andalucía.

Allí encontrareis charlas,zona comercial y un buén elenco de autores que compartiran un estupendo rato con todos nosotros.
 
Os dejamos también la programación para poder consultarla.

!Os esperamos!
 
 

jueves, 17 de mayo de 2018

Todo lo que quiso saber de Mayo del 68, en cómic, y no te lo han sabido contar


Uno de los protagonistas de este acontecimiento histórico presenta este libro que con viñetas que reconstruye las vísperas, los días y los ecos de lo sucedido hace medio siglo. Una obra clara y amena de Arnaud Bureau y Alexandre Franc que llega a librerías.

Lo que fue y lo que queda de Mayo del 68

Presentación WMagazín. Los hechos de Mayo del 68 abrieron una ventana. Y desde allí se vieron muchas de las inquietudes, inconformidades, críticas y propuestas de una población importante. Mucho se ha escrito sobre aquellos días, a favor y en contra, que si sirvió para algo, que si sirvió para nada. Más allá de las formas y de las consecuencias de aquellas protestas este libro Mayo del 68. Historias de una primavera, coeditado por Nórdica Libros y Capitán Swing, reconstruye en viñetas las vísperas, los momentos clave y los ecos de aquellos días. Una especie de paneo histórico y legendario por los variados hechos, opiniones y percepciones que son fundamentales no solo como reconstrucción de un momento de la Historia, sino como elemento esencial para acercarse a él de la manera más objetiva posible.

Escrito por Arnaud Bureau y con ilustraciones de Alexandre Franc este Mayo del 68 en cómic es un recordar o ponerse al día de manera clara, amena y sencilla. Bureau es guionista de cómic e historiador de formación que el año pasado recibió el Segundo Premio Raymond Leblanc. Por su parte, Franc debutó como autor de cómic en 2007 con Les Isolés, y desde entonces ha publicado una docena de cómics, el último Guantánamo kid (Dargaud).

WMagazín ha elegido algunas páginas del cómic para armar un fotorrelato que sirva de introducción a aquel acontecimiento. El texto que acompaña cada página corresponde a la presentación que hace del libro Daniel Cohn-Bendit, uno de los protagonistas de la historia:

Mayo de cómic

¡En mayo publica lo que te apetezca!

Esto parece ser una máxima del mundo de la edición.

Las fotos nos hacen revivir las emociones de antaño; una lluvia de ensayos, de consejos al presidente de la república, de vueltas a la carga y de reflexiones sobre la época vienen para recordarnos aquellos acontecimientos... En fin, los editores se entregan en cuerpo y alma para celebrar el cuarenta aniversario de mayo. ¿Esto también afecta al cómic?

Revivir los hechos
Y aquí están estos "Mayo del 68" tan diversos, de dominio público, tomando una nueva forma. Nos convertimos en testigos de una suerte de "reencarnación" en viñetas, que se presta a que se haga con toda la desenvoltura necesaria.

Cabe reconocer que su lectura nos invita a soñar despiertos más que todos los manifiestos o panfletos que surgen con la obligación de enaltecer o hundir una revuelta tan lejana. Para soñarlo, nuestra memoria cuenta con el deleite de poder dibujarlo todo.


miércoles, 16 de mayo de 2018

Fallece William Vance, dibujante de la serie de cómics 'XIII'


El dibujante belga de cómics William Vance, cocreador junto a Jean van Hamme de la serie de culto 'XIII', falleció el lunes por la noche a los 82 años en el norte de España. «Mi amigo dibujante William Vance murió esta noche [...] Te extrañaré mucho, mi viejo León», declaró en un tuit su editor Yves Schlirf, de la casa editorial Dargaud Benelux.

William Van Cutsem, conocido como Vance y «uno de los últimos maestros del cómic belga» según el diario 'L'Echo', nació en Anderlecht, en la región de Bruselas el 8 de septiembre de 1935. «Era uno de los maestros del dibujo realista. Lo fue desde muy temprano, desde los años 60. Ya había encontrado su público», explicó a la AFP Jean-Christophe Ogier, especialista de historietas para el medio galo 'France Info'. 


A partir de 1962, colaboró en el 'Journal de Tintin', una excelente escuela sobre cómic contemporáneo. Luego ilustró 18 tomos de la serie 'Bob Morane', entre 1969 y 1979, con guiones de Henri Vernes.

Pero su salto a la fama mundial vino con la serie 'XIII', creada en 1984. De este cómic de acción contemporánea, que narra las aventuras de un amnésico deseoso de descubrir su identidad y su pasado perseguido por unos asesinos, se vendieron más de 14 millones de ejemplares. Vance ilustró 18 de los 19 primeros tomos, entre 1984 y 2007, antes de dejar los lápices en 2010 a causa de la enfermedad de Parkinson. A continuación, se trasladó a España, país de origen de su mujer, concretamente a Santander (norte), donde falleció, según la agencia Belga.

La serie 'XIII', publicada en más de 20 países y adaptada a dos series de televisión en 2008 y 2011, continuó a partir de este último año con cinco nuevos álbumes escritos por Yves Sente e ilustrados por Youri Jigounov.

martes, 15 de mayo de 2018

Héroes de cómics y toreros protagonizan una exposición en Las Ventas


En ocasiones despreciados por la élite y la llamada cultura oficial, tanto la tauromaquia como los cómics han sido vistos, a menudo, como una expresión genuina de la cultura de masas.

Toros y toreros han tenido un gran protagonismo en las historias gráficas, desde los primeros balbuceos del cómic a finales del siglo XIX hasta los títulos más experimentales y la novela gráfica de los siglos XX y XXI.

La atracción de la tauromaquia, tanto en cómics para adultos como para niños, se constata en la nómina de personajes que han aparecido muleta en mano o huyendo de un toro.

En palabras de González Viñas, "en el tebeo español, desde Mortadelo y Filemón hasta Zipi y Zape, desde Anacleto hasta la Familia Ulises, sin olvidar por supuesto a Rompetechos y muchos otros, la presencia del toro ha sido constante desde que, en 1917, nace el TBO que daría nombre al género".

DE ASTÉRIX AL MANGA JAPONÉS

El comisario de la muestra recuerda que también en países cercanos al fenómeno taurino, como México o Francia, los toros han encontrado acomodo en el cómic, con ejemplos como las páginas de Astérix.

"La idea de llevar al toro y al torero a las páginas del cómic ha encontrado su lugar, igualmente, en ambientes sorprendentes. Así, junto a superhéroes como Superman, Batman, Wonderwoman, Spiderman o Daredevil, han encontrado su lugar en las páginasa color de Bugs Bunny y el Pato Donad o en países como Japón, donde la autora Est Em ha llevado a una aspirante a novillera al manga", añade.

"Y no olvidemos la nómina de autores que se han acercado al toro desde la viñeta: Ibáñez, Hugo Pratt, Jack Kirby, Carl Barks o Paco Roca, por citar algunos", apunta González Viñas.

'Del ruedo al cómic. Toros y toreros entre Superman y Rompetechos' es una oportunidad única de contemplar una muestra de cómics que se completa con la edición de un catálogo en el que se profundiza en la relación entre toros, toreros y las páginas de lo que se podría denominar como arte secuencial.

La exposición puede visitarse en la sala Antonio Bienvenida de Las Ventas hasta el día 27, en horario de 10:00 a 13:30 horas, todos los días de la semana.

lunes, 14 de mayo de 2018

El reto de colar a Schwarzenegger en la Universidad de Salamanca en un cómic


Crear un cómic sobre los ocho siglos de historia que cumple este año la Universidad de Salamanca, la más antigua de España, era todo un reto para el ilustrador Tomás Hijo, pero se le complicó aún más cuando su pequeño de 10 años le desafió a intentar incluir en sus dibujos a Arnold Schwarzenegger.

 El título de este cómic, que su autor presentará mañana en la Feria del Libro salmantina, hace referencia al himno universitario del "Gaudeamus Igitur" (Alegrémonos pues), en una especie de guiño y reconocimiento hacia el legado de estos 800 años de trayectoria de la Universidad en España, con sus luces, pero también con sus sombras.

"Pese al tono humorístico con el que trato todos esos conflictos, prima la sensación de regocijo porque una anomalía como esta surgiera en un momento de la historia y comenzaran a valorarse una serie de cosas que no se valoraban hasta entonces", ha resumido Tomás Hijo, despojado de una visión "idealista" de la Universidad, pero con una sensación de que sus frutos son palpables.

El autor de "Gaudeamus" ha explicado a EFE que su intención era crear una "visión amable" de este periodo pero sin caer "en el elogio", ya que era necesario reflejar también fielmente aquellos episodios que con ojos del siglo XXI son ciertamente oscuros.

Las dificultades iniciales de la Universidad, aún sin un espacio propio y de prestado en los rincones del claustro de la catedral, la decadencia del siglo XVII, la influencia de la Inquisición, las luchas entre las órdenes religiosas por el control, su posicionamiento a favor de la restauración del Absolutismo tras la Guerra de la Independencia y la represión sufrida por Miguel de Unamuno, matizada en los últimos días por los historiadores, son algunos de esos episodios que concurren en el guión.

Otros pasajes reflejan lo mejor de la Universidad, con alumnos que llevan literalmente en volandas a su querido y enfermo profesor fray Luis de León para no perder clases, la producción literaria de genios como Diego Torres de Villarroel o Calderón de la Barca, las aportaciones al Humanismo y el impulso patrimonial con la creación de la llamada fachada rica de la Universidad, entre otros.

Para el autor, el trasfondo del cómic plantea que los conflictos que ahí retrata han dado lugar a la postre a un proyecto de éxito, que ha aguantado crisis importantes, pero que deja un poso claramente positivo en la balanza del conocimiento.

En la narración de estos pasajes, Hijo se ha ayudado de personajes que encarnan algunos de los cientos de miles de estudiantes que han pasado por las aulas de la Universidad.

Ellos le han servido para superar algunos "escollos", como la falta de referencia gráfica de las estancias utilizadas inicialmente o la variedad de versiones sobre un mismo hecho, para lo que pone como ejemplo lo ocurrido con el "Venceréis pero no convenceréis" de Unamuno.

Como ocurre con el cómic, que tiene una estructura circular al retratar en el primer capítulo la llegada de un nuevo profesor a la Universidad y replicar eso mismo en el último, adaptado a la actualidad más tecnológica y femenina, Hijo ha desvelado finalmente que sí, que ha conseguido el reto que le planteó su hijo y ha colado en una de sus viñetas a quien encarnó en el cine a Terminator, todo un superhéroe que no podía faltar.

Pero no es el único en mezclarse con personajes que tuvieron una vinculación real con la Universidad: Gollum, de la saga de "El señor de los anillos" también aparece camuflado como uno de los huevos de Pascua que el autor ha ido desperdigando para hacer un guiño al lector y captar su atención. "Gaudeamus" y la historia de la Universidad de Salamanca: todo un "tesssooooro" para Gollum.

domingo, 13 de mayo de 2018

‘Angel Catbird’: llega el primer cómic guionizado por la escritora Margaret Atwood


El diciembre pasado la editorial Dark Horse anunciaba que ellos acogerían el próximo proyecto de Margaret Atwood: Angel Catbird, una serie de tres novelas gráficas escritas por la autora canadiense y dibujadas por Johnnie Christmas.

Ahora esta historia llega editada en español por la editorial Sexto Piso. Nos encontramos con la historia de un superhéroe parte pájaro, parte gato con la que la autora de El cuento de la criada pretende concienciar sobre la vulnerabilidad y necesidad de proteger a los animales. De hecho la edición está realizada en tándem con las iniciativas Keep Cats Safe and Save Bird Lives de Nature Canada.

En Catbird, un joven ingeniero de genética llamado Strig Felidus se ve envuelto en un accidente, a raíz del cual su ADN se mezcla con el de un gato y un búho. Provisto repentinamente de habilidades sobrehumanas, asumirá la identidad de Angel Catbird y se verá inmerso en una guerra a muerte entre los hombres-gato y los ejércitos de ratas del profesor Muroid.

En colaboración con el artista Johnnie Christmas, cuyos dibujos en la tradición del comic book norteamericano ofrecen el contraste perfecto para el carácter delirante de la historia, Margaret Atwood crea una novela gráfica en la que reflexiona sobre la libertad, la naturaleza y la colaboración entre diferentes especies. Una aventura de superhéroes de inspiración pulp llena de amor por los animales.

sábado, 12 de mayo de 2018

Una inusual acuarela de Tintín fue vendida en una subasta por más 600.000 euros



La obra, cuyo precio estimado estaba entre 500.000 y 600.000 euros, fue adjudicada por 629.000 euros (750.000 dólares), con los gastos incluidos.

Esta cifra es más alta que el precio que alcanzó en noviembre de 2017 una obra similar que fue vendida por 505.000 por la casa de subastas Artcurial.

Sin embargo, está por debajo de la cantidad que un comprador pagó por otra ilustración del estilo que se alzó con 770.600 euros en la misma casa de remates.

La acuarela vendida este jueves había sido realizada para la portada del semanario "Petit Vingtième" y fue publicada el 22 de junio de 1939 para ilustrar un episodio de "El cetro de Ottokar".

La ilustración representa a Tintín, hambriento, que huye del reino imaginario de Bordury sujetando contra su pecho una botella de vino y un pan. En tanto, Milú aparece a su lado con un hueso en la boca.

La acuarela propuesta por Christie's en asociación con la galería Daniel Maghen, tiene formato cuadrado (20,7 x 20,7 cm) y su gran valor y la expectación en torno a la venta se deben a que la imagen finalmente no figuró en el álbum "El cetro de Ottokar".

Esta obra nunca había salido a subasta. Fue un regalo de Hergé a un amigo y después "permaneció en la familia de su feliz destinatario durante cerca de 77 años", explicó Philippe Goddin biógrafo del artista y autor de la reseña para este lote hecha por la casa de subastas.

"Esta es una joya de la obra de Hergé que renace aquí, casi como un milagro", destacó. "Aunque una gran cantidad de estos dibujos fueron conservados por el autor, hay otros que se habían perdido o que fueron regalados a amigos o a conocidos. Y entre estos últimos, 'nec plus ultra', son muy pocos aquellos en los que él se tomó el trabajo de darles color antes de regalarlos", agregó Goddin.

Muy apetecida por los coleccionistas 

 
Las portadas del "Petit Vingtième" forman parte de las obras más buscadas por los coleccionistas de Hergé. En el periodo de "El cetro de Ottokar", Hergé trabajaba solo, por lo que él mismo dibujó y pintó con tinta china la ilustración de la portada.

"Este dibujo sale de su lápiz y de su pluma y de su pincel vino el color excepcional de esta composición", añadió Goddin.

Christie's también propuso el jueves una plancha original a lápiz del álbum "Stock de coque", estimada en entre 150.000 y 200.000 euros (180.000 y 240.000 dólares), que finalmente fue vendida por 175.000 (sin incluir los impuestos.

Asimismo, en la subasta se ofrecieron planchas originales de otros grandes nombres del cómic, como Edgar P. Jacob, Hugo Pratt, Gotlib y Franquin.

El viernes, la casa Artcurial tiene prevista otra subasta que incluye varias obras de Hergé, incluyendo numerosas litografías, esculturas y álbumes.

Entre las obras originales, destaca una ilustración con aguada de tinta china (23 x 17 cm) de octubre de 1946 que representa a Tintín y a su perro Milú hundiéndose bajo la pila de correos de los lectores del Diario Tintín. La pieza, no firmada por Hergé, está estimada en entre 20.000 y 30.000 euros (24.000 y 36.000 dólares).

viernes, 11 de mayo de 2018

RTVE:'El Ministerio del Tiempo' protagonista del Día del cómic gratis


Este sábado, 12 de mayo se celebra el Día del cómic gratis, una iniciativa que llega a su novena edición en España. Durante toda la jornada, más de 100 librerías especializadas regalarán más de 54.000 cómics, sin necesidad de realizar ninguna compra.

Uno de los títulos más destacados de este año es un avance de El Ministerio del tiempo: El tiempo se agota (Aleta-Panini), que se publicará el próximo junio. Sus autores son los guionistas Javier Olivares (creador de la serie de TV) y Pablo Lara (también guionista y productor transmedia de la serie), y los artistas Jaime Martínez (dibujante) y Santiago Ramos (colorista).

Jaime Martínez, Pablo Lara y el editor de Aleta, Joseba Basalo, presentarán el cómic este sábado a las 17:30 en la madrileña librería Omega Center.

Pablo Lara nos ha avanzado de qué va este esperado segundo cómic del Ministerio: "El cómic se titula Mi tiempo se agota y nos centramos en un episodio protagonizado por Lola Mendieta, concretamente en el capítulo de la tercera temporada donde muere en un hospital. Narramos sus últimas horas durante las que recuerda dos curiosos episodios históricos, el primero es el de las monedas que los ingleses acuñaron para celebrar su victoria sobre el almirante Blas de Lezo en la batalla de Cartagena de Indias (1741). Lo curioso es que, a pesar de la superioridad británica, al final Lezo se impuso y los británicos se tuvieron que comerse la moneda con patatas, porque celebraba una victoria que en realidad fue una derrota".

"El segundo personaje histórico que tratamos en el cómic -continúa Pablo- es Emilio Herrera, un científico y aviador granadino que realizó el primer traje de astronauta de la historia. Y en el que luego se basarían los trajes diseñados por la NASA. Y que fue uno de los primeros exiliados por la Guerra Civil".

"A través del personaje de Lola, que es la rebelde del Ministerio -añade Pablo- intentamos rescatar a dos héroes maltratados de la historia de España, ya que a Blas de Lezo se tardó mucho en reconocer sus gestas y Emilio Herrera es un desconocido para el gran público".

Salvo el guionista El Torres (nominado este año a los Eisner por El fantasma de Gaudí) y la colorista Sandra Molina repiten los mismos responsables del Primer cómic Tiempo al tiempo. "Esta vez el dibujante Jaime Martínez cuenta con la ayuda del colorista Santiago Ramos, aunque hemos cambiado un poco el proceso de trabajo para que tuvieran más tiempo, por lo que creo que ha quedado mejor".

En cuanto a presentar el cómic en esta fiesta del Día del cómic gratis, Pablo asegura que: "Sabemos que la gente tiene ganas de más historias de El Ministerio del Tiempo y, como de momento no podemos verlas en televisión, nos parecía que el cómic es el medio más indicado y que el día del cómic gratis es ideal para ofrecer un avance de lo que publicaremos en junio. Además el primer cómic fue muy bien, lo que nos ha animado a hacer este segundo número".

"Nos quedan muchas cosas que contar sobre el Ministerio del Tiempo -asegura Pablo- y creo que, si no podemos hacerlo en la televisión, el cómic es el medio ideal para contar las aventuras de estos personajes. Además, creo que esta relación entre cómic y televisión puede ser beneficiosa para ambas partes. Atraer a chavales que no leen cómic habitualmente pero ven la serie de tv y viceversa".

Más de 54.000 cómics gratis

Este próximo sábado, 12 de mayo, las librerías especializadas participantes en el Día del cómic gratis regalan una serie de cómics, editados ex profeso para esta jornada, a todos los que las visiten, sin necesidad de hacer ninguna compra. Además, es habitual que haya firmas de autores y presentaciones en muchas librerías.

Este evento festivo se celebra en España por noveno año consecutivo con la participación de más 100 tiendas de toda España, entre las que se repartirán más de 54.000 cómics totalmente gratuitos a quien acuda a visitar cualquiera de las librerías y lugares en los que se celebre.

El 'Día del Cómic Gratis' es la traslación a España del 'Free Comicbook Day', una consolidada iniciativa que se lleva a cabo todos los años en Estados Unidos.

En la página web del Día del cómic gratis tenéis toda la información sobre esta iniciativa, las tiendas que participan, los títulos que se regalan y las firmas de autores.

jueves, 10 de mayo de 2018

Exposiciones sobre el cómic norteamericano y su influencia en España en el MuVIM


'La eclosión de los clásicos' sobre el desarrollo del cómic en norteamerica y 'El inicio del cómic en la Península' que nos acerca a la influencia americana en el cómic español forman parte del ciclo del MuVIM Cómic ON

El ciclo del MuVIM Cómic ON presenta dos exposiciones, una sobre el impulso del cómic norteamericano y otra sobre la influencia que tuvo en los cómics españoles. Si te interesa conocer los eventos de la ciudad consulta nuestra agenda.

La muestra ‘La eclosión de los clásicos‘ nos muestra la gran acogida que tuvieron los personajes creados durante la primera mitad del siglo XX en América, principalmente en la década de los años 30. Se centra en las figuras de Flash Gordon, Jungle Jim, El Príncipe Valiente o Tarzan.

Estas creaciones tuvieron tal impacto entraron en el mundo del cine adaptándolos en series o películas. El cómic se convirtió en un arte industrial. Los artistas cobraban grandes sumas de dinero por sus creaciones y en la prensa se difundían sus obras.

Los cómics e ilustraciones se usaron como armas de difusión masiva, los conocidos Andy Warhol, Roy Lichtesntein o Tom Wesselman se desarrollaron entre ilustraciones y prensa.

La exposición también nos acerca a la escuela del cómic entre 1900 y 1940 con Alex Raymond, Matt Clark, Harold Foster o John Collen Murphy.

La muestra ‘El inicio del cómic en la Península‘ nos ofrece la visión de la influencia de los clásicos estadounidenses en el desarrollo del cómic español a principios del siglo XX.

Autores como Manuel Gago, Eugenio Giner o Josep Sanchís se vieron influidos por la cultura estadounidense del cómic. El objetivo de la pieza es rendir homenaje a las historias y los personajes que conmovieron e hicieron soñar en blanco y negro.


Recordad que ambas exposiciones son gratuitas y podéis ir a verlas según el horario del MuVIM:

    De martes a sábado: de 10 a 14h. y de 16 a 20h
    Domingos y festivos: de 10 a 20h.

martes, 8 de mayo de 2018

El Día del Cómic Gratis 2018 se celebrará el 12 de mayo

Pocas cosas hay que nos gusten más que los cómics, pero está claro que los cómics gratis son una de ellas. Siguiendo la estela de una idea surgida en Estados Unidos, en España se celebra desde 2010 el Día del Cómic Gratis. Este evento busca acercar tanto a mayores como a pequeños a las tiendas de cómic y reforzar la pasión por los tebeos.

De este modo, todo aquél que entre el sábado 12 de mayo en una de las tiendas especializadas que se hayan adherido al evento se llevará un cómic gratis, de entre una amplia oferta que varias editoriales -desde las más grandes a las independientes-, han cedido de manera altruista. Además, hay dos cómics especiales creados a propósito para el evento, uno para adultos y otro pensando el público infantil.

Los cómics se repartirán en más de 100 tiendas repartidas por toda la geografía española y se espera agotar los 50.000 tebeos que van a estar disponibles. En cuanto a los títulos más interesantes, tenemos Universo, El ministerio del tiempo, Shadowman, La espada de las eras, Red Sonja, El asombroso Spiderman o La brigada Lincoln, entre otros.

Además de regalar estos cómics, que ya es un atractivo especial, en la mayoría de tiendas se van a celebrar más actos relacionados con el mundo del tebeo. Así pues, es un día especial en que numerosos dibujantes va a estar firmando sus obras, y también se han anunciado actividades para los más pequeños: talleres, cuentacuentos o pintacaras.

Sin duda, esta es una de las más importantes citas anuales del mundo del cómic a nivel nacional, ya que busca acercar a los lectores habituales y también a aquellos que sientan algo de curiosidad, a las tiendas de barrio, que, al fin y al cabo, son las que mantienen día a día el interés y la pasión por los tebeos.

El Día del Cómic Gratis se confirma como un complemento a los grandes salones del cómic, que son patrimonio de grandes ciudades, para el resto de localidades, donde se puede vivir, de este modo, un día muy especial y que suele acabar como a todos nos gusta, con gente leyendo cómics sin parar.

Jesús Alonso Iglesias y Fran Galán se unen al elenco de invitados del Festival de Cómic


A los invitados ya anunciados la semana pasada, Sergio Bleda, El Torres y Nacho Arranz se unen dos invitados más que participarán también en la VI edición del Festival de Cómic Europeo de Úbeda:

Jesús Alonso (1972) es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Madrid en la especialidad de Diseño y estuvo trabajando en el estudio de José María Álvarez, colaborando con distintas editoriales. Posteriormente pasa a formar parte del equipo de preproducción en el estudio de animación Milímetros S.A. durante casi cinco años haciendo storyboards, layouts y diseños, tanto en series de televisión (PippiCalzaslargas, Renade, Street Sharks, Todos los perros van al cielo, entre otras) como en largometrajes (Los tres reyes magos, La colina del dragón). Fue luego jefe de preproducción en FancifulArtsAnimation S.L. para series de televisión (Altair) y como dibujante de layouts para el largometraje de El Cid. Mientras tanto también realiza encargos para agencias de publicidad. En el año 2002 es cuando empieza a trabajar como freelance y a dedicarse a la ilustración. Desde entonces ha estado colaborando con varias editoriales, realizando libros de texto para Bruño, MacGraw Hill, Pearson Educación y Grupo Anaya. Finalmente empieza también distintos proyectos de cómic para editoriales nacionales y francesas. Ha ganado el premio a mejor obra nacional en el Salón del Cómic de Barcelona 2016 por El fantasma de Gaudí y acaba de publicar Los Dalton, ambas de la editorial Dibbuks.

Fran Galán no recuerda su vida sin un lápiz en la mano. Se considera autodidacta, aunque cursó los estudios de Artes y Oficios, ya que en Sevilla era lo que más se asemejaba a su interés por el dibujo. En esa época conoció al escultor y dibujante Pedro Fernández Ramos, con quien trabajó como ilustrador en la empresa GamezoneMiniatures. Finalmente decidió dedicarse de lleno a su verdadera pasión: dibujar comics. En 2014 conoce a El Torres, junto al cual realiza varias portadas e ilustraciones para su editorial Amigo Comics y un oneshot sobre El Bosque los suicidas, editado en España por Dibbuks. Acaba de realizar para la misma editorial, también junto a El Torres, una novela gráfica ficticia sobre la figura de Francisco de Goya.


Ambos presentarán sus últimas obras y charlarán con los aficionados durante los días 19 y 20 de mayo, fechas en que tendrá lugar el festival en la ciudad de los cerros.

viernes, 4 de mayo de 2018

Superlópez, ahora contra los yihadistas


Resulta difícil imaginarse al estirado Superman interpretado por Henry Cavill saliendo de casa, a medio peinar y medio dormido, para tomarse un café con leche y un cruasán en el bar o, lo más habitual, pedirlo en la ventanilla de las taquillas del metro si el sueño aprieta. Pero para el dibujante Jan, un superhéroe a la española debe compartir esa castiza imagen de las mañanas de tantos conciudadanos de la piel de toro. Así que, rozando ya los 80 álbumes, Superlópez se levanta de nuevo: Nuevas aventuras de Mambrú trata de un atentado yihadista, un asunto, el reclutamiento de jóvenes para esta causa, que ya abordó en Mambrú se fue a la guerra.

Como para la mayoría de los españolitos de a pie, las cosas nunca fueron fáciles para Superlópez, que nacía en 1973 como un encargo para la colección Humor del siglo XX, una serie en la que diferentes dibujantes crearían parodias de grandes iconos cinematográficos como Franciscostein, Tarzanilo o King Tongo. Chistes de apenas cuatro o cinco viñetas donde un señor con mostachito, más próximo a José Luis López Vázquez que a Christopher Reeve, soñaba con vivir las hazañas del poderoso kryptoniano y donde el leonés Juan López Fernández (Toral de los Vados, 1939) apenas podía mostrar la calidad de su trazo y su inventiva. Se había formado como dibujante en la Cuba paterna, adonde llegó en 1959 tras el éxito de la revolución castrista para incorporarse a varias revistas infantiles, pero sobre todo en la renovada animación cubana.

Tras volver a España y pasar por varias editoriales, la creación de Superlópez quedaba entonces como una anécdota, retomada en 1974 para intentar fichar por la todopoderosa Bruguera, que le compró el personaje, pero le obligó a aceptar guiones ajenos a regañadientes. Después de colaborar con escritores como Conti, Ribera o Francisco Pérez Navarro, apenas un año después Jan se negaba a seguir dibujando el personaje, decepcionado por los resultados. Comenzaba entonces un largo deambular, que le llevaría de los cuentos infantiles troquelados a adaptar al cómic series de animación famosas como Heidi o Marco, pero también historietas comprometidas para la revista Butifarra o el álbum Nosotros los catalanes, donde se podía vislumbrar su buen ojo para la sátira de actualidad. Finalmente, el cambio de dirección de Bruguera le dio una nueva oportunidad a Superlópez en 1979, aprovechando el reciente estreno de la versión cinematográfica de Superman de Richard Donner, pero esta vez desde el respeto a su libertad creativa. Se acompañó del guionista Francisco Pérez Navarro, Efepé, buen conocedor del género de superhéroes y que supo crear una parodia casi perfecta ya desde su primera historia, donde narra el periplo de un bebé bigotudo alienígena que llega desde el extinto planeta Chitón a la Tierra. Ya crecidito, Superlópez tiene que ganarse las lentejas con su personalidad secreta de Juan López, oficinista anónimo y algo mediocre, que comparte penurias con su amigo Jaime y su novia y compañera, Luisa Lanas.

Con estos mimbres, Jan y Efepé firmaron varias historias que pronto ganaron el favor del público, aunque el verdadero éxito de Superlópez llegaría con las historietas de El supergrupo, donde los autores cruzarían al icono de la DC Cómics con los Vengadores de la Marvel, en una herejía suprema que se convertiría en la parodia ideal. Las historias de Superlópez, el capitán Hispania, El bruto, La chica increíble, Latas y el Mago fueron un bombazo que lanzarían al personaje al Olimpo comiquero, rivalizando en popularidad con los mismísimos Mortadelo y Filemón.

Pero Jan buscaba mucho más para su personaje que ser una mera parodia: tras el éxito, decide seguir en solitario con la serie, abandonando a los compañeros marvelianos para explorar su propio camino, que le permitirían expresar su lectura de la actualidad y sus ideas. Siempre atento a la realidad y buscando un mensaje social comprometido, Jan ha hecho feroces críticas de las dictaduras tras el 23-F (Los cabecicubos, 1982); ha denunciado la exportación de residuos al tercer mundo (El castillo de arena, 1992), el desastre del Prestige (Monster Chapapote, 2003) o los desahucios indiscriminados (El gran desahuciador, 2013). Criticó el mundo de Hollywood (La gran superproducción, 1982), avanzó el impacto de Internet (Los cibernautas, 1997) y supo también reírse del futuro éxito de la telerrealidad (El dios del bit, 2001), pero nunca ha escondido su pasión por la ciencia y el rechazo de las supersticiones (La caja de Pandora, 1983). Ha sabido adaptar a clásicos de la literatura a su particular universo, desde Tolkien (El señor de los chupetes, 1980) a Asimov (Tú, robot…, 2008) pasando por Borges (La biblioteca inexistente, 2009) y hacer que su personaje viaje por medio mundo real o imaginado, mostrando una titánica labor de documentación en su trabajo gráfico y una calidad que le ha valido ser uno de los dibujantes más admirados y copiados. Y aunque el éxito le obligara a explotar a sus personajes creando a los supergemelos Jolín y Jolina (eso sí, hijos naturales de una aventura amorosa de Superlópez), no ha renunciado nunca a su compromiso y convicciones, que le llevaron a rechazar la Medalla de Oro al mérito en Bellas Artes.

Los personajes pintan ya canas, pero la labor de Jan mantiene el mismo espíritu, logrando que la Parchelona de sus aventuras refleje una realidad más cercana al lector que la que dan los titulares de los periódicos.